El Tren de Aragua le tiene miedo a la oficina de Envigado: por qué la sanguinaria banda venezolana no ha entrado a Medellín

Las alarmas sobre la influencia de la estructura criminal del vecino país no se han apagado. El exalcalde Daniel Quintero afirmó que la gestión de las autoridades ha logrado impedir su despliegue en Antioquia

Compartir
Compartir articulo
Tren de Aragua no ha entrado a Medellín - crédito Colprensa
Tren de Aragua no ha entrado a Medellín - crédito Colprensa

La persistente inquietud en Medellín sobre la operación delictiva de la famosa banda criminal Tren de Aragua, al parecer, se ha visto neutralizada ante el férreo control territorial ejercido por La Oficina y otras agrupaciones delictivas locales, que han establecido una robusta barrera contra la invasión de organizaciones foráneas, como indican expertos en seguridad de la capital antioqueña.

De acuerdo con un artículo publicado en el diario local El Colombiano, funcionarios como el secretario de Seguridad de Medellín, Manuel Villa Mejía, como la directora de la seccional de Fiscalías Medellín, Yiri Milena Amado, han asegurado que en la ciudad paisa no hay presencia de dicha banda que ha sabido cruzar fronteras internacionales.

Ahora puede seguirnos en WhatsApp Channel.

De hecho, incluso expertos aseguran que este equilibrio del poder criminal en la ciudad es tenue y podría modificarse eventualmente.

Por ejemplo, Santiago Tobón, docente de la Universidad Eafit, aseguró que, en parte, este fenómeno se da por el control territorial que los grupos delictivos han tenido sobre Medellín a través de los años, de manera que se puede construir una fuerte barrera para quienes pretenden entrar a delinquir a la ciudad.

“Medellín está consolidada de de estructuras criminales, mientras que Bogotá no ha tenido un gran control criminal y ahí es más fácil que entren a ejercer control territorial”, destacó.

No obstante, según informó Semana, la oficina del alto comisionado para la paz confirmó que esta lucha no solo se ha desatado en ciudades como Bogotá, sino que el Tren de Aragua persigue el dominio territorial en centros urbanos como Medellín.

Representantes del gobierno, incluido Danilo Rueda, alto comisionado para la paz, han expresado inquietudes sobre las actividades transnacionales del Tren de Aragua, y manifestaron su afán ante un posible traslado de esta estructura desde Venezuela a ciudades colombianas clave como Arauca, Bogotá y Cali, además de Medellín.

Imagen de referencia. Estos son capturados pertenecientes a la banda criminal La Oficina de Medellín. Se encargaban de la distribución de las sustancias en Medellín y el Eje Cafetero - crédito Fiscalía General de la Nación
Imagen de referencia. Estos son capturados pertenecientes a la banda criminal La Oficina de Medellín. Se encargaban de la distribución de las sustancias en Medellín y el Eje Cafetero - crédito Fiscalía General de la Nación

“Somos conscientes de que hay fenómenos que son transnacionales. Sabemos lo que sucede con el Tren de Aragua, su traslado de Venezuela”, afirmó Rueda. Esta declaración se produjo durante la instalación de en PMU por la vida en Ituango, Antioquia, un evento diseñado para evaluar las condiciones de orden público en la región, afectada también por las acciones del Clan del Golfo y otros grupos armados.

En Medellín no entran, según exalcalde Quintero

Pese a esto, Daniel Quintero, exalcalde de la capital del departamento de Antioquia, refirió que “En Medellín no hemos dejado entrar al Tren de Aragua. Ha habido intentos de este grupo criminal de entrar, han sido todos fallidos gracias a las acciones de la comunidad y de las autoridades”.

Sin embargo, los expertos atribuyen las fragilidades de los intentos a asediar Medellín a La Oficina, un emporio criminal con profundas raíces en Medellín, que junto con bandas aliadas, de manera presumible logrado mantener a raya al Tren de Aragua, con el objetivo de evitar a toda costa su expansión en este territorio.

Datos reproducidos por El Colombiano indicaron que el esfuerzo coordinado de más de veinte bandas criminales para mantener bajo control los aproximadamente 350 grupos menores en el Valle de Aburrá, representa un obstáculo substancial para el Tren de Aragua, que prospera en las zonas donde el control criminal es débil o inexistente como Bogotá, como señaló el profesor Tobón.

El Tren de Aragua también puede negociar para entrar a operar en una ciudad

De ese modo, la manera en la que La Oficina habría logrado hacer frente al Tren de Aragua ha sido porque la banda venezolana también tiene un historial de buscar negociar su ingreso mediante el establecimiento de alianzas temporales para actividades delictivas específicas, como indicó Ronna Risquez Sánchez, periodista y autora especializada en el tema, citada por el medio.

En muchos territorios el Tren de Aragua no ingresa de manera violenta, sino que busca hacer negociaciones”, indicó Risquez, sugiriendo la posibilidad de que la organización podría intentar negociar su entrada en Medellín, aunque hasta el momento no existe confirmación de acuerdos concretos.

Ronna Risquez, experta en el Tren de Aragua, habló sobre el no acceso a Medellín - crédito Colprensa
Ronna Risquez, experta en el Tren de Aragua, habló sobre el no acceso a Medellín - crédito Colprensa

La presencia reforzada de ciudadanos venezolanos en las redes criminales de Medellín, incluidos casos de homicidios atribuidos al Tren de Aragua, ha generado alarma, Sin embargo, las autoridades locales, como el secretario de Seguridad de Medellín, siguen negando la presencia establecida de esta banda en la ciudad.

Lo que hay es especulaciones, en especial, sobre la existencia de convenios puntuales entre el Tren de Aragua y bandas locales para la ejecución de homicidios y otros crímenes. “No se puede descartar que en algún momento, aprovechándose del control territorial de los migrantes, se pueda presentar una consolidación de esta organización en la ciudad”, advirtió Risquez, un escenario que podría alterar significativamente el paisaje criminal actual y llevar a enfrentamientos por el control de distintas rentas ilícitas.