Con su arma de fuego, escolta frustró otro atraco en restaurante del norte de Bogotá

Le disparó a un ladrón que, con lo que sería una pistola, amenazó a los comensales del lugar para robarlos

Compartir
Compartir articulo
Un escolta frustró un atraco en un restaurante del norte de Bogotá reaccionando con su arma de fuego en contra el ladrón. (Colprensa)
Un escolta frustró un atraco en un restaurante del norte de Bogotá reaccionando con su arma de fuego en contra el ladrón. (Colprensa)

La delincuencia se la tiene ‘montada’ a los restaurantes en exclusivos sectores de la capital colombiana, donde se han conocido una seguidilla de atracos en establecimientos en el norte de la ciudad, en especial los que se ubican en la localidad de Usaquén.

Sin embargo, en otro caso que se perpetró en el barrio Santa Bárbara, el pasado 7 de febrero, la suerte le sonrió a los comensales, ya que un escolta que se encontraba en el lugar abrió fuego en contra de un atracador que pretendía robarlos, destacaron en el informativo de la televisión bogotana Citynoticias.

Ahora puede seguirnos en WhatsApp Channel

En el video de una cámara de seguridad, que obtuvieron en exclusiva en ese noticiero capitalino, se evidencia como el señalado asaltante ingresa violentamente al establecimiento y apunta con lo que sería un arma de fuego contra los clientes del lugar que se encontraban tranquilamente en el lugar.

Una vez logra intimidarlos, entra en el sitio para comenzar a despojar de sus objetos de valor a quienes estaban en la primera mesa que encontró a su paso, sin embargo, con lo que no contaba fue que a su lado estaba un escolta que, al verlo distraído en la ejecución de su fechoría, abrió fuego en su contra en dos oportunidades.

Y aunque el caco alcanza a responder con un disparo, termina cayendo de espalda contra el vidrio de la entrada del restaurante, el cual rompe, para luego terminar en el suelo y emprender la huida inicialmente arrastrándose.

En la grabación, el hombre que frustra el asalto se va tras el delincuente, pero hasta ahí se logra observar lo que ocurre en ese hecho de inseguridad, del que no se conocieron más detalles, así como tampoco se sabe qué pasó finalmente con el atracador.

Pese a estos hechos, los indicadores de inseguridad darían cuenta de una leve reducción del 17 % en los hurtos a personas, de los que se tienen 15.972 denuncias, en los dos primeros meses de este año, frente a los 19.145 hechos que conocieron las autoridades en el mismo periodo de 2023, Según los datos que proporcionó la Policía Metropolitana de Bogotá a Citynoticias.

Mientras que con los hurtos a comercio, ese delito decreció en un 59 %, pasando de 1.917 casos, a 790 entre enero y febrero de 2024, agregaron en el informativo bogotano.

En libertad el policía (r) que abatió a dos ladrones en el sur de Bogotá

Luego de disparar contra los delincuentes, el exuniformado fue capturado - crédito Redes sociales
Luego de disparar contra los delincuentes, el exuniformado fue capturado - crédito Redes sociales

Este caso se suma al que ocurrió en la tarde del 20 de febrero en el barrio Santander, de la localidad de Antonio Nariño, donde un hombre armado ingresó a un restaurante con el objetivo de cometer un robo; no obstante, un expolicía que se encontraba en el sitio le disparó a este individuo y a su cómplice, que esperaba fuera del local.

Los dos hombres señalados como criminales fallecieron, y aunque hubo indignación de los ciudadanos presentes, el uniformado retirado fue detenido mientras se llevaba a cabo una investigación para esclarecer los eventos ocurridos.

Pero 24 horas después, en la tarde del 21 de febrero, Noticias RCN reportó que el ciudadano que había disparado contra los delincuentes fue liberado, ya que los fiscales asignados al caso concluyeron que había actuado en legítima defensa.

En una conversación con Infobae Colombia, el concejal y abogado penalista Angelo Schiavenato ofreció su opinión tanto personal como profesional sobre el caso, destacando que no existían razones para mantener detenido.

“Podemos decir que el concejal predijo y se cumplió, porque así es el derecho de predicciones cuando uno conoce y es profesor de derecho penal, sabe que no podían privar de la libertad a ese hombre porque no cumplía con los elementos para que le establecieran una medida de aseguramiento, porque al final de cuentas, lo que demuestra este proceso es que no hay un elemento de conducta punible, que es antijuricidad formal porque hay una causal de justificación”, explicó

Además, Schiavenato indicó que este proceso fue positivo y enfatizó la importancia de que la ciudadanía vuelva a confiar en la justicia.