Mujer fue víctima de un extraño caso de suplantación de identidad: debe más de 20 millones de pesos que no gastó

Una reconocida literata residente en Bogotá está pagando una compra de más de $24 millones que nunca realizó

Compartir
Compartir articulo
Mujer denuncia que fue víctima de suplantación de identidad en Bogotá - crédito Getty Images
Mujer denuncia que fue víctima de suplantación de identidad en Bogotá - crédito Getty Images

Claudia Cecilia Gallego Morales, destacada literata, publicista y editora que reside en Bogotá, vive una odisea por cuenta de una extraña compra virtual que le apareció en el extracto de su tarjeta y de la que asegura, no realizó.

La historia comenzó cuando la mujer de 55 años notó que desde octubre de 2023 no le llegaba el extracto de su tarjeta, la cual pertenece a la empresa de financiamiento Tuya, aliada a un reconocido supermercado a nivel nacional.

Ahora puede seguirnos en WhatsApp Channel.

Ante la anomalía, la mujer decidió consultar vía web su extracto y se llevó una sorpresa que en su vida pensó tener: tenía una cuenta por pagar de $24′183.760.

La mujer no dudó en acercarse al establecimiento comercial a realizar el respectivo reclamo, pero la respuesta la dejó atónita, pues según su relato, conocido por El Tiempo, la asesora le afirmó que en el sistema aparecía que había sido ella misma quien actualizó los datos.

Personas desconocidas habrían actualizado la información personal de una mujer en Bogotá para hacer una millonaria compra en Internet - crédito  Andina/Composición Infobae
Personas desconocidas habrían actualizado la información personal de una mujer en Bogotá para hacer una millonaria compra en Internet - crédito Andina/Composición Infobae

Su número de celular, dirección y correo electrónico no correspondían a sus datos y, según le indicó la asesora, el cambio de los datos se habría efectuado el 24 de septiembre de 2023.

La solución que le dieron a Gallego morales fue desalentadora, debido a que la mujer debía emitir una nueva tarjeta, reportar el caso de fraude y lo peor, debía pagar las cuotas mientras se “resolvía su caso”.

“A mí me dijeron: ‘Tiene que pagar hasta que se solucione el tema’. Yo pedí claridad porque no quería que se entendiera que pagar significara aceptar la responsabilidad”, expresó la literata al medio citado.

Los hechos que rodean la actualización de sus datos son realmente enigmáticos, pues para realizar la actualización, la mujer tuvo que haber recibido un código inicial que se le habría enviado a su celular para iniciar con el proceso, situación que Gallego niega haber ocurrido.

“Es muy extraño porque yo no recuerdo haber recibido ningún código ni nada, entonces no tengo ni idea de cómo lograron suplantarme”, complementó la también publicista al medio citado.

La irregularidad encontrada impidió corregir los datos debido a problemas con la información biométrica. Como resultado, los reclamos tuvieron que presentarse más de 15 días después. La afectada cuestionó cómo otra persona pudo actualizar sus datos a través de Internet, dado el fallo en el sistema de datos.

A pesar del inconveniente que se presentó, los datos se actualizaron y se efectuó la millonaria compra en el portal web de la cadena de supermercados Éxito, con despacho a Envigado (Antioquia), lugar que la mujer afirma que nunca ha vivido.

“En medio de esta situación tan absurda pienso que lo único que tengo yo es que mi cédula es de Medellín… son datos curiosos que uno se pone a pensar sobre cómo me habrían duplicado los datos”, sostiene la mujer al medio reseñado.

La respuesta de la entidad financiera ante el reclamo de Gallego le restó esperanzas a que hubiera una respuesta a favor. El 27 de noviembre, la empresa indicó que la compra contó con medidas de seguridad necesarias para llevar a cabo transacciones virtuales.

“Se debe ingresar el número de la tarjeta, la fecha de vencimiento y el código de seguridad (este último en los comercios que lo solicitan)”, según indicó el comunicado de Tuya, reseñado por El Tiempo.

La mujer no recuerda haber realizado la compra de más de $24 millones - crédito  Infobae/Difusión
La mujer no recuerda haber realizado la compra de más de $24 millones - crédito Infobae/Difusión

Como si se tratara de otro tipo de reclamo, la comunicación enfatiza en que la compra se notificó “oportunamente al número registrado en nuestro sistema”.

En ese mensaje desconocieron por completo que cuando hice la reclamación precisamente la señora que me atendió me dijo que ninguno de los datos coincidía”, complementó Gallego.

Por ello, por parte de la entidad no encontraron las evidencias suficientes para poder reversar la millonaria compra.

Preocupada, Gallego se dirigió a la Defensoría del Consumidor Financiero a encontrar alguna solución al problema, pero la respuesta fue aún más deprimente, pues decidió no “acceder favorablemente a la solicitud de reverso de la transacción efectuada por el consumidor financiero, en la medida de que no existen evidencias para anularla, ya que se observó que la misma se realizó cumpliendo con los elementos y/o requisitos exigidos para el desarrollo de esta transacción”.

Marcela Gallego presentó una denuncia ante la Fiscalía, en su reclamo destacó que se trató de un delito informático, ya que no pudo atribuirse a suplantación de identidad, sino a un uso no autorizado de su tarjeta.

“Esto ha sido una tortura, la verdad que el costo emocional de toda esta situación ha sido absurdo. Yo abro los ojos y pienso inmediatamente ‘¿De dónde voy a sacar esa plata?’ Cada mes, esa comprita que no hice me sale por 1′200.000… ya no sé qué hacer”, concluyó la afectada a El Tiempo.