Luis Fernando Montoya a 19 años después del crimen que le cambió la vida: “Un día que nunca se borrará de mi mente”

El técnico es uno de los más queridos en el país y además su nombre siempre estará en la historia del fútbol nacional por ser uno de los encargados de levantar la Copa Libertadores

Compartir
Compartir articulo
El entrenador sufrió un robo a mano armada en el cual recibió impactos de bala que lo relegaron a una lesión de por vida - crédito Felipe Cubillos / Montaje Infobae
El entrenador sufrió un robo a mano armada en el cual recibió impactos de bala que lo relegaron a una lesión de por vida - crédito Felipe Cubillos / Montaje Infobae

Luis Fernando Montoya supera desafíos tras 19 años de su cuadriplejía y se gradúa en Educación Física. El exentrenador del Once Caldas, conocido por su liderazgo en el triunfo de la Copa Libertadores en 2004, enfrentó la adversidad con una filosofía de vida ejemplar, y recientemente obtuvo su grado académico de la Uniminuto.

El estratega es uno de los más queridos por la situación que ha vivido y por instalar uno de los trofeos más importantes en la historia del fútbol profesional colombiano, en materia de torneos internacionales.

Ahora puede seguirnos en WhatsApp Channel y en Google News.

Montoya habló en entrevista para Semana y destacó por su determinación, especialmente durante un período en que no podía hablar ni respirar sin asistencia, logrando finalmente prescindir del ventilador durante el día.

“Va llegando esa fecha y llegan tantos recuerdos. Un día que nunca se borrará de mi mente. No nos podemos quedar con lo que pasó, eso nos va a atormentar mucho más. Pienso en lo que viene y en seguir avanzando”

El proceso educativo no estuvo exento de retos, como aprender inglés, materia que le causó múltiples preocupaciones, pero que con la ayuda de sus profesores y su hijo superó satisfactoriamente.

“La etapa de José Fernando de dos años y medio era el momento cuando más necesitaba el acompañamiento de los padres. Mi esposa, Adriana, lo supo manejar muy bien. Nunca José Fernando se aisló de lo que me pasaba, antes me ayudaba a hacer terapias. Entendió y no tuvimos ningún problema”

En su camino hacia la obtención de su título, Luis Fernando Montoya enfatizó en la igualdad y pidió a los docentes que lo trataran sin privilegios, remarcando su deseo de ser un ejemplo de superación para los futbolistas y la juventud.

El estratega es uno de los más recordados en la historia del fútbol colombiano tras conseguir una de las tres Copa Libertadores que hay en el país - crédito Once Caldas
El estratega es uno de los más recordados en la historia del fútbol colombiano tras conseguir una de las tres Copa Libertadores que hay en el país - crédito Once Caldas

El momento culminante llegó con una ceremonia de graduación que, a pesar de la ansiedad inicial, se convirtió en una celebración de éxito y un mensaje motivacional para sus compañeros de estudios.

“Yo era tecnólogo deportivo con especialización en fútbol. Pero faltaba profundizar un poco más sobre el ser humano, la etapa de la niñez, de nuestra sociedad, de los deportistas en la iniciación y los que no son aún profesionales. Quería explorar esa parte que muchos entrenadores ni logran comprender”

Liderazgo, crónica de vida es el nombre del libro resultado de su tesis, sumando a su legado y ofreciendo una visión personal sobre cómo enfrentar las vicisitudes difíciles y ejercer un liderazgo auténtico y solidario.

El papel de la familia en la vida de Luis Fernando Montoya ha sido vital para poder estar luchando en el día a día de su vida - crédito El Tiempo
El papel de la familia en la vida de Luis Fernando Montoya ha sido vital para poder estar luchando en el día a día de su vida - crédito El Tiempo

Persistente en su optimismo y esfuerzo, Montoya continúa con intensas sesiones de terapia con la esperanza de recuperar el movimiento en sus brazos y poder abrazar nuevamente a su familia, manteniendo un deseo inquebrantable por regresar al fútbol si la oportunidad se presenta en el futuro.

“Le decía a mi esposa que, si volviera a caminar y a mover mis brazos y si algún equipo me llamara, yo no desentonaría en el fútbol, porque todo lo veo y escucho. Lo analizo y vivo pendiente de todo. De pronto me falta el vocabulario que hoy se usa. Pero sé del trabajo que el fútbol de hoy exige. Yo no he renunciado a esa idea en ningún momento”

El profesor Montoya

Luis Fernando Montoya alcanzó un reconocimiento notable en su carrera durante su tiempo como director técnico del Once Caldas, un equipo basado en Manizales, Colombia.

Su momento más destacado al mando de este club sucedió en 2004, cuando logró algo que pocos esperaban: ganar la Copa Libertadores de América, el torneo de clubes más prestigioso de fútbol en el continente sudamericano.

El profesor Luis Fernando Montoya recibió este martes, en Medellín, la réplica de la Copa Libertadores, que él ganó como DT del Once Caldas en el 2004 - crédito El Tiempo
El profesor Luis Fernando Montoya recibió este martes, en Medellín, la réplica de la Copa Libertadores, que él ganó como DT del Once Caldas en el 2004 - crédito El Tiempo

Con un planteamiento táctico disciplinado y una sorprendente tenacidad, Montoya lideró a Once Caldas a vencer a equipos con mayor presupuesto y tradición en el continente. La victoria más resonante fue en la final contra el poderoso Boca Juniors de Argentina, a quien Once Caldas derrotó en una intensa serie de penaltis.

Este éxito no solo llevó l club de Manizales a la cima del fútbol sudamericano, sino que también colocó a Montoya en el centro de atención como uno de los técnicos más competentes de la región. Su triunfo en Copa Libertadores sigue siendo uno de los logros más significativos en la historia del fútbol colombiano.