Menor detenido en Bogotá se quejó de un dolor abdominal y terminó escapando del hospital tras golpear a un vigilante

En la calle, dos vehículos particulares y una motocicleta lo esperaban para inciar la fuga

Compartir
Compartir articulo
Sus compañeros intimidaron con arma blanca al personal de seguridad del hospital - crédito montaje Infobae
Sus compañeros intimidaron con arma blanca al personal de seguridad del hospital - crédito montaje Infobae

El hospital de Meissen, en el sur de Bogotá, presenció la fuga de un joven detenido en el centro de reclusión El Redentor, la noche del lunes 4 de diciembre, luego de que un grupo de criminales se presentaran en las instalaciones del centro médico para ayudarlo en su huida.

El joven de 17 años habría llegado al hospital sobre las 6:00 de la tarde, con un supuesto dolor abdominal, que no lograron calmar en la enfermería del penitenciario.

Ahora puede seguirnos en WhatsApp Channel y en Google News.

Y, según testigos, solicitó ir al baño sobre las 10:30, pero, tan pronto como obtuvo el permiso corrió hacía la puerta del hospital, en donde estaban esperándolo al menos seis personas que, minutos antes, golpearon y amenazaron al personal de seguridad con armas cortopunzantes.

Al hospital de Meissen llegaron sus cómplices para intimidar al personal de seguridad - crédito Hospital de Meissen
Al hospital de Meissen llegaron sus cómplices para intimidar al personal de seguridad - crédito Hospital de Meissen

“Esta persona que se fugó del lugar, al parecer, entró por un dolor abdominal, al rato ya sale amenazando y golpeado a un vigilante del hospital”, detalló en entrevista para el matutino de Arriba Bogotá una mujer que habría presenciado el escape.

En la calle, los esperaban dos vehículos y una motocicleta que abordaron para luego escapar, mientras el guardia de seguridad permanecía tendido en el suelo, por cuenta de los golpes propinados minutos antes.

“Al parecer lo amenazaron con arma blanca y, después, los recoge un carro rojo en el que se fuga el muchacho, que tenía unos 17 años... era un menor de edad”, precisó la mujer, testigo del ataque.

El supuesto dolor fue utilizado como fachada y con él ya se cuentan 38 jóvenes que han logrado fugarse de El Redentor la última semana: “De todas maneras entran por un supuesto dolor y resulta que ellos estaban era haciendo un palitraque, el muchacho no estaba enfermo ni nada, era una estrategia lo que estaban haciendo”.

Fuga masiva de El Redentor ocurrió tras un motín organizado el primer fin de semana de diciembre

Tras un motín de aproximadamente seis horas, iniciado sobre las 7:00 p. m. del viernes 1 de diciembre, al menos 37 jóvenes lograron escapar del Centro de Atención Especializada El Redentor, de Ciudad Bolívar, según información de las autoridades.

En su visita a las instalaciones, el día siguiente, la Defensoría del Pueblo “A través de la regional Bogotá y la delegada de infancia, juventud y vejez” verificó “la situación de DDHH ante el presunto amotinamiento de adolescentes y jóvenes en el Centro de Atención Especializada El Redentor” e informó que “de los 25 jóvenes lesionados, 12 fueron remitidos a centros médicos”.

Mientras, “en los hechos, 2 policías y 5 funcionarios resultaron lesionados. Reiteramos el llamado a las instituciones del Sistema Nacional de Coordinación de Responsabilidad Penal para Adolescentes, Gobierno Nacional y la Alcaldía de Bogotá a garantizar los derechos de esta población”.

Un presunto motín se presentó en el centro de detención El Redentor - crédito Defensoría del Pueblo
Un presunto motín se presentó en el centro de detención El Redentor - crédito Defensoría del Pueblo

Según información revelada por Citytv el motín sería en respuesta al cambio de operador en la custodia del recinto, pero gracias a la acción rápida de la Policía Metropolitana logró evitarse que otros menores escaparan del centro.

En declaraciones entregadas al medio citado, el subsecretario de Seguridad de Bogotá, Andrés Nieto, argumentó que, por situaciones como la del día 1, es que el Distrito propuso el traslado de al menos 200 de estos jóvenes al Centro de Justicia Campo Verde, en la localidad de Bosa: “es la más moderna de todo el país, y está lista para operar, y todo el acompañamiento psico-social, psico-jurídico, de proyecto de vida, de formación, terminación de estudios de primaria y bachillerato...”.

Pero, en días pasados, la alcaldesa mayor, Claudia López, se vio obligada a anunciar que, a pesar de haberse destinado recursos millonarios para su construcción, seguirá en desuso por decisión del presidente Petro, quien, busca un enfoque restaurativo con la población joven.