Excandidata al Concejo integraba red de extorsión: sería la jefa financiera del un frente del clan del Golfo

Se trata de Liliana Morales, que fue capturada junto a otros cinco extorsionistas del grupo narcoparamilitar en el municipio de Planeta Rica (Córdoba)

Compartir
Compartir articulo
Alias Liliana fue detenida en su domicilio - crédito Policía

En medio de operaciones del plan Ayacucho en Córdoba, militares de la Brigada XI del Ejército capturaron a seis integrantes del clan del Golfo y abatieron a uno más, que pertenecían a la subestructura Rubén Darío Ávila Martínez de las Autodefensas Gaitanistas de Colombia (AGC), brazo armado del clan del Golfo.

Los uniformados fueron sorprendidos al momento de corroborar las identidades de los capturados, pues se percataron de que la sindicada como jefa financiera del frente armado era Liliana Morales, una mujer que había aspirado al Concejo de Planeta Rica (Córdoba).

Ahora puede seguirnos en WhatsApp Channel y en Google News.

El operativo llevado a cabo en conjunto por el Gaula militar, el Batallón de Infantería 33 y la Policía fue desarrollado de manera simultánea en Planeta Rica y en San José de Uré, donde fue abatido uno de los presuntos extorsionistas del grupo armado.

Entre los detenidos hay una excandidata al Concejo - crédito Archivo Infobae
Entre los detenidos hay una excandidata al Concejo - crédito Archivo Infobae

“En el marco del Plan Ayacucho, soldados del Ejército Nacional, en coordinación con la Policía, a través de diferentes operaciones adelantadas de manera simultánea, lograron la captura de siete presuntos integrantes del GAO Clan del Golfo, el sometimiento de cuatro sujetos del mismo grupo armado organizado, la captura de dos personas por delitos ambientales, además de la muerte en desarrollo de operaciones militares de un sujeto y la recuperación de un menor de edad, todo esto en el Bajo Cauca antioqueño y en el departamento de Córdoba”, declaró el Ejército.

El operativo fue el resultado de 10 meses de labores de inteligencia que terminaron en la captura de:

  • Alias Liliana, excandidata al Concejo de Planeta Rica y presunta cabecilla financiera de zona.
  • Alias Bola Ocho, presunto cabecilla militar de zona.
  • Alias José presunto cobrador de extorsiones.
  • Alias Vieris presunta cobrador de extorsiones.
  • Alias La Flaca, presunta cobradora de extorsiones
  • Alias Antonio, quien desempeñaría el rol de observador criminal, encargado de informar los movimientos de la fuerza pública en la jurisdicción.

Los cinco primeros detenidos fueron acusados de los delitos de concierto para delinquir agravado con fines de extorsión y extorsión consumada y tentada; mientras qua alias Antonio fue capturado en flagrancia por el delito de fabricación, tráfico, porte o tenencia de armas de fuego, accesorios, partes o municiones.

“Estos delincuentes fueron capturados por orden expresa de la autoridad competente. Venían extorsionando a más de 50 víctimas especialmente en el municipio de Planeta Rica. Alias ‘Liliana’ es una de los capturados, ella es una excandidata al concejo municipal de Planeta Rica, Córdoba”, declaró el coronel Jhon Fredy Suarez Guerrero, comandante Del Departamento de Policía Córdoba.

En simultáneo se desarrolló una acción militar y policial e San José de Uré, donde fue abatido Jesús David Miranda Ramos, conocido por los alias Gil o El Ojón.

Alias el Ojón se enfrentó a tiros con las autoridades y fue abatido - crédito Policía
Alias el Ojón se enfrentó a tiros con las autoridades y fue abatido - crédito Policía

El occiso era señalado de ser el líder militar de la zona del frente Rubén Darío Ávila Martínez de las Autodefensas Gaitanistas de Colombia (AGC), Miranda Ramos enfrentaba una orden de captura por concertar para delinquir agravado y otras actividades delictivas en la región.

En el momento de su localización, Miranda Ramos respondió con disparos a la presencia de las autoridades, quienes actuaron en legítima defensa y lograron su neutralización. La operación representa un impacto significativo contra las actividades de extorsión y terrorismo que afectan especialmente al sector ganadero y a la seguridad pública de San José de Uré.

De acuerdo con las autoridades, los criminales cometían delitos como el de sicariato y la extorsión a finqueros, ganaderos y comerciales de los municipios de Planeta Rica, San José de Uré y Montelíbano (Córdoba), donde tenían ingresos que rondaban entre los 80 y 100 millones de pesos mensuales como resultado de las actividades extorsivas que realizaban.