Héctor Amaris ‘Oso Yogui’ listo para testificar contra Arturo Char por presunta compra de votos en 2018

El que según Aida Merlano era el hombre de confianza de la poderosa familia del Caribe, envió una carta a la Corte Suprema de Justicia para que lo citara a comparecer lo más pronto posible en ese proceso judicial

Compartir
Compartir articulo
Arturo Char está afrontando un proceso judicial por cuenta de declaraciones en su contra que hizo la excongresista Aida Merlano - crédito archivo.
Arturo Char está afrontando un proceso judicial por cuenta de declaraciones en su contra que hizo la excongresista Aida Merlano - crédito archivo.

Héctor Amaris, que en la Costa Caribe se le conocía más por su sobrenombre de Oso Yogui o del hombre del maletín, envió una carta a la Corte Suprema de Justicia este lunes 4 de diciembre en la que reiteró su disposición para ser testigo en el proceso en contra del exsenador Arturo Char por presunta compra de votos en las elecciones legislativas de 2018.

En la misiva, que obtuvieron en la revista Semana, el que fuera un allegado cercano a la poderosa familia del Caribe recordó al alto tribunal que les solicitó recientemente que aplazaran la citación que le hicieron para organizar su comparecencia.

Ahora puede seguirnos en WhatsApp Channel y en Google News.

“En días pasados fui debidamente citado a rendir diligencia de entrevista dentro el proceso que se sigue contra ARTURO CHAR CHALJUB. En esa oportunidad solicite aplazamiento de la misma con el fin de reunir los elementos necesarios para rendir dicha declaración (sic)”, señaló en el documento.

Recordó a la Corte Suprema que desde el aplazamiento de su comparecencia ha estado pendiente de que la volvieran a programar para asistir a ella en Estados Unidos.

“Atendiendo a la amplia divulgación que se hizo por parte de la Honorable Corte de mi nombre como testigo o posible participe de esos hechos me permito Solicitar de manera perentoria se me cite en las Instalaciones del consulado en la ciudad de Miami con el fin de aportar mi verdad dentro de la investigación de la referencia (sic)”, finalizó el documento.

Se debe recordar que Amaris cobró relevancia dentro del proceso a Char desde que Aida Merlano, condenada por estos hechos, lo mencionara. De hecho, una vez fue capturada la excongresista, el paradero del ’hombre del maletín’ se convirtió en un misterio, hasta que ella fue extraditada a Colombia desde Venezuela en marzo de este año para que cumpla su condena por la señalada compra de votos.

De hecho, cuando la controversial exrepresentante a la Cámara, permanecía en el país hermano aseguró en una entrevista en la revista Semana que previo a su fuga, el abogado Diego Muñetón, también cercano a los Char, le había dicho que le iban a colaborar de la misma forma que lo hicieron con ‘Oso Yogui’.

“Ellos me dijeron: ‘Nosotros te vamos a ayudar, te vas a ir’; me hablaron de Héctor Amaris. Me dijeron: ‘Así como hicimos con Héctor Amaris, que está con su esposa, con sus hijos, teniendo una vida tranquila, así la vas a tener tú’”, sostuvo.

Incluso llegó a decir que Amaris era el hombre de confianza del alcalde electo de Barranquilla, Alejandro Char, por lo que su testimonio sería clave porque conocería más secretos del entramado que organizaron para la compra de votos en 2018.

Su colaboración, según Merlano, llegaba al punto de que se le consideraba como la persona que encabezaba la avanzada de la poderosa familia, así como de encargarse de las empresas fachada, las coimas y sus asuntos financieros, de acuerdo con un artículo del portal periodístico La Silla Vacía.

“El Yogui era la avanzada de Álex (Char). Si tú querías hablar con él, tenías que hablar con el osito. Adonde iba Álex, iba Héctor. Era el que le manejaba todo a Álex”, aseguró un allegado de los Char en ese medio de comunicación.

Así las cosas, continúa la mala hora para el expresidente del Senado, quien responde en el alto tribunal por los delitos de concierto para delinquir agravado y corrupción al sufragante, a quien le negaron la solicitud de libertad o en su defecto el beneficio de detención domiciliaria la semana pasada, por lo que seguirá privado de la libertad en la cárcel La Picota en Bogotá.