Tras el imperio de Pablo Escobar, su esposa e hijos viven entre las sombras de su pasado

Con identidades renovadas, Argentina se convirtió en el refugio para Victoria Eugenia Henao, Juan Pablo y Manuela Escobar, tras enfrentar el rechazo de 17 naciones. En este país, encontraron la paz tan anhelada, después de huir de la carga de sus apellidos

Compartir
Compartir articulo
La familia Escobar encontró refugio en Argentina adoptando nuevas identidades tras ser rechazados por 17 países  - crédito Jesús Aviles/Infobae
La familia Escobar encontró refugio en Argentina adoptando nuevas identidades tras ser rechazados por 17 países - crédito Jesús Aviles/Infobae

Han transcurrido treinta años desde la muerte de Pablo Escobar, cabecilla del cartel de Medellín, lo que generó un impacto mundial y marcó el cese de una época señalada por la violencia del narcotráfico; sin embargo, para su viuda, Victoria Eugenia Henao, y sus hijos, Juan Pablo y Manuela, ese evento no representó un final, sino el comienzo de una larga travesía hacia la supervivencia.

La muerte del conocido narcotraficante desató un cambio abrupto en la existencia de su familia, que se vio forzada a huir de su vida en Antioquia para salvaguardar su integridad física ante la amenaza de venganza por parte de los enemigos de Escobar. Encarando un destino incierto, la familia del capo emprendió un viaje largo en busca de asilo.

Ahora puede seguirnos en WhatsApp Channel y en Google News.

Los intentos de establecerse en naciones como España y Alemania resultaron en negativas y prohibiciones de entrada, lo que subrayó el estigma vinculado a su apellido. Con 17 países cerrando sus puertas, los Escobar Henao exploraron la posibilidad de trasladarse a Mozambique, África, pero también se encontraron con una negativa.

Los obstáculos para los Escobar Henao prosiguieron después de la muerte del capo. Un escenario frío les aguardaba cuando Hélmer Pacho Herrera, del cartel de Cali, los convocó para resolver asuntos pendientes sobre los bienes dejados por Escobar.

Las circunstancias los obligaron a acceder a las condiciones de los hermanos Rodríguez Orejuela, que exigieron un compromiso de una vida sin violencia por parte de Juan Pablo. Tal convenio propició su salida definitiva de Colombia.

Gracias a la mediación del fiscal General Gustavo de Greiff, los Escobar Henao emigraron finalmente a Argentina, con nuevas identidades y el propósito de despojarse del yugo de su antigua vida. El país del cono sur les brindó un nuevo comienzo y la posibilidad de una existencia alejada del estigma del narcotráfico.

La familia de Pablo Escobar, La viuda Victoria Eugenia Henao Vallejo, su hijo Juan Pablo y su hija Manuela, tuvo que cambiar sus identidades para huir de la amenaza en Colombia - crédito Editorial Planeta
La familia de Pablo Escobar, La viuda Victoria Eugenia Henao Vallejo, su hijo Juan Pablo y su hija Manuela, tuvo que cambiar sus identidades para huir de la amenaza en Colombia - crédito Editorial Planeta

Con el objetivo de eludir el legado de Escobar, la familia asumió nuevas identidades: Victoria Henao se convirtió en “María Isabel Santos Caballero”; Juan Pablo, en “Sebastián Marroquín”; y Manuela, en “Juana”.

Pero el pasado no les pintó tan bien y en noviembre de 1999 Victoria Henao y su hijo Juan Pablo fueron arrestados por acusaciones de blanqueo de dinero y asociación ilícita. La justicia argentina los tenía en la mira, ya que buscaban esclarecer la conexión de la familia con las actividades delictivas de Escobar.

Victoria, en su persistencia, logró que no fueran enviados a una cárcel común en el país gaucho, argumentando que sus vidas estarían en peligro. El 29 de diciembre de 1999, Juan Pablo fue puesto en libertad, pero su madre tuvo que esperar hasta el 5 de abril de 2001 para ser liberada por falta de evidencias en su contra.

Con el paso de los años, continuaron con sus vidas fuera de Colombia, tratando de mitigar las marcas que el pasado había dejado en ellos. La historia de los Escobar Henao se inscribe como una narrativa de redención y reinserción, un testimonio de la búsqueda de un sentido existencial más allá de un apellido que encarna un capítulo sombrío en la historia de Colombia y del narcotráfico mundial.

Juan Pablo Escobar Henao: más allá del legado oscuro

Han pasado más de cuatro décadas desde el nacimiento de Juan Pablo Escobar Henao, un hombre cuya vida ha estado marcada por la sombra de su infame progenitor, el narcotraficante Pablo Emilio Escobar Gaviria.

Nacido el 24 de febrero de 1977, Juan Pablo tenía apenas 16 años cuando la noticia de la muerte de su padre resonó en todo el mundo; sin embargo, su historia fue más allá de la tragedia y el legado oscuro que dejó su apellido.

Después de la caída del capo, Juan Pablo Escobar Henao se enfrentó a una decisión crucial: seguir los pasos de su padre en el mundo del crimen y la violencia, o tomar un camino completamente diferente. Optó por lo último. Con la determinación de construir un futuro distinto para su familia y para él mismo, el único hijo varon del narcotraficante decidió alejarse de los negocios turbios del capo y abrazar un camino de redención y paz.

En sus propias palabras, expresadas al periodista Yamit Amat poco después de la muerte de su padre, Juan Pablo dejó claro su compromiso: “Quiero personalmente dejar muy en claro que no vengaré, no vengaré la muerte de mi padre porque ahora lo único que me preocupa es el futuro de mi sufrida familia. Voy a luchar por sacarla adelante y por educarnos, por ser personas de bien y si puedo hacer algo para que reine la paz, por los siglos de los siglos en este país, lo haré”
Sebastián Marroquín, nombre ficticio que adoptó Juan Pablo Escobar, el hijo del narcotraficante Pablo Escobar, dedica su vida a ser empresario y conferencista - crédito Mauricio Dueñas Castañeda/EFE
Sebastián Marroquín, nombre ficticio que adoptó Juan Pablo Escobar, el hijo del narcotraficante Pablo Escobar, dedica su vida a ser empresario y conferencista - crédito Mauricio Dueñas Castañeda/EFE

Actualmente, a sus 46 años, Juan Sebastián Marroquín forjó una vida en Argentina. Es arquitecto, diseñador industrial, escritor, pacifista y conferencista. Su determinación por difundir un mensaje de paz lo ha llevado a dar charlas en todo el mundo, donde comparte las terribles consecuencias del narcotráfico y aboga por la no violencia.

En Argentina, Marroquín estableció dos negocios que reflejan su diversidad de talentos y su compromiso con una vida constructiva. Box Arquitectura Latinoamericana, su estudio y, por otro lado, Escobar Henao, su marca de ropa, empresa que usó para construir un nombre propio lejos de las sombras del pasado de su padre.

Casado y con un hijo llamado Juan Emilio, Juan Sebastián ha demostrado que es posible romper con el ciclo del pasado y construir un futuro diferente. Su misión va más allá de sus emprendimientos personales; se trata de utilizar su experiencia para arrojar luz sobre las consecuencias del narcotráfico y abogar por un mundo más pacífico.

Uno de los roles más destacados de Juan Sebastián Marroquín es desmitificar la figura de su padre. En sus auditorías, ha señalado errores y falsedades en series, películas y crónicas que intentan retratar la vida de Pablo Escobar. Durante una charla en Culiacán, México, enfatizó que, a pesar de la riqueza que su padre acumuló, él lo veía como un hombre pobre.

Juan Sebastián Marroquín forjó una carrera como pacifista desmitificando la figura de su padre, Pablo Escobar - crédito Infobae
Juan Sebastián Marroquín forjó una carrera como pacifista desmitificando la figura de su padre, Pablo Escobar - crédito Infobae
“Han construido series con 80 capítulos de Pablo Escobar pasándosela bien, a la par, la revista Forbes, en aquel entonces, diciendo que mi padre era uno de los 10 hombres más ricos del mundo, yo iba y visitaba a mi padre, y no veía al hombre más rico del mundo, la verdad, yo veía al hombre más pobre del mundo”, expresó Juan Sebastián.

De igual manera, Juan Sebastián Marroquín compartió que ha tenido contacto con al menos 150 familias que fueron víctimas de la violencia desatada por su padre, lo que le proporcionó una perspectiva única y ha contribuido a su búsqueda personal de paz y libertad interior, de acuerdo con sus conferencias.

“Hoy quizás no tengo la fortuna de Pablo Escobar, ni aparezco en Forbes como los más ricos del mundo, pero sí me siento más rico que mi padre, porque tengo algo que todo su dinero nunca pudo comprar, que fue libertad, tranquilidad y paz”, enfatizó Marroquín.

Los libros Pablo Escobar, mi padre, Pablo Escobar in fraganti y Pablo Escobar, la historia que no deberíamos saber son las obras con las que Juan Pablo busca compartir la historia de su padre a nivel mundial. Su objetivo no es enaltecer a Pablo Escobar, sino más bien destacar su lado humano, familiar y abordar el problema del narcotráfico.

Una crónica de la princesa del cartel de Medellín

Han transcurrido más de treinta años desde que Manuela, la hija de Pablo Escobar, se desvinculó del oscuro mundo del narcotráfico, del cual nunca fue consciente. Nacida el 25 de mayo de 1984, Juana Manuela Marroquín Santos, conocida como Manuela Escobar Henao en su infancia, ha vivido una vida marcada por la tragedia, la riqueza y la búsqueda de una identidad propia lejos de las sombras del pasado.

Para Pablo Escobar, la pequeña Manuela era su razón de ser. La historia de cómo intentó cumplir el sueño de su hija de tener un unicornio es una expresión de la complejidad y contradicciones de su vida. Ante la imposibilidad de obtener el animal mítico, el capo improvisó, tomando un fino caballo de su finca y colocándole un cuerno de vaca en la frente; sin embargo, la realidad trágica llegó cuando el animal murió por la infección causada por esa cirugía.

La muerte de Escobar dejó a Manuela en una situación difícil. La llamada “princesa del cartel” tenía tan solo nueve años cuando su padre falleció, y a pesar de la inmensa herencia que algunos especulaban que le dejó, su vida se tornó turbulenta.

Manuela, la hija de Pablo Escobar, optó por una vida privada y alejada del recuerdo de su padre narcotraficante - crédito Infobae
Manuela, la hija de Pablo Escobar, optó por una vida privada y alejada del recuerdo de su padre narcotraficante - crédito Infobae

Al igual que su hermano Juan Pablo, Manuela decidió cambiar su nombre. De Manuela Escobar Henao, pasó a ser Juana Marroquín Santos. Este cambio no solo fue un ajuste formal, sino una forma de liberarse del estigma que llevaba consigo el apellido Escobar.

Pero contrario a su hermano, que se ha convertido en un defensor de la verdad y la paz, Juana Manuela ha preferido mantenerse en el anonimato, lejos de las redes sociales y de la opinión pública, vive, al parecer, en Palermo (Buenos Aires, Argentina). Su decisión de permanecer en la sombra se debe a su deseo de disfrutar de una vida normal y privada, apartada del escrutinio público.

Juan Pablo, en un intento de proteger la privacidad de su hermana, declaró en una publicación de Instagram: “Mi hermana NO es una persona pública, disfruta de su privacidad y de tener el privilegio de llevar una vida normal. No le debe nada a nadie y vive tranquilamente alrededor nuestro y de los que la queremos. Nosotros respetamos su privacidad”

El escritor José Alejandro Castaño lanzó su libro Cierra los ojos, princesa, en 2012, y en esta obra, el tambien periodista reveló la vida de Juana Manuela Marroquín Santos, describiéndola con una personalidad melancólica. Pasó de ser una niña que lo tenía todo a enfrentarse a múltiples limitaciones tras la negación de asilo a su familia en Estados Unidos y Alemania después de la muerte de Escobar.

Manuela Escobar era el brillo en los ojos de sus padres, Pablo Escobar; sin embargo, cuando este falleció, ella cayó en un estado de depresión - crédito Victoria Eugenia Henao/Editorial Planeta
Manuela Escobar era el brillo en los ojos de sus padres, Pablo Escobar; sin embargo, cuando este falleció, ella cayó en un estado de depresión - crédito Victoria Eugenia Henao/Editorial Planeta

“El drama para Manuela comienza cuando el padre muere y ella no tiene manera de agarrarse a la realidad, era demasiado pequeña para comprender”, afirma el escritor. Además, Castaño reveló en una entrevista que, incapaz de rehacer su vida, la adoración de Pablo Escobar habría intentado suicidarse, sumergiéndose en una depresión.

Otra época difícil fue en 1999, que marcó un nuevo capítulo oscuro en la vida de Juana. Con la detención de su madre y hermano, la hija de capo abandonó la escuela y comenzó a recibir clases particulares desde la comodidad de su hogar. La lucha contra las adversidades se volvía cada vez más ardua.

En medio de las sombras, a través de la privacidad, la resiliencia y la búsqueda de su identidad, demostró que es posible renacer después del caos. Su hermano, Juan Pablo, ha expresado en varias ocasiones que, aunque Manuela no tiene la fortuna material de su padre, se siente más rica porque ha alcanzado la libertad, la tranquilidad y la paz que el dinero nunca pudo comprar.

María Isabel Santos: tras las sombras del narcotráfico

El sol se ocultaba en el horizonte de Buenos Aires (Argentina), cuando María Isabel Santos, antes conocida como Victoria Eugenia Henao, accedió a compartir su historia desglosando los difíciles capítulos que han marcado su vida después de la muerte de Pablo Escobar, el hombre que alguna vez fue su esposo y el narcotraficante más temido de Colombia.

“Después de la muerte de Pablo, ningún país del mundo nos quería recibir. Todas las puertas estaban cerradas para la viuda de Pablo Escobar”, confesó Santos en la entrevista con Semana en 2020. Mozambique, en el corazón del África, se presentó como la única opción viable. Con la responsabilidad de educar a sus hijos y decidida a no repetir los errores de su esposo, María Isabel tomó la difícil decisión de emprender el viaje hacia lo desconocido.

María Isabel Santos, viuda de Escobar, enfrentó extorsión y cárcel antes de hallar paz en Argentina - crédito Infobae
María Isabel Santos, viuda de Escobar, enfrentó extorsión y cárcel antes de hallar paz en Argentina - crédito Infobae

La experiencia en Mozambique resultó ser un horror, pues “las condiciones de vida eran desalentadoras, no había posibilidad para la educación de mis hijos”, recordó. Las sombras de la desesperación se cernían sobre ellos, hasta que su hijo Sebastián le planteó un dilema devastador: “Mamá, o nos vamos de aquí o yo me suicido”. Ante tal declaración, el destino se transformó y un vuelo hacia Buenos Aires les ofreció una nueva oportunidad.

La vida anónima en Argentina les ofreció una pausa, pero pronto se vio amenazada. Un contador que conocía la verdadera identidad de la familia Escobar comenzó a extorsionar a María Isabel. Durante once meses, las amenazas la acosaron hasta que decidió enfrentarse a la situación.

“Un día me presenté ante una juez y le dije quién era yo y qué me estaba sucediendo. Eso hizo pública la información de que éramos la familia de Pablo Escobar, y acabamos en la cárcel mi hijo y yo”, relató.

En prisión, la acusación de ser la familia de Pablo Escobar pesaba: “En el fondo, nos cuestionaron por falsedad en documentos, hasta que pudimos probar que el estado colombiano nos había cambiado los nombres de forma totalmente legal”, explicó María Isabel. La sombra de la cárcel se cernía sobre ellos, y durante 18 meses, María Isabel y su hijo Sebastián enfrentaron la adversidad.

El premio Nobel de Paz Adolfo Pérez Esquivel intervino en el caso, reconociendo que la única razón por la cual María Isabel estaba en prisión era ser la esposa de Pablo Escobar. Su intervención condujo a la liberación condicional y, finalmente, ocho años después, la Corte Suprema de Justicia la declaró inocente y le pidió perdón.

Después de atravesar las sombras de la violencia y la cárcel, logró encontrar una especie de paz espiritual y tranquilidad. Trabajando con psicólogos, ha resignificado su experiencia y hoy comparte su historia en cursos y charlas dirigidas a otras mujeres.

Victoria Eugenia Henao narra su vida junto a Escobar en su libro "Mi vida y mi cárcel", revelando un pasado de amor y clandestinidad -crédito Guille Llamos
Victoria Eugenia Henao narra su vida junto a Escobar en su libro "Mi vida y mi cárcel", revelando un pasado de amor y clandestinidad -crédito Guille Llamos

Luego de esos años de lucha, la viuda de Pablo Escobar tambien lanzó su libro titulado Mi vida y mi cárcel, en 2021, una narrativa que desentraña la historia de una mujer que pasó de ser una niña de buena familia a convertirse en la esposa del infame narcotraficante. El relato se sumerge en sus experiencias desde la niñez hasta la adolescencia, destacando una trama de amor, clandestinidad y sacrificio.

La historia relata el romance de Henao con el hijo del celador de la cuadra, un joven apasionado por las motocicletas. Juntos, decidieron escaparse y casarse en secreto, desafiando las barreras sociales y familiares. Esta unión clandestina dio lugar a dos hijos, marcando el inicio de una vida llena de lujos, pero también de ocultamiento constante.

En una entrevista con Julio Sánchez Cristo, en 2023, Henao pidió perdón por las decisiones de su juventud y enfatizó que no fue cómplice de los oscuros negocios de su esposo. Afirmó haber confrontado a Pablo Escobar en repetidas ocasiones, aunque enfrentaba allanamientos constantes en el edificio Mónaco.

Henao compartió detalles impactantes sobre su relación con Escobar, incluyendo momentos de vulnerabilidad como el aborto que experimentó a los 14 años, resultado de una relación en la que se sintió violada por su esposo. Además, reveló que los últimos nueve años de la vida de Escobar los vivió lejos de él, pero bajo sus condiciones.

Además, desmintió afirmaciones de Virginia Vallejo, periodista, modelo y amante del capo de Medellín, sobre su cambio de nombre, explicando que fue una medida necesaria para salir del país cuando ninguna nación quería recibir a la familia Escobar.

Al igual que su hijo, la viuda de Escobar imparte conferencias sobre su vida, compartiendo fragmentos de sus experiencias con el objetivo de prevenir la repetición de eventos pasados, además dice ser especialista en coaching ontológico. Este es su intento de redimirse ante la sociedad después de los turbulentos acontecimientos que Colombia y el mundo tuvieron que afrontar a manos de su difunto esposo.