Jefe de prensa del CNE estaría pensando en renunciar tras escándalo por presunto favorecimiento en contratación: esto es lo que se sabe

La polémica surgió a raíz de un convenio sustrito entre el Consejo Nacional Electoral y el Canal Zoom por $11.400 millones

Compartir
Compartir articulo
Francisco Javier Díaz Fajardo hizo un reclamo a los magistrados del CNE por la falta de apoyo que, según él, se ha evidenciado en su caso por parte de la entidad - crédito @pachojdiaz5/X
Francisco Javier Díaz Fajardo hizo un reclamo a los magistrados del CNE por la falta de apoyo que, según él, se ha evidenciado en su caso por parte de la entidad - crédito @pachojdiaz5/X

Francisco Javier Díaz Fajardo, jefe de Prensa del Consejo Nacional Electoral (CNE), estaría pensando en renunciar a su cargo tras escándalo en el que se vio envuelto por millonario contrato para fortalecer el departamento de comunicaciones de la entidad.

Pese a que había versiones que aseguraban que Díaz Fajardo ya había renunciado, incluso algunas decían que el presidente de la entidad, Alfonso Campo, ya había aceptado su renuncia, esta información no es cierta. Según pudo confirmar Infobae Colombia, el funcionario se encuentra en diálogo con su jefe directo y próximamente comunicará su decisión al respecto.

Ahora puede seguirnos en WhatsApp Channel y en Google News.

El contrato en cuestión se relaciona a un convenio interadministrativo suscrito entre la el CNE con el Canal Zoom por $11.400 millones para “fortalecer la participación política y la pedagogía democrática en el marco de las elecciones” a través de cuñas radiales, comerciales en televisión, entre otras formas de difusión. El contrato se pretendía ejecutar en tres meses.

La polémica del caso se registró porque supuestamente Díaz Fajardo habría estado vinculado laboralmente con el Canal Zoom, por lo cual fue cuestionado y posteriormente, señalado de un presunto favorecimiento.

Y es que, según se conoce, Díaz Fajardo dirigió y presentó, hasta diciembre de 2022, el programa Modo Colombia en el canal universitario, en el que entrevistaba a dirigentes nacionales y personajes de alta trascendencia a nivel político y social.

Pero no solo se le cuestiona por su participación en dicho programa, sino también por tener el 39% de las acciones de Programar Televisión, la empresa que se encargó de producir el contenido audiovisual y en el que, según una investigación de Noticias Caracol que expone registros de la Cámara de Comercio, el 58% de las acciones de dicha empresa también corresponden a su exesposa Mery Gutiérrez, que estuvo a punto de ser nombrada como ministra de las TIC en 2022.

Ante la compleja situación, el martes 28 de noviembre, en medio de un evento organizado por el CNE en Bogotá, el funcionario interrumpió y pese a que se defendió de los señalamientos en su contra, anunció su renuncia al cargo de asesor, argumentando que se ha visto afectada su reputación:

“Quiero denunciar públicamente como ciudadano de este país, que estoy siendo víctima de mis colegas y mi nombre me lo están dejando por el suelo. Creo que al menos tengo el derecho a decirle a la gente del CNE, y a las mujeres del CNE y a los magistrados, y a las magistradas, que yo he hecho un trabajo limpio, que no le he quitado un peso a nadie, que no he favorecido a nadie, que no ha hecho un acto, un acto de corrupción con nadie. Quiero que hoy que voy a renunciar, decirle al CNE que trabajé con todo mi amor a los magistrados”, afirmó Francisco Javier Díaz Fajardo.

Sobre su relación laboral con el canal universitario Zoom, Díaz Fajardo no se pronunció. Sin embargo, hizo un reclamo a los magistrados del CNE por la falta de apoyo que, según él, ha evidenciado en su caso por parte de la entidad:

“Con 35 años de carrera me están acabando y yo prefiero retirarme antes que acaben con mi carrera y acabar y manchar el nombre del CNE, porque esta es una institución respetable que me ha dado su respaldo y me dio su trabajo durante un año. (...) Agradecerles y me perdonan la interrupción. Qué pena con ustedes, eh? Excúsenme, pero tenía que hacerlo porque soy el que maneja las comunicaciones del CNE y esto cuando a uno le cogen su nombre y se lo mancillan, no se puede permitir nunca jamás que hay un Dios y hay un Dios que existe”, concluyó.

Quien debe investigar a fondo lo sucedido para así determinar si procede algún tipo de sanción disciplinaria contra el ahora exfuncionario es la Procuraduría General de la Nación.