Juan Daniel Oviedo confirmó que el alza del salario mínimo seguirá impactando el costo del corrientazo y de los arriendos

De acuerdo con el exdirector del Dane, urge desligar más elementos de la economía para proteger el bolsillo de los colombianos

Compartir
Compartir articulo
Juan Daniel Oviedo, exdirector del Dane y concejal de Bogotá, recomendó que es necesaria la desindexación de más elementos de la economía por el bien del bolsillo de los colombianos - crédito Inaldo Pérez
Juan Daniel Oviedo, exdirector del Dane y concejal de Bogotá, recomendó que es necesaria la desindexación de más elementos de la economía por el bien del bolsillo de los colombianos - crédito Inaldo Pérez

Por medio del Decreto 2642 de diciembre 30 de 2022, el Gobierno de Gustavo Petro estableció la desindexación (desligue) de 85 elementos de la economía que estaban atados al salario mínimo y su aumento para controlar la inflación.

Es así como todos los cobros, sanciones, multas, tasas y tarifas ahora se calculan con base en su equivalencia en términos de la unidad de valor tributario (UVT), que para el 2023 es de $42.412, de conformidad con lo dispuesto en el artículo 49 de la Ley 1955 de 2019 (Plan Nacional de Desarrollo 2018 - 2022) o aquella que la modifique, adicione o sustituya.

Ahora puede seguirnos en WhatsApp Channel y en Google News.

Con esto se buscaba que estos elementos subieran menos de lo establecido para el salario mínimo en Colombia, que para el 2023 tuvo un alza del 16% y quedó en $1.160.000.

Sin embargo, esto parece no haber tenido en efecto suficiente en el bolsillo de los colombianos. Por lo menos, así lo dejó entrever el exdirector del Departamento Administrativo Nacional de Estadística (Dane) Juan Daniel Oviedo, nuevo concejal de Bogotá para el periodo 2024 - 2027 por el movimiento Con Toda por Bogotá.

Las dos terceras partes de los bogotanos viven en arriendo - crédito Alcaldía de Bogotá
Las dos terceras partes de los bogotanos viven en arriendo - crédito Alcaldía de Bogotá

Oviedo, en la previa del inicio de las reuniones de concertación –inician el 28 de noviembre–, dijo a Infobae Colombia que por más que el Gobierno haya hecho esfuerzos de desindexación de algunas tarifas, multas y procedimientos que desde lo público están asociados con la evolución del salario mínimo, sí existe una indexación muy marcada en lo que tiene que ver con la comida por fuera del hogar, el famoso corrientazo, en la comida rápida, principalmente, por la mano de obra para producir esta, la cual subió al ritmo del salario mínimo (16%).

“La mano de obra es fundamental para producir el corrientazo, para producir las empanadas, las hamburguesas, productos que son determinantes e importantes en el comportamiento de la inflación”, aseguró.

Anotó que el salario mínimo también tiene una indexación muy fuerte sobre un componente determinante como los arriendos. Por ejemplo, en una ciudad como Bogotá, en donde más de las dos terceras partes de la población vive en apartamentos arrendados es crucial.

“Los gastos de administración son unos que, naturalmente, las asambleas de propietarios indexan al comportamiento del salario mínimo. Ahí tenemos otro elemento que puede afectar los gastos de vivienda, que también están siendo determinadas en el comportamiento de la inflación, así como la indexación de arrendamiento, donde hoy el rubro de arrendamiento se está aplicando en casi el 15% de toda la inflación”, precisó.

Entonces, frente a esto, indicó que una inflación que, seguramente, va a terminar cerca del 10%, con un salario mínimo que esté tres puntos alejados de esa inflación del 10%, va a generar un proceso de inercia del comportamiento de los precios que va a hacer mucho más difícil la reducción propia del comportamiento de la evolución del ritmo de crecimiento de los costos.

La comida rápida no está desligada al aumento del salario mínimo - crédito Crackles by Burmet
La comida rápida no está desligada al aumento del salario mínimo - crédito Crackles by Burmet

Presión a la tasa de interés

Así las cosas, el exdirector del Dane explicó que esto va a llevar a que se tengan unas presiones a que la tasa de interés permanezca estable o relativamente alta y eso seguirá afectando la indexación en el 2024 y, por consiguiente, con la generación de dificultades significativas desde la perspectiva macroeconómica para el país.

“Vamos a tener un Gobierno nacional que, seguramente, va a querer propuestas por encima del comportamiento de la inflación observada a noviembre o diciembre, pero dado que la cifra estaría muy cercana al 10% y no al 9% que se esperaba por otros analistas del cierre de comportamiento de la inflación, vamos a tener una negociación del salario mínimo que va a contribuir a que haya en la inercia inflacionaria en el país en el 2024″, advirtió Oviedo.

Enfatizó en que el hecho de que se vea la reducción o el paso de consolidado a niveles cercanos al tope de la banda de inflación, que está entre el 2% y el 4%, esta se verá tardíamente hacia finales de 2024, un año en el que se necesita que las condiciones macroeconómicas y que la política pública del Gobierno nacional genere un entorno favorable al comportamiento de la inversión.