Críticas tras designación de Otty Patiño como comisionado de Paz: “No sirve el cambio si no hay estrategia”

El jefe negociador de los diálogos de paz con el ELN reemplazará a Danilo Rueda en el cargo, según dio a conocer el presidente Gustavo Petro en la tarde del miércoles 22 de noviembre de 2023

Compartir
Compartir articulo
El vallecaucano acompañará los procesos de paz que lleva a cabo el Gobierno nacional con las disidencias de las Farc y el ELN- crédito Carlos Ortega/ EFE
El vallecaucano acompañará los procesos de paz que lleva a cabo el Gobierno nacional con las disidencias de las Farc y el ELN- crédito Carlos Ortega/ EFE

El país atraviesa una compleja situación en materia de seguridad. Los grupos armados han incrementado sus operaciones en diferentes regiones del territorio nacional y, a pesar de que se han llevado a cabo intentos de diálogos de paz con las estructuras criminales, los enfrentamientos persisten, dejando decenas de muertos y heridos en los últimos meses.

Ante tal panorama, el presidente de la República, Gustavo Petro, decidió relegar de su puesto a Danilo Rueda, que hasta el miércoles 22 de noviembre de 2023 ejerció como alto comisionado para la Paz. En su lugar, el mandatario designó a Otty Patiño, jefe negociador del Gobierno acional en los diálogos de paz con el ELN, que ha acompañado dicho proceso desde hace varios meses.

Ahora puede seguirnos en nuestro WhatsApp Channel y en Google News.

La determinación del máximo líder del Pacto Histórico tuvo buena recepción en algunos sectores de la política colombiana, teniendo en cuenta la falta de resultados por parte de la gestión de Rueda, además del conocimiento que tendría Patiño en cargos de tal índole. Sin embargo, hay quienes señalan que la llegada del vallecaucano a dicho puesto podría no traer mejoras en el ámbito de la seguridad en todo el país.

Danilo Rueda fue relegado de su cargo el miércoles 22 de noviembre de 2023 - crédito Lina Gasca/Colprensa
Danilo Rueda fue relegado de su cargo el miércoles 22 de noviembre de 2023 - crédito Lina Gasca/Colprensa

Una de las personas que lanzó críticas tras la designación de Otty Patiño como alto comisionado para la Paz fue el investigador y consultor en temas de conflicto Jorge Mantilla, que en diálogo con Blu Radio indicó que, de no haber una transformación en la manera en la que está llevando a cabo la situación de seguridad en el país, la llegada del nacido en Buga no tendría trascendencia alguna.

“Este es un cambio que de nada sirve si no hay cambio de estrategia”, aseguró.

El experto señaló que dentro de las metas más importantes de Patiño una vez consumada su llegada a la oficina del Alto Comisionado para la Paz estará reforzar la “legitimad” de la política de la Paz Total, que se ha visto debilitada ante los constantes ataques de los grupos armados contra la fuerza pública, así como contra la población civil.

“El principal reto de Otty es que debe recomponer la legitimidad que se ha perdido en temas de paz total”, indicó.

Y es que, de no recomponerse la situación de seguridad, una de las más grandes problemáticas en el país desde la llegada de Gustavo Petro al poder, el movimiento político liderado por el mandatario podría verse afectado. Para Mantilla, los miembros de esa línea política podrían tardar incluso años en recomponerse de la misma.

“Si la “paz total” no sale adelante se convertirá en un golpe político del que la izquierda tardará años en reponerse”, indicó.

Nombramiento de Otty Patiño no sorprendió a Danilo Rueda

Y es que, al parecer, hasta el mismo Danilo Rueda tenía conocimiento de que no iba a continuar como alto comisionado para la Paz. Según indicó el ahora exfuncionario a El Tiempo, él ya había hablado con el presidente de la República, Gustavo Petro, sobre su salida de dicho cargo. Incluso, Rueda enfatizó en que la determinación habría tenido como objetivo darle un nuevo ritmo a la política de Paz Total.

No obstante, el exfuncionario recalcó que, a pesar de no haber logrado algunas de las metas que se habían propuesto anteriormente, en medio de su periodo ocupando dichas funciones, representantes del Gobierno nacional pudieron sentarse en una mesa para dialogar con integrantes de los grupos armados que operan en el país, como las disidencias de las Farc y el ELN.

“Tengo la frustración de no haber logrado cosas que están por darse. Estamos en conversaciones cuando antes no había nada”, sentenció.