Perfil de Vladimir Fernández: el nuevo magistrado de la Corte Constitucional muy cercano al presidente Petro

El nuevo magistrado hizo parte del equipo de empalme de Petro cuando ganó la Alcaldía de Bogotá en 2011

Compartir
Compartir articulo
Vladimir Fernández, nuevo magistrado de la Corte Constitucional, tiene una relación cercana con Gustavo Petro desde, al menos, 2011 - crédito Senado de la República.
Vladimir Fernández, nuevo magistrado de la Corte Constitucional, tiene una relación cercana con Gustavo Petro desde, al menos, 2011 - crédito Senado de la República.

En la tarde del martes 17 de octubre, el Senado de la República designó a Vladimir Fernández como nuevo magistrado de la Corte Constitucional, con 88 votos a favor. El abogado reemplazará al togado Alejandro Linares Cantillo en el alto tribunal a partir del 2 de diciembre.

El nuevo magistrado se desempeña actualmente como secretario jurídico de la Presidencia de la República, ocupada por Gustavo Petro. De hecho, tiene una cercana relación con el jefe de Estado, quien lo postuló en su terna enviada al Senado.

Fernández es egresado de la Universidad Externado, en donde obtuvo una Matrícula de Honor durante el tiempo que estudió su pregrado. En esa misma institución hizo una maestría y un doctorado en Derecho Administrativo, campo en el que es experto.

También se desempeñó como investigador y profesor universitario en su alma máter. De igual forma, fue docente en el Politécnico Grancolombiano, la Universidad Manuela Beltrán, la Universidad de la Amazonía y la Universidad Antonio Nariño, sede Neiva, de donde es oriundo.

Es cercano a Gustavo Petro, al menos desde que hizo parte de su equipo de empalme en 2011, cuando el hoy Presidente ganó la Alcaldía de Bogotá. En 2015, tras ganar un concurso público, llegó a la Procuraduría General de la Nación, en donde se desempeñó como delegado ante el Consejo de Estado, el tribunal de más alto rango en Derecho Administrativo.

Solo abandonó su cargo en el organismo de control cuando Petro lo llamó para que llegara al Gobierno nacional a desempeñarse como secretario jurídico de la Presidencia.

Además de su trayectoria como académico y funcionario público, Fernández también ha sido asesor de varias entidades estatales en el Huila. También fue jefe jurídico del Instituto Nacional de Vías (Invías) durante el inicio del Gobierno de Álvaro Uribe y ha sido litigante ante el Consejo de Estado.

Otras entidades públicas por las que ha pasado han sido la Alcaldía de Bogotá, la Gobernación de Boyacá, Cormagdalena (Corporación Autónoma Regional del Río Grande de la Magdalena), la Contraloría General de la República y el Ministerio de Educación.

También tiene varias publicaciones, entre las que se destacan su tesis doctoral: Arbitrabilidad de los actos administrativos contractuales, en 2018, del Instituto Latinoamericano de Altos Estudio; el libro Pérdida de Investidura. Una visión desde el Ministerio Público, del Instituto de Estudios del Ministerio Público, publicado cuando trabajaba con la Procuraduría, en 2020.

De igual forma, los artículos Muerte política por ausentismo parlamentario; “El acto administrativo frente a las medidas cautelares de los Árbitros en Colombia”.

A nivel internacional, publicó el ‘Contratos del Estado, Arbitraje y Derecho Administrativo. Asociación Peruana de Derecho Administrativo’, con el Círculo de Derecho Administrativo de la Pontificia Universidad Católica del Perú y la Pontificia Universidad Católica del Ecuador, de 2022.

Vladimir Fernández, que fue escogido por la amplia mayoría del Senado para ser magistrado de la Corte Constitucional, era el candidato con más opciones para llegar a ese tribunal, por lo que su elección estaba ‘cantada’. Tiene una hoja de vida más sólida como jurista y experiencia más cercana al derecho constitucional que sus dos competidores, Cielo Rusinque y Gerardo Vega.

Será el tercer secretario jurídico de Presidencia en llegar a ser magistrado de la Corte Constitucional. El primero fue Mauricio González Cuervo, ternado por Álvaro Uribe Vélez y escogido en 2007, y la segunda fue Cristina Pardo Schlesinger, que actualmente sigue en el alto tribunal, y que fue ternada por Juan Manuel Santos y escogida en 2017.

Los dos tuvieron que declararse impedidos en algunos casos, sobre todo en frente a leyes que ellos mismos habían ayudado a elaborar. Lo mismo le podría suceder a Vladimir Fernández como magistrado.