Esperanza Gómez habló del “sexo sin amor” y la duración del acto sexual en su nuevo pódcast

La actriz manizaleña dio inicio a su nuevo proyecto junto con Flavia Dos Santos, que ya está entre los más escuchados por el público colombiano

Compartir
Compartir articulo
'Del saber al hacer' es el pódcast de Esperanza Gómez y Flavia Dos Santos que se ubica entre los más reproducidos de Spotify Colombia apenas unas semanas después de su estreno. Foto: @yoesperanzagomez y @flavia2santos/Instagram
'Del saber al hacer' es el pódcast de Esperanza Gómez y Flavia Dos Santos que se ubica entre los más reproducidos de Spotify Colombia apenas unas semanas después de su estreno. Foto: @yoesperanzagomez y @flavia2santos/Instagram

Hace varias semanas la sexóloga Flavia Dos Santos confirmó que iba a lanzar un pódcast junto con la actriz de cine para adultos Esperanza Gómez, orientado a la educación sexual. Bautizado como Del saber al hacer, no tardó en aparecer entre los más escuchados por el público colombiano en Spotify con apenas dos programas publicados. Su enfoque consiste en hablar de distintos temas relacionados con la sexualidad, particularmente aquellos que todavía son un tabú en la sociedad, con el fin de responder en público las preguntas que muchos dudan en hacer, incluso en privado.

Desde estas primeras emisiones han apelado al conocimiento y experiencias personales de ambas mujeres para dar puntos de vista que han causado revuelo en las redes sociales. Ya desde el primer programa se abordó la cuestión del sexo sin amor o con amor, dejando clara la dinámica a seguir: mientras Flavia aporta el enfoque teórico gracias a su experiencia como terapeuta, Esperanza habla desde su experiencia en el cine para adultos y la forma en que tiene que alternar esa actividad con su vida privada.

Ahora puede seguirnos en nuestro WhatsApp Channel y en Google News.

Inicialmente, Flavia le preguntó a Esperanza si creía en el amor, a lo que ella respondió que sí, y manifestó que “no hay nada más bonito que tener una interacción sexual que alguien con quien tienes sentimientos. Las sensaciones son completamente diferentes”. Sin embargo, apuntó que desde las luchas feministas hay un debate alrededor del tema, sobre todo al compararlo con el caso de los hombres. “Si estamos luchando por la liberación femenina, en cuanto a la igualdad, ¿por qué el hombre puede tener sexo sin amor, y por qué la mujer solo puede tener sexo con amor?”.

Al respecto, Flavia apuntó que para ella el sexo y el amor son dos cosas muy diferentes, aun cuando reconoció que es muy positivo cuando ambas van de la mano. Luego le preguntó a Esperanza si ella podía hacer esa distinción, a lo que la actriz y creadora de contenido respondió que sabía “la diferencia entre mi trabajo, que es tener sexo por placer frente a una cámara; y cuando yo tengo sexo con mi pareja, por amor”.

Luego habló sobre la “agresividad” en la cama, algo que Flavia matizó como algo totalmente distinto a la violencia o el abuso sexual, y la manera en que esta se utiliza para desconectar los sentimientos del acto sexual. Frente a ese punto señaló:

“Yo siento que uno tiene un objeto de placer cuando lo hace con la persona que está enamorada. Hay momentos. Está el sentimiento de ternura, de cuidado y de ser amable con su pareja. Pero en la cama de repente sale ese animal salvaje. Yo tengo sexo salvaje con mi pareja de la que estoy enamorada y que lo hago con ese sentimiento, con ese amor, pero al mismo tiempo con esa violencia, esa brusquedad”

Otro de los temas que han discutido en sus primeros programas se relaciona con el tiempo ideal de duración para el acto sexual. Para Dos Santos y basada en su experiencia, “el acto sexual ideal son siete minutos y medio, especialmente por el tema de la lubricación natural en las mujeres y la penetración constante. Creo que entre mujeres sí puede durar más”.

Cuando la sexóloga brasilera le extendió la pregunta a Esperanza, concretamente por cómo lograba una actriz como ella aguantar tanto tiempo haciendo las escenas, tomando en cuenta que en la industria eran normal el uso de lubricantes químicos. Para sorpresa de Flavia, la colombiana respondió que siete minutos le parecía “muy poquito”:

“Me pongo a llorar con solo siete minutos, quedaría insatisfecha. Mi marido gringo, que es un gran amante, sabe que a los siete minutos apenas estoy empezando. Y yo no uso lubricantes químicos, mi pareja usa la saliva, que es más además más especial y te conecta más con tu pareja”