Conozca a Ulises, el perrito amigo de Wilson que realiza labores de rescate en Quetame tras la avalancha

Los dos ejemplares hicieron parte de la Operación Esperanza en el Guaviare; ahora, el canino rescatista del Ejército busca desaparecidos en medio de los escombros

Compartir
Compartir articulo
El canino hizo parte de la Operación Esperanza con Wilson. Fuerzas Militares

Las labores de búsqueda en Quetame, Cundinamarca, avanzan en medio del esfuerzo de los rescatistas, pues el afán de encontrar personas con vida tras la avalancha es uno solo.

Las autoridades desplegaron un importante equipo de rescate en el que resalta la presencia de Ulises, un canino del Ejército Nacional con larga experiencia en trabajos similares y que hizo parte de la Operación Esperanza en el Guaviare.

El Ejército Nacional resaltó que en la zona ya se encuentra un equipo de rescate que fue convocado a nivel nacional, cuya misión es hallar a los desaparecidos tras la avalancha. Uno de los rescatistas que mayor atención llama es Ulises, un perro guía que estuvo trabajando en el terremoto de Turquía e, incluso, fue fundamental para encontrar a los cuatro niños que estuvieron desaparecidos en la selva en el mes de junio.

Sobre el tema, las Fuerzas Militares explicaron:

“Los uniformados, junto a los organismos de socorro departamentales y nacionales, han estado realizando las verificaciones del lugar en búsqueda de las personas que se encuentran desaparecidas. Dentro del equipo militar, se encuentra el canino Ulises, entrenado para rastreo y búsqueda específica. Este pastor belga apoyó la Operación Esperanza en el Guaviare”.

Este ejemplar hizo parte de un entrenamiento extendido durante más de un año y se graduó en la especialización de rastro e intervención, una de las cinco que se ofrecen en la escuela de formación: “Ulises salió de la Escuela de Entrenamiento y Reentrenamiento Canino el pasado mes de febrero, luego de 14 meses de capacitación que le permitieron graduarse de la especialidad de rastro e intervención, una de las cinco especialidades que ofrece en Centro de Entrenamiento”.

De manera parcial, el Ejército Nacional envió un amplio personal de militares dedicados al rescate tras el desbordamiento del río Negro. El Coronel Juan Fernando Carmona Cardona, comandante de la Brigada de Atención y Prevención de Desastres, sostuvo que el trabajo conjunto entre los soldados y los caninos, hace parte fundamental de la estrategia para poder encontrar con vida a algunas personas de las cuales no hay reporte por el momento.

“Estamos en alistamiento con personal y movimientos de otras tropas especializadas para atender la emergencia mediante operaciones de búsqueda y rescate; con equipos tecnológicos y los binomios guías caninos, con el fin de poder hallar lo más pronto posible a estas personas que están desaparecidas”.

Se espera que con el apoyo de los caninos y el resto de equipos de rescate se puedan hallar el resto de desaparecidos, pues el tiempo apremia en esta compleja tarea.

Oli y Romina: los otros rescatistas de la Policía

La Policía Nacional explicó que en la zona cero se encuentran Oli y Romina, dos perros rescatistas expertos en este tipo de contextos, pues su amplia experiencia los llevó a participar en las labores de búsqueda tras el terremoto de Turquía en febrero del 2023. Así mismo, a estos caninos se suma el apoyo de al menos 100 policías, quienes realizan otras actividades de socorro y atención a los damnificados.

“En la zona ya se encuentran Oli y Romina, 2 canes entrenados en búsqueda y rescate de sobrevivientes y víctimas, estos 2 ejemplares estuvieron haciendo misiones de rescate en Turquía. Además, cerca de 100 policías se encuentran en el sitio atendiendo la emergencia”.
Oli y Romina, los perritos rescatistas en Quetame. Policía Nacional

Los videos suministrados por la institución permiten evidenciar las complejas condiciones en las que deben trabajar Oli y Romina, pues el lodo cubre sus patas y, además, están obligados a escalar en la montaña de escombros que dejó la avalancha junto al guía asignado y con sumo silencio, pues cualquier movimiento bajo las rocas podría determinar la ubicación de algún sobreviviente o eventual víctima.