Así fue el atentado con un polvo químico en un centro comercial al sur de Medellín, que terminó con dos muertos y cinco personas afectadas

Entre 7 y 8 personas fueron alcanzadas por la sustancia tóxica que dispersó en el piso 11 del centro comercial Mayorca

Compartir
Compartir articulo
infobae

Las autoridades siguen recabando pistas, para armar el caso en el que Maryori Muñoz Sánchez, de 40 años, perdió la vida, luego de que su expareja, Luis Carlos Aguirre, de 67, diseminara un polvo químico encima suyo, durante la tarde del miércoles (15 de marzo), a la entrada de su oficina.

Lo que quedó de la sustancia tóxica fue hallado en un baño de la torre medica del Centro Comercial Mayorca, en donde sucedieron los hechos. Al parecer, luego de meses en los que Maryori fue hostigada, tras su separación de Aguirre.

Desde allí, Mariano Atehortúa, secretario de Seguridad de sabaneta, dijo en una entrevista concedida para Blu Radio que “estuvieron en el centro comercial hasta altas horas de la noche, haciendo las labores correspondientes con el cuerpo de bomberos, la Policía Nacional y todo el equipo técnico de la plaza comercial”.

“Ella trabajaba como administradora de un centro de estética”, relató. “Él toca la puerta. La llama, ella sale y a los dos minutos ingresa solicitando auxilio a su compañera porque no veía. De ahí que en la clínica nos informaron que sus corneas, al igual que sus vías respiratorias, estaban totalmente destruidas”.

Sin embargo, Aguirre terminó inhalando dicha sustancia, por lo que, en medio del alborto –hasta lo que se sabe– bajó por las escaleras de emergencia y luego tomó un ascensor hasta el baño en el que las autoridades hallaron el polvo homicida. A pesar de que, de acuerdo con las autoridades, lo habría hecho para acabar con su vida.

“Sabemos que, por lo que nos decía o dice la compañera de trabajo de Maryori, él venía hace seis meses hostigándola y siempre iba a decirle que atentaría en contra de su integridad. Cuando una persona ya viene con esta situación, viene preparando todo esto durante determinado tiempo, la mente está trabajando sobre algo y maquilando”.

Hipótesis preliminares siguieren que Aguirre bajó al baño buscando ayuda, arrepentido de lo que había hecho, pero, al no encontrar a nadie, decidió salir y en ese momento sufrió un paro cardio respiratorio. Lo que lleva a plantear dos posibles escenarios: 1. Planeó el ataque desde el baño 2. Quería descargar por la cisterna lo que quedó de la sustancia.

Las autoridades aún desconocen el nombre de este tóxico y dónde lo adquirió el homicida; sin embargo, algunos rumores apuntan a que ya habrían identificado la sustancia, pero, por miedo a que otras personas repliquen el ataque, no revelarán más detalles.

“Hay unos indicios, pero no podemos lanzarlos a la luz pública sin estar seguros, porque sería irresponsable hacerlo, al menos hasta que el Cuerpo Técnico de Investigación no diga qué sustancia o qué agente químico fue. Por la letalidad de este no sabríamos qué laboratorio lo fabrica o dónde se consigue, porque literal es una sustancia letal”, explicó.

En total, siete u ocho personas fueron alcanzadas por el efecto de este polvo, incluso, los médicos y enfermeras que atendieron a Maryori a su llegada a urgencias.

Atehortúa manifiesta que fue desgarrador escuchar al comándate del cuerpo de Bomberos diciéndole que una de las funcionarias del cuerpo de bomberos voluntarios se encuentra muy grave. Y, minutos después recibió una llamada del comandante de la Policía, informando que los dos agentes que atendieron la situación, estaban solicitando ayuda, porque desde que atendieron el incidente se encuentran mareados y vomitando.

Según su balance “tuvieron la misma sintomatología: la funcionaria del cuerpo de bomberos, los dos agentes de la Policía, funcionarios de la Clínica las Américas del municipio de envigado, y dos personas más del centro comercial” alrededor de 7 u 8 personas.

En el momento, dice, presentaron nauseas, vómitos y fuertes dolores de cabeza. Razón por la que, en el caso de los oficiales de Policía, la institución decidió enviar su staff médico y posteriormente trasladarlos a un centro médico. Mientras la funcionaria del cuerpo de bomberos era remitida al hospital Venancio Díaz Díaz del municipio de sabaneta, en donde decretaron la alerta naranja, para evitar más casos de intoxicación. Sin embargo, todos ya se encuentran fuera de peligro y están bajo supervisión médica continua.

“Los gases brotaban del cuerpo de Maryori”, le comentó el jefe de Bomberos, por lo que suponen que fue de esta manera que los demás afectados lograron ser alcanzados por el polvo. Mismo que el centro comercial reportó como un ataque con acido en la central de monitoreo, puesto que desconocían dicha sustancia y, por ende, no contaban con un protocolo.

¿Qué acciones tomarán al respecto?

“El agente químico, lo que nos informan, quedó en el aire y por eso nos toco anoche hacer un cerco muy fuerte en los pisos en los que estuvo, donde existió este contacto, y hacer el sellamiento. Estuvimos hasta altas horas de la noche con el centro comercial porque tenían que hacer la descontaminación de todo el lugar”, explicó el Secretario, ante el temor de algunos visitantes de regresar a la plaza comercial.

Adicionalmente, desde la entidad solicitaron acompañamiento a la Secretaria de Salud, que a su vez se contacto con la seccional de salud de Antioquia y el grupo anti explosivos de la Policía, que son quienes conocen más sobre este tipo de agentes.

Entre todos, decidieron realizarle a una prueba toxicológica a la funcionaria del cuerpo de bomberos, pero hasta que el Cuerpo Técnico de Investigación no revele la información, consideran irresponsable hacerlo.

Y, para determinar si Maryori efectivamente había interpuesto una denuncia por hostigamiento, pero hubo inacción de las autoridades, el secretario citó a comité extraordinario a todo el equipo de la Dirección de Convivencia Ciudadana al cual pertenecen las comisarias de familia, para analizar a fondo la responsabilidad que podrían llegar a tener en el caso.