Los altos costos y la falta de acuerdos de libre comercio impiden al campo mostrar su potencial

Los tratados de libre comercio son importantes al momento de venderle al mundo y cómo influye en la competitividad de cada país. Argentina ha firmado tratados de libre comercio muy pequeños
Los tratados de libre comercio son importantes al momento de venderle al mundo y cómo influye en la competitividad de cada país. Argentina ha firmado tratados de libre comercio muy pequeños

La Fundación Producir Conservando (FPC), se ha consolidado como fuente de información de alta calidad y confiabilidad sobre los temas que abarcan a toda la cadena agroindustrial. Como ya es tradición, organizó su seminario anual y en esta oportunidad, con una mirada a largo plazo y por encima de la coyuntura, se debatieron los desafíos del sector agroindustrial para recuperar la competitividad.

Los especialistas abordaron los diferentes factores que atentan contra la competitividad, lo cual influye directamente en la inserción de Argentina en el mundo, la posibilidad de exportar más y mejor, y así lograr un mayor ingreso de divisas, es decir, de riqueza a nuestro país.

Costo argentino por las nubes

En primer lugar, Gustavo López, director de Agritrend, mencionó como grandes limitantes al crecimiento, el alto "costo argentino" que implica no solo la elevada presión tributaria sino los problemas de logística, transporte, el valor de la tierra que reducen fuertemente la competitividad de la agricultura.

Marcelo Regúnaga se refirió a la importancia de los tratados de libre comercio y Gustavo López señaló que el alto costo argentino es una limitante al crecimiento
Marcelo Regúnaga se refirió a la importancia de los tratados de libre comercio y Gustavo López señaló que el alto costo argentino es una limitante al crecimiento

En cuanto al mercado de granos, advirtió que hay nuevos jugadores tanto del lado de la oferta como de la demanda. En este sentido, precisó: "En un marco de oferentes que son cada vez más agresivos y que mantienen un proteccionismo importante y con subsidios que no son menores, habrá que competir en ese esquema". En algún momento lo que se planteó es cuánto de los ingresos del productor tenían ayuda desde la óptica de las políticas oficiales, en el caso de Argentina indicó que son negativas o muy bajas, en cambio, en Brasil es más del 5%, en Estados Unidos más del 10% y en Europa casi el 20%. Por lo tanto, las condiciones al momento de competir son muy dispares.

Alergia a los acuerdos

En sintonía con el rol de Argentina en el comercio internacional, el licenciado Marcelo Regúnaga, fue claro y contundente: "Argentina no tiene una agencia de comercio exterior, y no ha tenido una agenda importante de negociaciones. Tenemos un desempeño exportador muy limitado y esto lleva a que cada tanto tengamos crisis económicas en la balanza comercial".

Argentina como el Mercosur estuvieron prácticamente ausentes de las negociaciones comerciales con mercados importantes, y que apenas se hicieron acuerdos parciales con India y México. Para tener dimensión de donde se encuentra Argentina y lo que significa no tener acuerdos, destacó que "no se concretaron en la última década la agenda de negociaciones de Tratados de Libre Comercio (TLCs) iniciados en los 90′, lo que implica que enfrentemos mayores barreras comerciales en mercados relevantes, se planteen mayores exigencias, y que en definitiva el comercio exterior no pueda contribuir al crecimiento económico y al empleo de acuerdo a su potencial".

Ante este escenario, de la mano de Regúnaga la FPC propone que Argentina inicie un proceso de negociaciones comerciales ambicioso, similar al de algunos de los vecinos como Chile, e incluso Australia, entre otros. El experto apuntó: "El comercio exterior no ha sido la fuente principal de crecimiento de Argentina".

Si queremos ser un país moderno y crecer, Argentina tiene que pensar su estrategia de reinserción en el mundo y debemos tener una agencia de promoción de comercio exterior
Llach insistió en la enorme importancia que tiene modificar la cuestión impositiva para que Argentina sea competitiva.
Llach insistió en la enorme importancia que tiene modificar la cuestión impositiva para que Argentina sea competitiva.

Amenaza tributaria

No podía faltar la alta presión impositiva, un tema tan mentado y preocupante en nuestro país. Al respecto, los datos mencionados por Juan Llach, resultan relevantes y asombrosos. Tan es así, que la presión tributaria en Argentina (Nación, provincias y municipios) se ubica en el puesto 37 entre 114 países, y el gasto público (casi 42% del PBI) es sólo inferior a 21 de esos 114 países; superando en ambos casos al promedio de los países desarrollados.

Al mismo tiempo, hizo referencia a la alta evasión, ya que se evaden casi la mitad de las cargas correspondientes al impuesto a las ganancias y un tercio de los impuestos al trabajo. En este sentido dijo que "si el cumplimiento tributario fuera aquí como en Chile, se podrían eliminar todos los malos impuestos, anular el déficit fiscal y dejar así de endeudarnos". Para Llach, luchar contra la evasión es una herramienta pro competitividad.

Asimismo, el economista prestó especial atención a lo que calificó como "el síndrome anti-desarrollo", entendiendo por el mismo al agravamiento en la última década de los impuestos distorsivos, que castigan la eficiencia, la inversión, y la competitividad. Para entender la dimensión de los mismos, explicó que el peso en Argentina es mucho mayor al que tienen en otros países. "Mientras que en nuestro país representan el 11% del PBI, en Chile y Uruguay son menos del 1% y el 0,6%", enfatizó. Sumado a ello, se refirió a la baja incidencia y a la mala calidad de los impuestos progresivos, que hacen que en conjunto se recauden $ 200.000 millones de pesos menos que los países vecinos.

Frente a este escenario, el año pasado, la FPC presentó una propuesta de Reforma Tributaria al Ministerio de Hacienda, con el foco puesto en atacar a fondo los impuestos distorsivos reduciendo el impuesto inflacionario, tomando como pago a cuenta de ganancias el gravamen a los créditos y débitos bancarios, saneando el IVA de la acumulación permanente de saldos técnicos y otras distorsiones –no sólo las originadas en la inversión- y, reemplazando ingresos brutos de las provincias y gravámenes similares de los municipios por un impuesto a las ventas finales de consumo y mayor recaudación del inmobiliario. Aunque suene redundante, Llach insistió en la enorme importancia que tiene modificar la cuestión impositiva para que Argentina sea competitiva.

Búsqueda de soluciones

Hacia el final de la jornada, el presidente de la FPC, Gastón Bourdieu reconoció que si bien en un principio se tomaron medidas que eran urgentes y necesarias para reactivar el sector, como la quita de las retenciones al maíz y a otros productos y la baja gradual a la soja.

"Los argentinos aún tenemos grandes desafíos y esfuerzos por realizar en otras áreas estratégicas que también requieren soluciones de fondo, sin las cuales, ni el sector ni el país van a lograr el tan esperado despegue ni la llegada de inversiones que permitan mejorar la calidad de vida de todos los argentinos", dijo.

Últimas Noticias

MAS NOTICIAS