Un Tribunal Revolucionario de Irán busca condenar a muerte a tres menores por cargos relacionados con las protestas

La posible condena busca amenazar a toda la juventud iraní para evitar que continúen participando masivamente de las manifestaciones contra el régimen

Protestas en Teherán (AP)
Protestas en Teherán (AP)

Tres menores de edad acusados de delitos relacionados con las recientes protestas en Irán podrían enfrentarse a la pena de muerte en lo que los grupos de derechos humnos dicen que es una nueva escalada en una campaña brutal para evitar que los jóvenes participen en el levantamiento.

Los tres adolescentes están siendo juzgados en un suburbio de Teherán junto con otra docena de personas, acusados de matar a un agente de policía, según informaron los medios de comunicación estatales. Los fiscales del Tribunal Revolucionario, una rama especial del poder judicial que juzga los delitos contra la seguridad nacional, también han acusado a los acusados de “corrupción en la tierra”. Ambos delitos están castigados con la pena de muerte en Irán.

“Se trata de juicios manifiestamente injustos que tienen por objeto infundir miedo a la población”, ha declarado Raha Bahreini, investigadora sobre Irán en Amnistía Internacional, en relación con los recientes procesos judiciales en los que están implicados manifestantes.

Esto es también un reflejo del creciente uso de la pena de muerte por parte de la República Islámica como herramienta de represión política”, añadió.

Durante meses, Irán se ha visto envuelto en protestas antigubernamentales, iniciadas en septiembre por la muerte violenta de una joven, Mahsa “Jina” Amini, bajo custodia policial en Teherán. Las manifestaciones comenzaron como un movimiento contra el código de vestimenta conservador de la República Islámica -Amini fue detenida por una supuesta violación de la vestimenta-, pero desde entonces se han transformado en una revuelta nacional contra los gobernantes clericales de Irán.

Los jóvenes han desempeñado un papel destacado en las protestas, pero también han sufrido la consiguiente represión. Más de 400 iraníes, entre ellos 60 menores, han muerto en los disturbios, informó la agencia de noticias activista Hrana.

Irán se encuentra entre los principales países en cuanto a ejecuciones, incluidas las de niños, a pesar de haber firmado varias convenciones de la ONU que prohíben la pena de muerte para los menores. Amnistía Internacional dijo que había confirmado tres ejecuciones de menores este año, sin relación con las recientes protestas.

Según la legislación iraní, el Tribunal Revolucionario tiene técnicamente prohibido juzgar a menores. Pero las autoridades han acusado a los tres menores, junto con los demás, de utilizar cuchillos, piedras y guantes de boxeo para matar a un miembro voluntario de la fuerza paramilitar iraní Basij el 3 de noviembre.

Las audiencias se celebraron el miércoles y el jueves en Karaj, a las afueras de Teherán. Y en el juicio, el juez que presidía el tribunal dijo que los tres adolescentes -Arin Farzamnia, Amin Mehdi Shokrollahi y Amir Mehdi Jaffari- podían ser juzgados junto a los adultos porque el juez estaba capacitado para celebrar audiencias tanto penales como juveniles, informó la agencia estatal de noticias judiciales Mizan.

Esto va “exactamente en contra de los intereses de los niños y del derecho procesal iraní”, dijo Hossein Raisi, abogado en Irán y ahora profesor de la Universidad de Carleton en Ottawa.

Todos los niños se declararon culpables, según Mizan, pero los grupos de derechos dicen que hay pocas expectativas de un juicio justo. Los funcionarios iraníes suelen obligar a los presos políticos y a sus familias a hacer declaraciones falsas o incriminatorias.

Según Hadi Ghaemi, director ejecutivo del Centro de Derechos Humanos de Irán, con sede en Nueva York, a los acusados se les negó el acceso a sus abogados y, en su lugar, fueron representados por un abogado de oficio.

Los padres de los chicos también hablaron en el tribunal, informó Mizan, y pidieron al juez en términos casi similares que castigara a sus hijos adecuadamente, pero con indulgencia. El padre de Shokrollahi dijo que le había dicho a su hijo que no fuera a las protestas planeadas por “enemigos”, haciéndose eco de la versión del Estado que dice que los medios de comunicación y las agencias de inteligencia occidentales fomentaron los disturbios.

Según Bahreini, uno de los coacusados adultos de los chicos fue torturado mientras estaba en prisión y hospitalizado con costillas rotas y problemas respiratorios. Citó una nota médica y fuentes primarias que hablaron bajo condición de anonimato por motivos de seguridad. El acusado, Hamid Ghareh-Hassanlu, no estuvo en el tribunal el miércoles, pero estuvo presente y fue interrogado por el juez el jueves, según Mizan.

Desde septiembre han sido detenidas unas 18.000 personas, y al menos 36 de ellas han sido acusadas de delitos capitales, dijo Ghaemi. Ya se han dictado algunas sentencias de muerte, aunque ninguna se ha ejecutado.

Una persona sostiene una obra de arte que representa a Mahsa Amini mientras participan en una protesta tras su muerte (REUTERS)
Una persona sostiene una obra de arte que representa a Mahsa Amini mientras participan en una protesta tras su muerte (REUTERS)

En una entrevista concedida a Reuters el martes, el relator especial de la ONU sobre Irán, Javaid Rehman, se mostró preocupado por la “campaña” de condenas a muerte que ha acompañado a la represión.

El mes pasado, Volker Türk, alto comisionado de la ONU para los derechos humanos, también expresó su alarma por el creciente número de ejecuciones en Irán.

“Hasta septiembre de 2022, el número total de ejecuciones habría superado las 400 en el año, por primera vez en cinco años. Se trata de un aumento sustancial respecto a las 330 y 276 ejecuciones de 2021 y 2020, respectivamente”, dijo en una sesión especial del Consejo de Derechos Humanos celebrada en Ginebra el 24 de noviembre.

Los niños se encontraban entre los miles de muertos durante las purgas políticas de la década posterior a la revolución de 1979. En las últimas décadas, no se ha ejecutado a menores por cargos derivados de las periódicas protestas antigubernamentales, aunque sí por supuestos cargos relacionados con las drogas y el asesinato, principalmente.

En los últimos años, dos adolescentes kurdos iraníes -Saman Naseem en 2015 y Barzan Nasrollahzadeh en 2019- fueron declarados culpables de “librar una guerra contra Dios” por el Tribunal Revolucionario, pero se anularon sus condenas a muerte tras una protesta internacional.

(c) 2022, The Washington Post - Por Miriam Berger

Seguir leyendo:

TE PUEDE INTERESAR