En 2015, la periodista Nancy Jo Sales escribió un extenso artículo para la revista Vanity Fair sobre cómo los veinteañeros odian Tinder pero a la vez no pueden dejar de usarlo.

Sales describía cómo los jóvenes usan a la app de citas para buscar sexo casual, además de crear un "apocalipsis amoroso", donde todo el mundo es descartable y una mejor opción está a un swipe de distancia.

El artículo fue publicado justo cuando la fatiga por las aplicaciones para citas comenzaba a manifestarse de forma generalizada. Hoy, tres años más tarde, Sales ha profundizado su análisis en un nuevo documental de HBO titulado Swiped: Enganchándose en la era digital".

"Existen tantas cosas que no están siendo reconocidas como verdaderos problemas y no se tratan de la forma que deberían. Existe mucha violencia sexual vinculada con las apps de citas. Lo escuché una y otra vez de parte de mujeres que entrevisté. Un estudio llevado adelante en Gran Bretaña reveló un aumento del 450 por ciento en violencia sexual vinculada a citas online en el lapso que va entre 2009 y 2014" explicó Sales.

La realizadora del documental explicó que también existen otros tipos de abusos, como fue el caso de Nicole, una mujer que fue víctima de un hombre que la acosaba y que terminó creando un sitio web sobre ella en el que la acusaba de ser una drogadicta y donde realizaba otros ataques fantasiosos en su contra. Danielle Citron, un profesor de derecho de la universidad de Maryland, aseguró que casos como estos no son inusuales. Una de cada 25 personas asegura haber sido víctima de la pornovenganza.

A pesar de lo sombrío del panorama, Sales reconoce que no todo son malas noticias en lo que hace a las apps de citas. "Incluso fuimos a una boda de una pareja que se conoció online, pero al entrevistar a la novia esta se quejó de ellas y de lo duras que son".

"Ella se siente muy afortunada, dado que muchas de sus amigas luchan por encontrar a alguien. Puede pasar, pero no creo que estadísticamente sea la norma" alertó Sales.

"La industria ha explotado, hoy existen miles de aplicaciones para citas con cientos de millones de usuarios alrededor del mundo. Esto no sucede solo en Norteamérica, es una gran cambio que se posiciona como un fenómeno global".

Sales detalló que esta es la forma en la que los jóvenes universitarios se conocen. "Las chicas y chicos ya no se invitan a tomar un café, no hablan los unos con los otros en las fiestas en términos románticos. Eso es algo inusual. Es más normal darle un swipe a quien crees que es atractivo y si hay una coincidencia en Tinder, allí es cuando comienzan a conversar".

Entre los triunfos de las apps para citas, Sales destaca la conveniencia, funcionalidad e utilidad. Pero el film también se pregunta qué se ha sacrificado en el camino.

"Lo que se perdió es esa sensación de aventura. Desafortunadamente, el propio diseño de estas apps hace que las personas se sientan que son solo una serie de fotografías que son tan fáciles de consumir como de descartar. Se siente personal porque eres tú con tu teléfono, pero realmente es un espacio comercial que lleva a una cierta deshumanización y objetivación, especialmente de la mujer" aclaró Sales.

Sales explicó que las personas suelen buscar en las apps de citas a alguien que las odie tanto como ellos. "Si piensas que son realmente increíbles, es muy probable que no estés interesado en una conexión a largo plazo".

"En definitiva, espero que este documental inicie una conversación. En lugar de solamente usar estas apps, tal vez la gente comience a preguntarse cómo les hacen sentirse consigo mismos" concluyó Sales.