Misiles, bombas, radares y sistemas de defensa aérea: la lista completa del armamento que Maduro le compró a Irán

Un informe filtrado reveló detalles sobre un cargamento que arribó a la base militar El Libertador, ubicada en Palo Negro-Maracay en junio pasado

Nicolás Maduro con militares (Foto: Reuters)
Nicolás Maduro con militares (Foto: Reuters)

Misiles, bombas, radares y sistemas de defensa aérea. Ese era el contenido de un Boeing 747-200 F de carga que el pasado 21 de junio aterrizó en Venezuela proveniente desde Irán.

El cargamento militar llegó a la base militar más grande de Venezuela, El Libertador (en Bael), ubicada en Palo Negro-Maracay, según publicó la revista colombiana Semana, que accedió a un informe con el listado de lo enviado por el régimen iraní a sus aliados en Venezuela.

Lo adquirido por Nicolás Maduro forma parte de la Operación Escudo Bolivariano 2021, y consiste en 2.015 unidades de defensa antiaéreas. En En total son 1.050 misiles, 400 bombas, 500 cohetes, 30 contenedores y 35 radares, que encendieron las alarmas en Estados Unidos, en Colombia y en toda la región.

“Tras revista exhaustiva a los distintos sistemas de armas desembarcadas del Boeing 747-200F de Fars Air Qeshm, perteneciente a la República Islámica de Irán, en nuestra base aérea Libertadores (Bael), los cuales son los siguientes: sistema de defensa aérea Talash, misiles antibuque AGM-84, AGM-65G, misiles aire-aire AIM-7, Sparrow AIM-9X Sidewinder, sistema de radar AESA APG-83 SABR, contenedores UPK-23-250, lanzador UB-32 con cohetes S-5, bombas ZAB 500 kg, bomba RBK 500 kg, fusiles de asalto ligeros reparados AK-103 calibre 7,62 mm, rifles Masaf calibre 51,62 mm”, dice el reporte “secreto”, citado por Semana.

El informe con el listado de armamentos adquiridos por Venezuela de parte de Irán, y al que accedió Semana
El informe con el listado de armamentos adquiridos por Venezuela de parte de Irán, y al que accedió Semana

El semanario afirmó, a su vez, que el informe fue enviado el pasado 16 de julio por el general Vladimir Padrino López, ministro de Defensa de Venezuela, al comandante de la Defensa Aeroespacial Integral de la Nación, Hernán David García Perozo.

Álex Saab, testaferro de Nicolás Maduro actualmente detenido, sería la pieza detrás de las negociaciones de gasolina y armamentos entre Venezuela e Irán. Incluso desde prisión, él habría jugado un rol clave como intermediario entre ambos países.

En el arsenal adquirido figura material bélico de origen iraní, pero también estadounidense y ruso. El sistema de defensa antiaérea Talash, de fabricación iraní, es móvil y de largo alcance. Está diseñado para disparar misiles Sayyad-2 y Sayyad-3, y tiene capacidad para destruir objetivos ubicados a una distancia de hasta 200 kilómetros.

Fotografía de archivo en la que se registró al ministro de Defensa de Venezuela, Vladimir Padrino López (Foto: EFE/Miguel Gutiérrez)
Fotografía de archivo en la que se registró al ministro de Defensa de Venezuela, Vladimir Padrino López (Foto: EFE/Miguel Gutiérrez)

Además, hay 500 lanzadores Ub-32, cohetes S-5, 200 unidades de bombas ZAB de 500 kg, 200 bombas RBK de 500 kg y 30 contenedores UPK 23 250, todos estos de fabricación rusa.

También hay armamento producido en Estados Unidos, como 300 misiles AIM-9 Sidewinder, que han sido empleados en guerras como Vietnam, el Golfo y Malvinas; y otros 300 misiles AIM-7 Sparrow, 250 misiles antibuque, 100 misiles antibuque AGM-84 y 100 misiles tierra-aire AGM 65-g.

De acuerdo con informes de inteligencia de Colombia, EEUU y regionales citados por Semana, hay dudas en cuanto a qué significa que el arsenal no sea completamente de origen iraní. Algunos consideran que podría ser la forma del gobierno de Irán de borrar sus huellas, para lo que habría apelado al mercado negro de armas.

Otros consideran que aunque ese armamento figura en el informe filtrado, en los hechos el material recibido haya sido otro.

Nicolás Maduro junto a mandos militares durante un acto en Caracas (Foto: EFE/Prensa Miraflores)
Nicolás Maduro junto a mandos militares durante un acto en Caracas (Foto: EFE/Prensa Miraflores)

“Venezuela puede comprar balas, fusiles, tanques, aviones y misiles al país que le dé la gana. Sea Estados Unidos, Colombia, Irán, Rusia o China. El país que nos quiera vender una bala, se la compramos, si la necesitamos y si tenemos los recursos”, dijo Nicolás Maduro el 28 de octubre del año pasado, en una rueda de prensa.

Irán nos puede vender y nosotros podemos comprar. En su momento veremos la oferta iraní, y si los vamos a comprar tomaremos la decisión y vendrá ese equipo militar a reforzar la capacidad de defensa de Venezuela”, aseguró Maduro.

Sus palabras se dieron en respuesta a las advertencias hechas días atrás por Elliot Abrams, quien en el Gobierno de Donald Trump se desempeñó como el encargado especial para los asuntos de Venezuela, y que fue enfático en su rechazo a la posibilidad de que Irán transfiera a Venezuela misiles de largo alcance.

Seguir leyendo:


TE PUEDE INTERESAR