Muy rojo, muy vampírica, muy sexy: breve historia de retratos reales controversiales

Reportajes Especiales - News

Guardar

Nuevo

infobae

Royal FamiliesArtCollectors and CollectionsPolls and Public OpinionCharles III, King of the United KingdomCatherine, Princess of WalesElizabeth II, Queen of Great BritainHenry VIII, King of EnglandPhilip, Duke of EdinburghVictoria, Queen of Great BritainYeo, JonathanGreat BritainLondon (England)

El retrato del rey Carlos III pintado por Jonathan Yeo ha suscitado admiración y desconcierto, pero no es el primer retrato real que divide opiniones.

Los miembros de la familia real posan para retratos a menudo. E incluso cuando no lo hacen, los artistas los pintan de todos modos. Algunos de estos retratos han suscitado elogios casi unánimes y han resistido el paso del tiempo, cautivando a espectadores de varias generaciones. Otros han suscitado reacciones encontradas, escándalo o controversia.

Con algunas obras, las objeciones de los críticos eran que los miembros de la realeza aparecían demasiado sombríos, demasiado desnudos o, en el caso del último retrato del rey Carlos III, demasiado rojos.

En el cuadro presentado el martes, Carlos aparece envuelto en una nube de color carmesí, rosa intenso y fucsia.

El artista, Jonathan Yeo, declaró a The New York Times en una entrevista el mes pasado que llegó a conocer a su retratado en cuatro sesiones, que comenzaron en 2021, cuando Carlos aún era príncipe de Gales, y continuaron tras la coronación en mayo del año pasado.

"La edad y la experiencia le sentaban bien", dijo Yeo. "Su semblante cambió definitivamente después de convertirse en rey".

"Vida y muerte, líneas de sangre y damasco. Maravilloso", escribió Jonathan Foyle, un académico británico, en las redes sociales. Pero no todo el mundo estaba tan impresionado.

Un usuario de redes sociales dijo que el rey parecía en el cuadro como si estuviera "ardiendo en el infierno". Otros compararon la obra con el retrato poseído de la película Cazafantasmas 2, de 1989, poseído por el fantasma de un tirano medieval.

"¿Alguna vez el retrato de un monarca británico de sangre azul ha sido tan rosa?", escribió Laura Freeman, crítica de arte jefa de The Times of London. Aunque alabó el rostro ("maravillosamente hecho"), diciendo que Yeo merecía un título de caballero por ello, añadió: "y merece ser llevado a la Torre por el fondo, a esperar una espeluznante ejecución".

El crítico de arte del Daily Telegraph, Alastair Sooke, señaló que "pintar a un monarca es una de las tareas artísticas más difíciles" y concluyó que una cosa parecía segura: el retrato "será recordado por su fluorescencia".

He aquí otros retratos reales, pintados con paletas menos alegres, pero a su manera, igual de sorprendentes o controvertidos.

Kate Middleton: 'Vampírica'

Mientras algunos describieron el primer retrato oficial de la entonces duquesa de Cambridge como natural y humano, la recepción que tuvo el suave y diáfano cuadro de 2012 de Paul Emsley de Kate Middleton --ahora Catalina, princesa de Gales-- estuvo marcada por duras críticas.

Charlotte Higgins, redactora cultural de The Guardian, dijo que era como "algo desagradable de la franquicia Crepúsculo", en alusión a las melancólicas películas románticas de vampiros. Criticó la "mirada vampírica y malévola bajo los pesados párpados" de la duquesa, que dan al retrato una "penumbra sepulcral".

Esa no fue la peor crítica que recibió el retrato.

Michael Glover, de The Independent, calificó el retrato de "catastrófico".

Según British Vogue, Emsley dijo que los ataques fueron tan desagradables al principio que "hubo un punto en el que yo mismo dudé de que el retrato de la duquesa fuera bueno".

Pero los periódicos británicos citaron a Kate diciendo al artista que el retrato le parecía "increíble. Absolutamente estupendo".

Reina Isabel II: 'Decapitada'

"La reina ya ha sido decapitada, aunque sobre lienzo, por su último retratista", escribió la BBC cuando Justin Mortimer pintó a la reina Isabel II sobre un fondo amarillo con la cabeza flotando separada del cuerpo.

El artista, que tenía 27 años cuando la Royal Society of Arts le encargó el retrato tras ganar el premio de retratos de la National Portrait Gallery en 1991, dijo a la BBC que había pretendido que el cuadro fuera "fresco y divertido".

A algunos les encantó, pero muchos británicos no entendieron la broma.

"'Tonto' artista corta la cabeza de la reina", escribió The Daily Mail.

Mortimer dijo a The New YorkTimes que después de que la Reina se sentara para él, "acabé básicamente quitándole el cuello" para ser "travieso".

"Sabía que la gente aportaría ideas, como '¡Córtale la cabeza!'", dijo. "No entré como un republicano furibundo. Solo quería sugerir esta vena de malestar sobre la familia real en ese momento".

Príncipe Felipe: hombre sabio sin camisa

En un retrato de 2003 de Stuart Pearson Wright, el príncipe Felipe, esposo de la reina Isabel II, aparece con el pecho desnudo, una mosca azul en un hombro y un brote de berro que le sale del dedo índice.

El cuadro fue encargado inicialmente por la Royal Society of Arts para homenajear a Felipe, su presidente, quien accedió a posar, pero el resultado final se consideró "inapropiado", según declaró el artista a la BBC. Se le pidió que creara una versión más pequeña centrada solo en el rostro del príncipe, que ahora está expuesta en la Royal Society of Arts.

Pearson Wright declaró a la BBC que cuando le mostró al príncipe la obra en proceso y le preguntó si creía que se parecía a él, Felipe le dijo: "Espero que no".

El retrato se titula "Homo sapiens, Lepidium sativum y Calliphora vomitoria": hombre sabio, berro y mosca azul. El príncipe no se desnudó durante el proceso, según declaró Wright a The Guardian, explicando que había basado el velludo pecho en el de un hombre mayor del este de Londres.

Reina Victoria: 'Sexy'

La palabra "victoriana" se utiliza a menudo como sinónimo de mojigatería y pudor, pero en un retrato de 1843 de Franz Xaver Winterhalter, la reina está lejos de ser discreta.

En el óleo, un mechón de pelo de Victoria cae abundantemente sobre su hombro descubierto mientras se apoya en un cojín rojo, mirando a lo lejos con la boca ligeramente abierta.

El príncipe Alberto, esposo de Victoria, conservó el cuadro en su escritorio privado del castillo de Windsor hasta su muerte, y el retrato se consideró muy abiertamente sexual para ser mostrado al público hasta 1977, según The Telegraph.

El Daily Mail calificó el retrato, que Victoria regaló a Alberto por sorpresa en su cumpleaños número 24, de "cuadro sexy". El Royal Collection Trust, que gestiona la colección de arte real, lo considera "seductor" y afirma que era el retrato de Victoria favorito de Alberto.

"Me sentí muy feliz y orgullosa de haber encontrado algo que le proporcionara tanto placer", escribió Victoria en su diario.

Rey Enrique VIII: 'Icono de las braguetas'

En la década de 1530, Hans Holbein el Joven pintó un majestuoso retrato de Enrique VIII en el que el monarca domina su entorno, con los pies separados y el cuerpo cubierto de pieles y telas doradas. El cuadro, hoy perdido, fue muy copiado en su época y se considera una obra maestra de la iconografía real. Pero hay un detalle que llama la atención de los observadores modernos.

Entre todas las galas y símbolos de grandeza, la bragueta acolchada de Enrique parece diseñada para captar la atención del espectador.

Las braguetas, piezas de tela que los hombres del Renacimiento llevaban sobre la entrepierna, a veces decoradas con seda, terciopelos y lazos, cumplían inicialmente una función protectora, pero se exageraron en un juego de superioridad, según la BBC History Magazine.

"¿Qué mejor manera de afirmar tu masculinidad que haciendo que una poderosa bragueta sobresalga del centro de tu retrato como un objeto tridimensional?", dijo Evan Puschak, crítico de arte y cultura.

"Enrique VIII sigue siendo el icono de las braguetas", escribió The New Yorker.

Emma Bubola es periodista del Times y trabaja en Londres, desde donde cubre noticias en toda Europa y alrededor del mundo. Más de Emma Bubola

Guardar

Nuevo