Netanyahu debe irse

Israel debe destruir a Hamas como fuerza militar y política en el territorio y al mismo tiempo minimizar el daño a los civiles

Compartir
Compartir articulo
El primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu (REUTERS/Ronen Zvulun)
El primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu (REUTERS/Ronen Zvulun)

No es ningún secreto para los lectores de esta columna mi postura sobre la guerra de Israel en Gaza.

Israel debe destruir a Hamas como fuerza militar y política en el territorio y al mismo tiempo minimizar el daño a los civiles. Debe hacer todo lo que pueda para rescatar a sus rehenes sin poner en peligro el objetivo primordial de destruir a Hamas. Debe, mediante la diplomacia o la fuerza, expulsar a Hezbollah de la frontera sur del Líbano, para que 60.000 israelíes puedan regresar sanos y salvos a sus hogares en el norte. Debe llevar la batalla directamente, como lo hizo la semana pasada en Damasco, a los patrocinadores de Hamas y Hezbollah, ya sea en Siria, Qatar o Irán.

Y para que todo eso suceda efectivamente, Benjamín Netanyahu debe irse.

He escrito versiones de esta columna antes, pero el desastroso compromiso de Netanyahu con Hamas antes de que llevara a cabo la masacre del 7 de octubre y su conducción de la guerra desde entonces la han hecho vital. La necesidad volvió a quedar dolorosamente obvia el jueves pasado, cuando Nir Barkat, un ministro israelí de centroderecha y ex alcalde de Jerusalén, fue destruido en el programa “Morning Joe” de MSNBC. Barkat es un hombre decente y valiente que podría ser un futuro primer ministro creíble. Pero se derrumbó cuando el presentador del programa, Joe Scarborough, lo desafió a explicar las políticas de Netanyahu antes del 7 de octubre.

¿Por qué –parafraseando a Scarborough y sus coanfitriones– Netanyahu le pidió a Qatar que financiara a Hamas con cientos de millones apenas unas semanas antes de la masacre? ¿Por qué la mayor parte del ejército israelí no estaba cerca de Gaza en las primeras horas del ataque? ¿Por qué el gobierno israelí tiene respuestas tan torpes cuando se trata de necesidades humanitarias legítimas en Gaza?

Barkat afirmó, débilmente, que la política había sido equivocada y que todo se investigaría después de la guerra. Cuando un ministro israelí se ve obligado a humillarse en la televisión estadounidense porque no puede reunir ni los sofismas ni el servilismo que requeriría una respuesta más suave, es una señal de que está en el gobierno equivocado.

¿Dónde se encuentra Israel después de seis meses de guerra? No en un buen lugar. Netanyahu y sus generales siguen insistiendo, al estilo Westmoreland, en que la victoria en Gaza está a la vuelta de la esquina, al tiempo que proporcionan cifras de combatientes de Hamas asesinados.

Pero Hamas no está derrotado y los soldados israelíes se han visto obligados a recuperar los mismos lugares –como el hospital Al Shifa de la ciudad de Gaza– que se suponía habían sido limpiados de terroristas hace meses. Sólo un puñado de rehenes han sido rescatados y se presume que muchos de los que quedan están muertos. La percepción de la invencibilidad y competencia israelíes ha quedado destrozada. Como ha señalado mi colega David French, el enfoque que Israel ha empleado en Gaza en los últimos meses (destruir al enemigo pero ignorar las necesidades civiles de seguridad y necesidades básicas) replica la estrategia que condujo al desastre en los primeros años de la ocupación estadounidense de Irak.

El ataque de la semana pasada que mató a siete trabajadores humanitarios de World Central Kitchen fue seguramente un accidente, muy parecido al de Estados Unidos contra un hospital de Médicos Sin Fronteras en Afganistán en 2015 que mató a 42 personas. La tragedia muestra que los líderes militares de Israel no se dan cuenta de que no pueden permitirse ese tipo de fiascos, como sí pueden hacerlo otros ejércitos. Un doble rasero, pero esa es otra realidad bajo la cual Israel siempre ha operado.

Una persona mira un vehículo donde los empleados de World Central Kitchen (WCK), incluidos extranjeros, murieron en un ataque aéreo israelí (REUTERS/Ahmed Zakot)
Una persona mira un vehículo donde los empleados de World Central Kitchen (WCK), incluidos extranjeros, murieron en un ataque aéreo israelí (REUTERS/Ahmed Zakot)

Es posible que Netanyahu no tenga culpa directa por los muertos de WCK. Pero tiene la última responsabilidad, tal como lo hace con todo lo que condujo al 7 de octubre: financiar a Hamas e ignorar las advertencias de sus planes de ataque, incorporar a agitadores de extrema derecha a su gobierno y darles posiciones clave en el sistema de seguridad, polarizando al país con un proyecto de ley de reforma judicial innecesario y desestimando repetidas advertencias de una menor preparación militar. Dentro de mil años, los judíos recordarán el nombre de Netanyahu con desprecio, tanto más por su negativa a asumir responsabilidad por nada.

Ahora argumenta que no debería haber ningún cambio de gobierno hasta que termine la guerra. Ese argumento parece cada vez más interesado cuanto más se prolonga la guerra.

También es un mal argumento. A las democracias parlamentarias que se ven cargadas con malos líderes en momentos de emergencia nacional les va bien cuando se deshacen de esos líderes. Eso es lo que hizo Gran Bretaña en la Primera Guerra Mundial cuando destituyó a H.H. Asquith en favor de David Lloyd George, y en la Segunda Guerra Mundial cuando se deshizo de Neville Chamberlain en favor de Winston Churchill. Netanyahu podría aspirar a ser Winston, pero en realidad es más un Neville, cuyos malos tratos con los malos condujeron a cosas malas.

Es peligroso para un país en guerra ser dirigido por alguien a quien la gente no apoya ni en quien no confía. El 71% por ciento de los israelíes quiere que Netanyahu sea destituido de su cargo, según las encuestas publicadas el domingo, y el 66% quiere que se convoquen elecciones anticipadas, lo que podría suceder si un puñado de miembros de la coalición gobernante desertara. Desear que Netanyahu se vaya es la posición más común posible, y los amigos sinceros de Israel nunca deberían tener miedo de expresarla.

Espero que Barkat reflexione sobre su vergüenza de “Morning Joe” y se pregunte si apoyar al líder de su partido es un precio que está dispuesto a pagar. Espero que otros altos miembros del gobierno de Israel también consideren su sentido de responsabilidad nacional por encima de sus posiciones políticas. Israel no puede darse el lujo de perder esta guerra. Pero necesita perder a un líder que no lo esté ganando.

© The New York Times 2024

Últimas Noticias

Fui, vi y escribí: Golpe a golpe

Cuando la voz de las mujeres comenzaba a escucharse fuerte, la ola ultraconservadora comenzó a ser una amenaza para los derechos recién conquistados. Este artículo reproduce el newsletter de Cultura: lecturas, cine, teatro, arte, música e historias que despiertan entusiasmo y, por qué no, fascinación o perplejidad. Este artículo reproduce el newsletter de Cultura: lecturas, cine, teatro, arte, música e historias que despiertan entusiasmo y, por qué no, fascinación o perplejidad
Fui, vi y escribí: Golpe a golpe

Qué dice la filosofía sobre la hospitalidad y cómo lo cuenta la literatura contemporánea

Desde Kant hasta nuestros días, pensadores y novelistas abordaron conceptos y realidades sobre un tema de gran actualidad: las migraciones y desplazamientos, sobre todo por razones económicas
Qué dice la filosofía sobre la hospitalidad y cómo lo cuenta la literatura contemporánea

Taiwán rechazó los ejercicios militares del régimen de China alrededor de la isla: “Son provocaciones irracionales”

En respuesta a las hostilidades de Beijing, Taipéi activó a sus fuerzas marítimas, aéreas y terrestres para garantizar la defensa de su soberanía
Taiwán rechazó los ejercicios militares del régimen de China alrededor de la isla: “Son provocaciones irracionales”

Estados Unidos reclamó una mayor cooperación de China en la lucha contra el tráfico de fentanilo

El Secretario de Estado reconoció que el gigante asiático ha tomado medidas importantes pero insuficientes y debería aumentar su compromiso con la tarea. En tanto, destacó el caso de México, cuya asistencia mutua ha sido significativa
Estados Unidos reclamó una mayor cooperación de China en la lucha contra el tráfico de fentanilo

Estados Unidos acusó a Rusia de desplegar un arma espacial capaz de atacar sus satélites

El lanzamiento se dio poco menos de un mes después de que el Kremlin vetara una resolución en la ONU que buscaba evitar que las naciones emprendan una peligrosa carrera armamentista nuclear en el espacio
Estados Unidos acusó a Rusia de desplegar un arma espacial capaz de atacar sus satélites