El repugnante furor por la edad de Biden

El economista Paul Krugman explica por qué la idea de que el presidente de EEUU está demasiado grande para gobernar es una falacia

Compartir
Compartir articulo
U.S. President Joe Biden walks from the West Wing to Marine One as he departs White House in Washington, U.S., February 8,  2024. REUTERS/Kevin Lamarque
U.S. President Joe Biden walks from the West Wing to Marine One as he departs White House in Washington, U.S., February 8, 2024. REUTERS/Kevin Lamarque

Cuando se conoció la noticia del golpe del fiscal especial (sus insultos sarcásticos, injustificados y obviamente políticamente motivados sobre la memoria del presidente Joe Biden), me encontré pensando en mi madre. ¿En qué año murió? Resultó que no lo sabía de improviso; sabía que fue después de mudarme de Princeton a CUNY (Universidad Municipal de Nueva York), porque viajaba regularmente a Nueva Jersey para verla, pero antes de la pandemia. De hecho, tuve que revisar mis registros para confirmar que ella murió en 2017.

Apuesto a que muchos lectores son igualmente vagos acerca de las fechas de los principales acontecimientos de la vida. Recuerdas las circunstancias, pero no necesariamente el año exacto. Y pienses lo que pienses de mí, estoy bastante seguro de que no escribo ni hablo como un anciano. La idea de que la dificultad de Biden para precisar el año de la muerte de su hijo muestra su incapacidad, -¡en medio de la crisis de Gaza!- es repugnante.

Da la casualidad de que tuve una reunión extraoficial de una hora con Biden en agosto. No puedo hablar del contenido, pero puedo asegurarles que está perfectamente lúcido y que comprende bien los acontecimientos. Y más allá de esa experiencia personal, en varias ocasiones cuando pensé que estaba cometiendo un error de cálculo grave –como su manejo de la crisis del techo de la deuda– él tenía razón y yo estaba equivocado.

Y Dios mío, considera a su oponente. Cuando escucho los discursos de Donald Trump, me encuentro pensando en mi padre, que murió en 2013 (algo más que tuve que buscar). Durante su último año, mi padre sufrió de síndrome de empeoramiento vespertino: estaba lúcido durante el día, pero a veces se volvía incoherente y agresivo después del anochecer. Si vamos a hacer diagnósticos psicológicos de aficionados a políticos ancianos, ¿no deberíamos hablar de un candidato que ha confundido a Nikki Haley con Nancy Pelosi y cuyos críticas y desvaríos a veces me recuerdan a mi padre en una mala noche?

Entonces, para todos los que están criticando a Biden en este momento, deténganse y mírense en el espejo. Y pregúntense qué están haciendo.