Por qué Biden necesita un acuerdo sobre inmigración

La gente está bastante contenta de tener inmigrantes en sus propias comunidades, pero ven el desorden fronterizo en sus pantallas de televisión y eso les hace temer la incompetencia del gobierno

Compartir
Compartir articulo
Joe Biden (Reuters)
Joe Biden (Reuters)

En los últimos meses, la pregunta incrédula -Cómo es posible que Donald Trump esté liderando las encuestas; debe haber algún error- ha dado paso a la clara realidad: Algo tendría que cambiar en la vida estadounidense para que Joe Biden se viera favorecido por la reelección en noviembre de 2024.

La buena noticia para Biden es que es fácil imaginar acontecimientos que ayudarían a su candidatura a la reelección. A pesar de la desesperación liberal de moda sobre cómo las malas vibraciones están engañando a los estadounidenses sobre el estado de la economía, hay mucho margen para mejoras -en los salarios ajustados a la inflación, los tipos de interés, el mercado de valores- que podrían endulzar el estado de ánimo económico del país. (El mero hecho de mantener la trayectoria económica de los últimos meses hasta el próximo verano aumentaría casi con toda seguridad los índices de aprobación de Biden).

Los inminentes juicios a Trump, mientras tanto, prometen volver a centrar a los votantes persuadibles del país en lo que no les gusta del ex presidente; eso, también, tiene que valer algo en los estados indecisos donde Biden está luchando actualmente.

En ambos casos, sin embargo, el presidente no tiene mucho control sobre los acontecimientos. No es probable que se apruebe ningún paquete económico importante en el Congreso, y sea cual sea la influencia que se crea que ejerció o no la Casa Blanca sobre las acusaciones de Trump, el personal de Biden no supervisará la selección del jurado.

Sin embargo, hay un tema que está perjudicando a Biden, en el que el Partido Republicano está (oficialmente, al menos) bastante abierto a trabajar con el presidente, siempre que esté dispuesto a romper con los grupos de interés de su propio partido: la seguridad de la frontera sur, donde las detenciones de la Patrulla Fronteriza siguen siendo obstinadamente altas, incluso cuando los índices de aprobación del presidente en materia de inmigración se sitúan unos 30 puntos por debajo.

Existe una interpretación habitual del debate sobre la inmigración que trata la impopularidad de una frontera descontrolada principalmente como un problema óptico: la gente está bastante contenta de tener inmigrantes en sus propias comunidades, pero ven el desorden fronterizo en sus pantallas de televisión y eso les hace temer la incompetencia del gobierno. A veces, esta interpretación viene acompañada de la sugerencia de que quienes más se preocupan por la inmigración son los votantes rurales que rara vez ven a un inmigrante en la vida real, frente a los urbanitas liberales que experimentan y aprecian la diversidad.

El último año de ansiedad por la inmigración en las ciudades azules ha puesto de manifiesto los límites de esta interpretación: Ponga suficiente tensión en Nueva York o Chicago, y obtendrá demandas de control de la inmigración incluso en las partes más liberales del país.

Pero, en realidad, nunca ha habido buenas razones para pensar que la ansiedad ante la inmigración sólo se manifiesta telescópicamente, entre personas cuya principal exposición a la tendencia son los chirridos alarmistas de Fox News.

Consideremos un nuevo artículo de Ernesto Tiburcio y Kara Ross Camarena -estudiante de doctorado en economía en la Universidad de Tufts y analista del Departamento de Defensa, respectivamente- que utiliza datos de identificación del gobierno mexicano para rastrear el flujo de inmigrantes mexicanos en condados de Estados Unidos, y descubre que la exposición a los inmigrantes aumenta el conservadurismo entre los nativos. A medida que aumenta el flujo migratorio, también lo hace el voto a los republicanos en las elecciones a la Cámara de Representantes: “Una afluencia media de inmigrantes (0,4% de la población del condado) aumenta en 3,9 puntos porcentuales la cuota de voto del Partido Republicano en las elecciones legislativas de mitad de mandato”. Y la afluencia también desplaza la política local hacia la derecha, reduciendo el gasto público y desviando el dinero hacia la aplicación de la ley en lugar de hacia la educación.

Esto sugiere que un liberalismo pro-inmigración se enfrenta inevitablemente a un acto de equilibrio: las altas tasas de inmigración hacen que los votantes nativos sean más conservadores, por lo que una política demasiado radicalmente abierta es una buena manera de elegir políticos que prefieren la frontera cerrada.

Este patrón puede observarse en la política estadounidense en general. La población nacida en el extranjero en Estados Unidos aumentó durante la presidencia de Obama, de 38 millones a 44 millones, y como porcentaje de la población total se acercó a los máximos de finales del siglo XIX y principios del XX, un hecho que casi con toda seguridad ayudó a Donald Trump a llevar el sentimiento antiinmigración a la nominación republicana y a la presidencia.

Después, bajo el mandato de Trump, se produjo una cierta estabilización -la población nacida en el extranjero era aproximadamente la misma justo antes del COVID-19 que en 2016-, lo que probablemente ayudó a desactivar el problema para los demócratas, aumentar la simpatía de los estadounidenses por los migrantes y hacer posible la victoria de Biden. Pero desde 2020, las cifras han vuelto a aumentar considerablemente, y la proporción estimada de nacidos en el extranjero en la población estadounidense supera ahora los máximos de la última gran era de la inmigración. Lo que, de nuevo sin sorpresa, ha empujado a un cierto número de votantes de Biden de nuevo hacia Trump.

El control de las fronteras en una época de fácil circulación mundial no es un problema político sencillo, ni siquiera para los gobiernos conservadores. Pero la política sí importa, y aunque las medidas que la Casa Blanca está planteando como posibles concesiones a los republicanos -aumentar el nivel de exigencia para las solicitudes de asilo, acelerar los procedimientos de deportación- no son exactamente una promesa de terminar el muro fronterizo (tal vez ese sea el eje del próximo verano), deberían tener algún efecto sobre el flujo de inmigrantes hacia el norte.

Lo que las convierte en un tipo distintivo de concesión política: Un “sacrificio” que esta Casa Blanca tiene todas las razones políticas para ofrecer, porque la reelección de Biden es más probable si los republicanos lo aceptan.

© The New York Times 2023