Israel y Estados Unidos no son Hamas: las vidas civiles exigen la mayor prudencia posible

Uno de cada 150 niños en Gaza ya ha muerto en esta guerra mientras los terroristas siguen reteniendo rehenes bajo bombardeos constantes

Compartir
Compartir articulo
Una mujer con el cuerpo de un menor en el hospital Abu Yousef al-Najjar en Rafah, en el sur de Gaza (Reuters)
Una mujer con el cuerpo de un menor en el hospital Abu Yousef al-Najjar en Rafah, en el sur de Gaza (Reuters)

Pensemos en esto: el lugar más peligroso del mundo para un niño es la Franja de Gaza.

Así lo afirma Catherine Russell, directora ejecutiva de UNICEF, que no es una radical de corazón sangrante, sino una ex embajadora y abogada veterana que trabajó para los presidentes Joe Biden y Barack Obama.

Ya parece que en Gaza han muerto más del doble de niños sólo desde que comenzó la guerra el 7 de octubre que en todos los conflictos del mundo en 2022, según cifras de Naciones Unidas.

Casi 1 de cada 150 niños palestinos de Gaza ha muerto en sólo dos meses”, señaló el doctor Zaher Sahloul, presidente de MedGlobal, un grupo de ayuda que trabaja allí. “Eso equivale a medio millón de niños estadounidenses”.

Sahloul advirtió que muchos otros pueden “morir de infecciones, enfermedades transmitidas por el agua o deshidratación”, mientras que otros sufrirán discapacidades físicas de por vida.

Podemos y debemos despreciar a Hamas, una fuerza represiva, misógina y homófoba que utiliza a civiles palestinos como escudos humanos. Y podemos entender que Israel, traumatizado por los salvajes asesinatos y violaciones de Hamas, esté decidido a devolver el golpe. Pero que Hamas sea indiferente a la vida de los niños palestinos no significa que Israel o Estados Unidos deban ser también imprudentes.

Un palestino junto al cuerpo de un menor en Gaza (Reuters)
Un palestino junto al cuerpo de un menor en Gaza (Reuters)

La administración Biden ha seguido defendiendo periódicamente a Israel no sólo cuando es atacado, lo cual es correcto, sino incluso cuando causa un enorme número de muertes de civiles palestinos. En contra de las afirmaciones de la administración Biden de que Israel está recibiendo el mensaje de mostrar moderación, la ONU informa de que esta semana “se han producido algunos de los bombardeos más intensos en Gaza hasta la fecha” y que “si es posible, está a punto de desarrollarse un escenario aún más infernal.”

Ningún lugar es seguro en Gaza”, afirmó Martin Griffiths, máximo responsable de la ONU para asuntos humanitarios. “Este flagrante desprecio por la humanidad básica debe terminar”.

El comisionado de la ONU para los derechos humanos, Volker Türk, ha sugerido que tanto Hamas como Israel han cometido crímenes de guerra, pero demasiados estadounidenses condenan algunas muertes pero no otras. Decimos al mundo que apoyamos a Ucrania porque creemos en el “orden internacional basado en normas”, y luego proporcionamos armamento que acaba matando niños a gran escala en Gaza.

Demasiados ven los acontecimientos a través de un prisma en el que, por un lado, las vidas tienen un valor incalculable y, por otro, las muertes son lamentables.

Las autoridades sanitarias de Gaza afirman que hasta la fecha han muerto 16.248 personas en el enclave, aproximadamente el 70% de ellas mujeres y niños. Es imposible verificar las cifras, pero los observadores de derechos humanos afirman que las cifras son creíbles y han demostrado ser fiables en el pasado. Un alto funcionario de la administración Biden declaró ante el Congreso que las cifras comunicadas podrían ser inferiores a las reales (presumiblemente debido a los cadáveres no recuperados bajo los escombros).

Si esas cifras son correctas, eso significa que una mujer o un niño ha muerto de media cada siete minutos desde que empezó la guerra. Algunos han sido bebés en incubadoras.

Inas Abu Maamar, de 36, abraza el cuerpo de su sobrina Saly, de 5 años, que murió en un bombardeo israelí (Reuters)
Inas Abu Maamar, de 36, abraza el cuerpo de su sobrina Saly, de 5 años, que murió en un bombardeo israelí (Reuters)

El salvajismo de los ataques del 7 de octubre precipitó el bombardeo, por supuesto, y Hamas sigue reteniendo rehenes. Debería ejercerse toda la presión diplomática posible sobre Hamas para que libere a esos rehenes y, mientras tanto, permita las visitas de trabajadores humanitarios. La afición de algunos progresistas estadounidenses a arrancar carteles a favor de los rehenes es nauseabunda, como lo es la oleada de antisemitismo que hemos visto tanto en Estados Unidos como en Europa.

Hay una distinción: Hamas mató y secuestró niños deliberadamente el 7 de octubre. Israel no está matando deliberadamente a niños palestinos; simplemente está bombardeando barrios enteros con muy poca atención a la vida civil. Existe una diferencia moral, pero no me gustaría tratar de explicársela a los afligidos padres de Gaza.

Aun reconociendo el derecho de Israel a defenderse, ¿de qué manera está promoviendo su seguridad arrasando grandes zonas con bombas de 2.000 libras? Estados Unidos ha aconsejado repetidamente a Israel que utilice bombas más pequeñas y ataques más quirúrgicos, en parte para evitar convertir victorias tácticas en derrotas estratégicas.

Estos son los resultados de la operación hasta el momento:

- Israel parece haber degradado modestamente la capacidad militar de Hamas. Un portavoz militar israelí estimó que varios miles de combatientes de Hamas habían muerto, lo que podría equivaler al 10% o menos de la fuerza de Hamas.

- Hamas ha ganado popularidad y credibilidad en Cisjordania (había banderas de Hamas por todas partes cuando la visité recientemente).

- Se ha puesto en peligro a rehenes israelíes y, al parecer, se les ha matado.

- La oleada mundial inicial de apoyo a Israel ha sido sustituida por una avalancha de simpatía hacia los palestinos.

- Hamas ha conseguido uno de sus objetivos: volver a situar la causa palestina en la agenda mundial.

- La repulsa por la pérdida de vidas palestinas ha puesto en peligro la estabilidad de vecinos como Jordania y ha aplazado por ahora cualquier esperanza de acuerdo entre Israel y Arabia Saudí.

- Los riesgos de un levantamiento en Cisjordania han aumentado, junto con los de una guerra más amplia con Líbano.

¿Ha hecho esto que Israel sea más seguro? ¿Lo suficiente como para justificar el asesinato de una mujer o un niño cada siete minutos durante las 24 horas del día?

He cubierto muchos conflictos, y una de las cosas más sorprendentes del bombardeo de Gaza es lo intenso que ha sido. Alrededor de la mitad de los edificios del norte de Gaza presentan daños estructurales, según los análisis de las imágenes por satélite.

El ritmo de matanza de civiles ha sido mucho mayor que en la mayoría de los conflictos recientes; el único que conozco que se pueda comparar es quizá el genocidio de Ruanda en 1994. Al parecer, en Gaza han muerto muchas más mujeres y niños que en todo el primer año de la guerra de Irak, por ejemplo.

Un palestino levanta en llano el cuerpo de su hijo (Reuters)
Un palestino levanta en llano el cuerpo de su hijo (Reuters)

“Ha condensado en seis semanas el sufrimiento que normalmente se adquiere a lo largo de varios años”, afirmó la Dra. Annie Sparrow, pediatra con una dilatada experiencia en zonas de guerra y profesora asociada de la Facultad de Medicina Icahn. “Para los bebés que nacen en esta guerra, muchos de ellos prehuérfanos, es como si heredaran una aflicción congénita: un destino para sufrir, para vivir una vida constreñida, debido a acontecimientos sobre los que no tienen capacidad de influir”.

Al pulverizar barrios enteros y matar a un gran número de civiles en lugar de utilizar bombas más pequeñas y adoptar un enfoque mucho más quirúrgico, como han instado los funcionarios estadounidenses, Israel ha provocado crecientes demandas de un alto el fuego prolongado que equivaldría posiblemente a una victoria de Hamas. En resumen, me temo que infligir bajas masivas es un error tanto estratégico como moral; mientras que partes de Gaza fueron arrasadas con el objetivo de destruir a Hamas, eso podría ser lo que rescatara a Hamas.

Debería dolernos especialmente que mueran niños a causa de las bombas y los misiles estadounidenses. Me alegro de que los funcionarios de la administración Biden estén encontrando su voz y hablando para intentar frenar la matanza, pero me gustaría que no hubiera tardado tanto.

Si el primer ministro Benjamin Netanyahu se está metiendo en un atolladero, Biden no le está haciendo ningún favor a Israel mordiéndose la lengua en público. Debería hablar más enérgicamente en nombre de los niños de cuyas muertes me temo que somos cómplices.

Mira, es difícil mantener una conversación sobre Oriente Medio, porque la gente se divide rápidamente en bandos. Pero el bando en el que deberíamos estar es el de los niños que mueren inútilmente tanto en Israel como en Gaza sin que avance la seguridad de nadie. Las vidas de los niños israelíes, estadounidenses y palestinos tienen el mismo valor, y deberíamos actuar como tales.

© The New York Times 2023