¿Pueden los corticoides ayudar a los casos graves de COVID-19?

Así lo indica un nuevo análisis que ha encontrado razones por las cuales los corticosteroides reducirían la mortalidad frente al SARS-CoV-2

El uso de la dexametasona podría salvar la vida de hasta un tercio de los pacientes hospitalizados graves (Reuters)
El uso de la dexametasona podría salvar la vida de hasta un tercio de los pacientes hospitalizados graves (Reuters)

Frente a la urgencia de la comunidad médica internacional de hacerse de tratamientos confiables y seguros para las diferentes etapas del coronavirus, un hallazgo reciente demostraría la eficacia de la terapia con corticosteroides para reducir la mortalidad en pacientes con enfermedad grave por COVID-19.

El ensayo controlado aleatorizado (ECA) RECOVERY demostró que la dexametasona (6 mg al día durante 10 días) en pacientes hospitalizados con COVID-19 redujo la mortalidad a los 28 días; la duración de la hospitalización y la progresión a ventilación mecánica invasiva.

La mayor reducción de la mortalidad se observó en los que recibieron suplementos de oxígeno o ventilación mecánica invasiva; no se observó mejoría en aquellos sin soporte respiratorio. Un metanálisis prospectivo de 7 ECA confirmó aún más el beneficio de la terapia con corticosteroides en la reducción de la mortalidad de los pacientes críticamente enfermos con COVID-19. Esta es la mejor evidencia directa que respalda la terapia con corticosteroides en el COVID-19 grave.

También se detectó de efectividad en el síndrome de dificultad respiratoria aguda no viral (SDRA).

Un nuevo análisis que ha encontrado razones por las cuales los  corticosteroides reducirían la mortalidad frente al SARS-CoV-2 (Shutterstock)
Un nuevo análisis que ha encontrado razones por las cuales los corticosteroides reducirían la mortalidad frente al SARS-CoV-2 (Shutterstock)

Un ECA español reciente, de pacientes con SDRA de moderado a grave, encontró que la dexametasona (20 mg y 10 mg durante 5 días cada uno), en comparación con placebo, se asoció con más días sin ventilación mecánica y menos mortalidad. Un metanálisis actualizado de diez ECA muestra que el tratamiento con corticosteroides iniciado antes del día 14 del SDRA se asoció con una reducción significativa en la duración de la ventilación mecánica y la mortalidad hospitalaria.

Varias revisiones sistemáticas demostraron que en pacientes hospitalizados con neumonía adquirida en la comunidad, la terapia con corticosteroides se asoció con una reducción de la mortalidad, la duración de la estancia y el tiempo hasta la estabilidad clínica.

El uso de corticoides permitió una respuesta inmune desregulada en COVID-19. La mejora biológica se asoció con la resolución acelerada de la enfermedad.

Hallar beneficios

La terapia con corticosteroides tiene como objetivo apoyar la función reguladora central del receptor α de glucocorticoides activado (GC-GRα) durante el desarrollo y la resolución de la enfermedad. La respuesta inmune desregulada observada en COVID-19 es cualitativamente similar a la del SDRA multifactorial. En pacientes con COVID-19 grave, la expresión del receptor de glucocorticoides en las células mieloides de lavado broncoalveolar se relaciona negativamente con la inflamación neutrofílica pulmonar, la netosis y la gravedad de los síntomas.

Vista de cajas de dexametasona en pastillas y ampollas en una farmacia. (EFE)
Vista de cajas de dexametasona en pastillas y ampollas en una farmacia. (EFE)

La investigación traslacional en pacientes con SDRA aleatorizados a metilprednisolona ha demostrado la capacidad de la terapia con corticosteroides para rescatar las concentraciones celulares y las funciones del GC-GRα activado, lo que conduce a la regulación a la baja de los marcadores de inflamación, coagulación y fibroproliferación activados por el factor nuclear sistémico y pulmonar κB. La mejora biológica se asoció con la resolución acelerada de la enfermedad. De todos modos se necesita más trabajo para comprender el efecto de la terapia con corticosteroides en la respuesta inmune al COVID-19.

Los hallazgos tomográficos computarizados del aspecto en vidrio esmerilado y las características histopatológicas (estudios post-mortem) de daño alveolar difuso y neumonía fibrinosa y organizada aguda son compatibles con enfermedades pulmonares inflamatorias que responden a corticosteroides.

La evidencia de los estudios del síndrome respiratorio agudo severo (SARS) sugiere que la infección por el SARS-CoV-2 se asocia con una respuesta deficiente al estrés por cortisol.

La patogenia de la enfermedad por COVID-19 parece ser inducida por una inflamación sistémica y pulmonar desregulada, junto con una lesión endotelial, hipercoagulabilidad y trombosis.

La terapia con corticosteroides podría ser una intervención segura y efectiva para regular negativamente las vías integradas de inflamación-coagulación-fibroproliferación, en el pulmón y sistémicamente, en pacientes con COVID-19 (Shutterstock)
La terapia con corticosteroides podría ser una intervención segura y efectiva para regular negativamente las vías integradas de inflamación-coagulación-fibroproliferación, en el pulmón y sistémicamente, en pacientes con COVID-19 (Shutterstock)

La formación de trombos de plaquetas y fibrina en los vasos arteriales pequeños se observa comúnmente en el examen post-mortem de los pulmones de pacientes. Los datos emergentes indican que la hipercoagulabilidad es inducida por la liberación desregulada de trampas extracelulares de neutrófilos (NET). En un modelo experimental equino, la dexametasona redujo la formación de NET, lo que puede contribuir al beneficio observado de la terapia con corticosteroides en coronavirus.

La terapia con corticosteroides a corto plazo (hasta 4 semanas) en pacientes con inflamación sistémica potencialmente mortal es bien tolerada. Los datos de revisiones sistemáticas mostraron que la terapia con corticosteroides se asoció con hiperglucemia transitoria pero no aumentó la frecuencia de hemorragia gastrointestinal, debilidad neuromuscular o infecciones nosocomiales. La hiperglucemia no afectó el resultado.

Los datos recientes han proporcionado evidencia de que el GRα es esencial para la activación y el refuerzo de la inmunidad innata y cuando se aplica correctamente (es decir, la duración adecuada de la administración de corticosteroides) se asocia con la restauración de la anatomía y función de los tejidos afectados, junto con un apoyo paralelo de adaptación inmunidad. La regulación negativa de la inflamación sistémica y pulmonar asociada al tratamiento con corticosteroides podría reducir el riesgo de desarrollar infecciones nosocomiales al:

En pacientes con SDRA, la terapia con corticosteroides se asoció con un beneficio de supervivencia que persistió hasta un año después del alta hospitalaria (límite de medición). Una extensa literatura sugiere que las citocinas proinflamatorias influyen en el cerebro y pueden estar involucradas en la patogenia de la depresión y el trastorno de estrés postraumático (TEPT). Los datos de cinco estudios sugieren que una mayor duración de la terapia con corticosteroides puede estar asociada con puntuaciones de ansiedad más bajas y una mejor sintomatología del TEPT.

Los datos recientes sobre la terapia con corticosteroides representan un hito en el manejo de COVID-19 (Shutterstock)
Los datos recientes sobre la terapia con corticosteroides representan un hito en el manejo de COVID-19 (Shutterstock)

La reducción asociada a la terapia con corticosteroides en la duración de la ventilación mecánica y la sedación también puede tener un impacto positivo en los síntomas del PTSD a largo plazo y la función cognitiva.

El bajo costo y la amplia disponibilidad hacen que la terapia con corticosteroides sea fácilmente equitativa y esté disponible a nivel mundial en diferentes entornos de ingresos.

Hay allí un camino

Los datos recientes sobre la terapia con corticosteroides representan un hito en el manejo de COVID-19, mientras que quedan muchas preguntas. Los esfuerzos para la implementación mundial de los protocolos de tratamiento con corticosteroides deben estar respaldados por datos sobre la generalización del efecto observado en ensayos controlados aleatorios en subgrupos de pacientes, diferentes poblaciones y entornos de recursos.

Se necesitan más datos para evaluar el impacto del tipo de corticosteroide, el momento de inicio, la dosis, el modo de administración, la duración y la reducción gradual de la dosis en el resultado. Y también para identificar las modalidades para ajustar la dosis y la duración del tratamiento en función de los parámetros de laboratorio de oxigenación e inflamación, y evaluar el impacto de las cointervenciones dirigidas a mejorar la respuesta a la terapia con corticosteroides.

¿Pueden los corticoides ayudar a los casos graves de COVID-19 (Shutterstock)
¿Pueden los corticoides ayudar a los casos graves de COVID-19 (Shutterstock)

Actualmente, se dispone de datos limitados sobre el impacto de la terapia con corticosteroides en la replicación del CoV-2 del SARS y sobre los posibles beneficios del tratamiento antiviral concomitante. Debe explorarse la interacción entre la terapia con corticosteroides y otras terapias de COVID-19, como los interferones (IFN) y la anticoagulación.

En conclusión, la terapia con corticosteroides podría ser una intervención efectiva para regular negativamente las vías integradas de inflamación-coagulación-fibroproliferación, en el pulmón y sistémicamente, en pacientes con COVID-19. Para ello es necesario ahondar en el estudio de casos y su aplicación.

SEGUÍ LEYENDO:

¿Será mejor obtener una vacuna o llegar a un tratamiento efectivo?

COVID-19: por qué el sobrepeso y la obesidad son factores de doble riesgo

La polémica por el Remdesivir, el único tratamiento aprobado hasta ahora contra el COVID-19