Zelensky bajó la edad de la movilización militar de 27 a 25 años en Ucrania

El enrolamiento es objeto de debate ya que el ejército ucraniano ha tenido pérdidas cuya magnitud es secreta y tiene dificultades para encontrar voluntarios para el frente

Compartir
Compartir articulo
Imagen de archivo de un soldado ucraniano en un entrenamiento militar en un campo de tiro cerca de Járkov, Ucrania. EFE/EPA/SERGEY KOZLOV 45342
Imagen de archivo de un soldado ucraniano en un entrenamiento militar en un campo de tiro cerca de Járkov, Ucrania. EFE/EPA/SERGEY KOZLOV 45342

El presidente ucraniano Volodimir Zelensky firmó el martes un proyecto de ley que prevé la baja de la edad la de la movilización militar de 27 a 25 años, cuando las fuerzas armadas registran  carencia de hombres para enfrentar la invasión rusa.

Ese proyecto de ley, votado hace un año por los diputados y que estaba en espera de promulgación en la presidencia, entró en vigor a partir del miércoles, indicó la Rada, Parlamento ucraniano, en su sitio internet.

El gobierno deberá luego aplicar en un plazo de seis meses los diversos textos reglamentarios de conformidad con la nueva edad de la movilización.

El enrolamiento es objeto de debate desde hace meses ya que el ejército ucraniano ha tenido pérdidas cuya magnitud es secreta y tiene dificultades, a diferencia del inicio del conflicto, para encontrar voluntarios para el frente.

El parlamento había votado en primera lectura en febrero una serie de medidas destinadas a facilitar la movilización, pero un primer borrador preparado por el gobierno fue regresado para reescritura una semanas antes.

El sistema de reclutamiento actual es considerado por muchos injusto, ineficaz y a veces corrompido, y hay voces que abogan por la desmovilización de los que están en el frente desde hace tiempo.

El presidente de Ucrania, Volodymyr Zelensky, habla durante una conferencia de prensa con el primer ministro de Albania tras la "cumbre de paz" en Tirana, Albania, el 28 de febrero de 2024. Tirana acoge una cumbre de países del sudeste de Europa sobre paz, seguridad y cooperación centrada en la guerra en Ucrania. (Ucrania) EFE/EPA/MALTON DIBRA
El presidente de Ucrania, Volodymyr Zelensky, habla durante una conferencia de prensa con el primer ministro de Albania tras la "cumbre de paz" en Tirana, Albania, el 28 de febrero de 2024. Tirana acoge una cumbre de países del sudeste de Europa sobre paz, seguridad y cooperación centrada en la guerra en Ucrania. (Ucrania) EFE/EPA/MALTON DIBRA

Sin ayuda de EEUU tendrán que ceder más terreno

Por otra parte, la ayuda estadounidense retenida en el Congreso y la Unión Europea no entregando a tiempo las municiones que había prometido anteriormente, afecta el suministro a las ucranianas que se encuentran en el frente de batalla.

“Si no hay apoyo de Estados Unidos, significa que no tenemos defensa aérea, ni misiles Patriot, ni bloqueadores para la guerra electrónica, ni proyectiles de artillería de 155 milímetros”, dijo Zelensky durante una entrevista con The Washington Post. “Significa que retrocederemos, retrocederemos, paso a paso, en pequeños pasos”.

El ejército ucraniano dijo que su máximo comandante, Oleksander Syrskyi, había hablado con el presidente del Estado Mayor Conjunto de Estados Unidos, Charles Brown, sobre cuestiones del campo de batalla. Un relato de la conversación, en Telegram, dijo que Syrskyi discutió “la cuestión de la ayuda vital de Estados Unidos a Ucrania”, incluido el fortalecimiento de las defensas contra los ataques aéreos rusos y la construcción de fortificaciones.

“Si necesitas 8.000 municiones al día para defender la línea del frente, pero solo tienes, por ejemplo, 2.000, tienes que hacer menos”, explicó Zelensky al Post. “¿Cómo? Por supuesto, para retroceder. Acorta la línea del frente. Si se corta, los rusos podrían ir a las grandes ciudades”.

“Estamos tratando de encontrar alguna manera de no retroceder”, dijo, a la vez que reconoció que “si no se dan pasos para preparar otra contraofensiva, Rusia los dará. Eso es lo que aprendimos en esta guerra: si no lo haces, Rusia lo hará”.

Cuando el periodista del Post, David Ignatius, le preguntó si Ucrania se estaba quedando sin interceptores y otras armas de defensa aérea para proteger sus ciudades e infraestructura, el mandatario respondió: “Eso es cierto. No quiero que Rusia sepa cuántos misiles de defensa aérea tenemos, pero básicamente tienes razón. Sin el apoyo del Congreso, tendremos un gran déficit de misiles. Este es el problema. Estamos aumentando nuestros propios sistemas de defensa aérea, pero no es suficiente”.

“Si no hay defensa aérea para proteger nuestro sistema energético y los rusos lo atacan, mi pregunta es: ¿Por qué no podemos responderles? Su sociedad tiene que aprender a vivir sin gasolina, sin diésel, sin electricidad. … Es justo”, advirtió.

“Los misiles ATACM-300, esa es la respuesta”, señaló acerca de las armas que Ucrania más deseaba obtener de Estados Unidos. “Cuando Rusia sepa que podemos destruir estos aviones, no atacará desde Crimea. Es como con la flota marítima. Los expulsamos de nuestras aguas territoriales. Ahora los expulsaremos de los aeropuertos de Crimea”.