Varios civiles murieron en bombardeos a ambos lados de la frontera entre Rusia y Ucrania

Tras los ataques por parte de Kiev, Vladimir Putin a prometió “seguridad” para las regiones fronterizas

Guardar

Nuevo

Bomberos sofocan un incendio tras un ataque ruso en Kharkiv, Ucrania, miércoles 20 de marzo de 2024. (AP Foto/Efrem Lukatsky)
Bomberos sofocan un incendio tras un ataque ruso en Kharkiv, Ucrania, miércoles 20 de marzo de 2024. (AP Foto/Efrem Lukatsky)

Varios civiles murieron el miércoles en bombardeos a ambos lados de la frontera entre Rusia y Ucrania, una espiral de violencia que llevó al presidente ruso Vladimir Putin a prometer “seguridad” para las regiones fronterizas.

En la región rusa de Bélgorod, murieron tres personas y cuatro resultaron heridas en varios bombardeos, en particular en uno de los distritos fronterizos, dijo el gobernador de la zona, Viacheslav Gladkov.

A unos 70 km de distancia, en la ciudad ucraniana de Kharkiv, la segunda del país, al menos cuatro personas murieron y siete resultaron heridas en un bombardeo ruso a plena luz del día, dijo el gobernador regional Oleg Synegubov.

El balance de muertos podría aumentar porque “una decena de personas podrían seguir atrapadas entre los escombros”, indicó el gobernador. “Según las primeras estimaciones, se trata de un misil de crucero”, indicó.

Un cuerpo pudo ser retirado y otros dos quedaron bajo los escombros, según el gobernador, que explicó que dos personas heridas se encuentran en estado grave.

El bombardeo afectó a unas instalaciones industriales que albergaban una imprenta y una planta de producción de muebles y pintura, explicó por su parte Sergei Bolvinov, jefe del departamento de investigación policial de la región de Kharkiv.

“Las operaciones de rescate continúan” y los bomberos están tratando de controlar el incendio, indicó. Según los servicios de emergencia, el fuego se ha extendido por más de 2.000 m2.

La ciudad de Kharkiv, a unos 40 kilómetros de la frontera y que tenía 1,5 millones de habitantes antes de la invasión rusa hace dos años, es objeto con frecuencia de los bombardeos de Moscú.

Un residente local junto a los restos de un automóvil quemado tras un bombardeo, lo que las autoridades locales llamaron un ataque militar ucraniano, en el curso del conflicto Rusia-Ucrania en el asentamiento de Razumnoe en la región de Belgorod, Rusia, el 19 de marzo de 2024. REUTERS /Larguero
Un residente local junto a los restos de un automóvil quemado tras un bombardeo, lo que las autoridades locales llamaron un ataque militar ucraniano, en el curso del conflicto Rusia-Ucrania en el asentamiento de Razumnoe en la región de Belgorod, Rusia, el 19 de marzo de 2024. REUTERS /Larguero

Incursiones armadas

En la región rusa de Bélgorod, dos civiles murieron y otros dos resultaron heridos cerca de Graivoron, un pueblo fronterizo objeto de ataques aéreos e incursiones terrestres de grupos armados desde Ucrania, indicó el gobernador regional Viacheslav Gladkov.

Desde el miércoles, la zona se ha visto sometida a “bombardeos masivos” con la ayuda de múltiples sistemas lanzacohetes, indicó.

Gladkov también habló de la muerte de un civil en la ciudad de Bélgorod, la capital de la región del mismo nombre, así como dos heridos, uno de ellos de 17 años.

También sufrieron daños varios edificios residenciales, así como una escuela y dos jardines de infancia, vacíos tras la decisión esta semana de cerrar temporalmente las escuelas en los distritos fronterizos por el riesgo de bombardeos.

Gladkov también anunció que habrá puestos de control en la entrada de los pueblos más cercanos a Ucrania, donde en las últimas semanas hubo incursiones armadas desde territorio ucraniano de grupos de combatientes rusos pro-Kiev.

Uno de los pueblos más afectados es Kozinka, donde hubo las “acciones más activas” de estos grupos, dijo el ministro de Defensa ruso, Serguéi Shoigú.

Durante las elecciones presidenciales rusas de la semana pasada, “los combatientes ucranianos intentaron apoderarse de localidades en las regiones de Bélgorod y Kursk”, aseguró.

La región de Bélgorod también ha sido blanco de numerosos bombardeos atribuidos a Ucrania que, desde que empezó la ofensiva rusa en febrero de 2022, ha prometido llevar los combates a suelo ruso en represalia.

Por su parte, Vladimir Putin, recién reelegido, prometió el miércoles “garantizar la seguridad” de los habitantes de las regiones fronterizas, incluida Bélgorod, felicitándose se su “coraje”.

Por supuesto, podríamos tomar represalias golpeando infraestructuras civiles [en Ucrania] pero tenemos nuestros principios”, aseguró en una recepción en el Kremlin.

Rusia sigue negando apuntar a objetivos civiles en Ucrania, a pesar de que ciudades como Mariúpol o Bajmut han sido devastadas desde que comenzó el conflicto.

Guardar

Nuevo