“Temía que me cortara la cabeza”: la inquietante declaración de una víctima de violación del principal sospechoso de la desaparición de Madeleine McCann

La irlandesa Hazel Behan declaró ante la Justicia alemana que tuvo miedo de que Christian Brueckner la decapitara en 2004. El agresor se enfrenta desde la semana pasada a un juicio por distintos por crímenes sexuales

Compartir
Compartir articulo
Un hombre, sospechoso de la desaparición de la niña británica Madeleine McCann en Portugal, es juzgado en Alemania por cargos de agresión sexual no relacionados en Braunschweig, Alemania, el 16 de febrero de 2024. Julian Stratenschulte/Pool vía REUTERS/Archivo
Un hombre, sospechoso de la desaparición de la niña británica Madeleine McCann en Portugal, es juzgado en Alemania por cargos de agresión sexual no relacionados en Braunschweig, Alemania, el 16 de febrero de 2024. Julian Stratenschulte/Pool vía REUTERS/Archivo

Una presunta víctima de violación de Christian Brueckner, el principal sospechoso de la desaparición de Madeleine Maddie McCann en 2007, declaró este viernes que temió ser decapitada por el alemán tras el delito sexual sufrido.

Brueckner se enfrentó a fuertes acusaciones hoy en el tribunal, entre las que se incluye el rapto de una niña en una playa cercana a Praia de Luz, en Portugal, semanas antes de la desaparición de la británica Maddie.

El alemán compareció ante el tribunal regional de Braunschweig en la segunda jornada de su juicio, luego de que la semana pasada se suspendiera a los nueve minutos de iniciada la vista.

Según el medio The Sun, los jueces fueron informados de que Brueckner utilizaba una droga “antivioladora” para incapacitar a sus víctimas mientras las mantenía prisioneras. Se cree que pudo haber accionado ese modus operandi para secuestrar a McCann, que tenía tres años al momento de la desaparición.

Una imagen a Reuters el 16 de julio de 2020 por la policía militar de los Carabinieri muestra a un hombre identificado como Christian Brueckner, en el momento en que fue detenido en 2018, en virtud de una orden internacional por tráfico de drogas y otros delitos. Carabinieri/Handout via REUTERS/Archivo
Una imagen a Reuters el 16 de julio de 2020 por la policía militar de los Carabinieri muestra a un hombre identificado como Christian Brueckner, en el momento en que fue detenido en 2018, en virtud de una orden internacional por tráfico de drogas y otros delitos. Carabinieri/Handout via REUTERS/Archivo

El tribunal regional escuchó que el acusado ató las piernas a la mesa de la irlandesa Hazel Behan, presunta víctima de violación.

“Me tienes miedo, ¿verdad?”, le dijo.

Luego la azotó y le preguntó: “¿Me tienes miedo ahora?”.

Hazel temía que Brueckner “le cortara la cabeza”, de acuerdo a The Sun.

“Llevaba un cuchillo de unos 30 cm de hoja en la mano izquierda, se arrodilló junto a la víctima dormida y la llamó por su nombre, lo que la despertó. Mientras ella entraba en pánico, él le dijo en tono serio pero tranquilo que no gritara”, afirmó el fiscal, que añadió que Behan “tenía miedo de morir porque temía que el acusado le cortara la cabeza con el cuchillo”.

Un nuevo testimonio revela el macabro plan detrás del secuestro de Madeleine McCann

Nueva información sobre el caso Madeleine McCann reveló que, una semana antes de que la pequeña desapareciera en Portugal, se estaba tramando un plan para secuestrar a un niño y vendérselo a una pareja sin hijos.

Ken Ralphs, antiguo activista político en el Reino Unido, aseguró que Christian Brückner trató de reclutar a un amigo común para que lo ayudara a encontrar a un niño y ofrecerlo por dinero a una pareja, según información de Sky News.

Imagen de archivo de los padres de Madeleine McCann en Alemania. Soeren Stache/dpa-Zentralbild/dp
Imagen de archivo de los padres de Madeleine McCann en Alemania. Soeren Stache/dpa-Zentralbild/dp

Ralphs dijo que el vagabundo alemán le hizo la oferta al hombre, que no tenía dinero y vivía en una carpa en un lugar remoto de la costa del Algarve.

“Una noche estábamos sentados alrededor del fuego después de comer, nos tomamos unas cervezas y de madrugada mi amigo empezó a llorar. Le pregunté qué le pasaba y, al final, me confesó que se había liado con Christian para robar un niño de Praia da Luz a una familia rica”, declaró a Sky News.

Ralphs, Brückner y su amigo común, un extranjero cuyo nombre no puede revelarse por motivos legales, formaban parte de una comunidad nómada y bohemia que vivía aislada en el suroeste de Portugal.

“Christian sabía que el tipo era vulnerable y quería viajar al extranjero, pero no podía marcharse porque no podía pagar los billetes de avión”, explicó Ralphs al corresponsal Martin Brunt de Sky News.

Según el medio británico, Ralphs le dijo a su amigo que no se involucrara y se ofreció a ayudarlo económicamente cuando regresara de un viaje al Reino Unido.

“Le dije que no podía involucrarse en el secuestro de una persona para pedir rescate, eso es ridículo, entonces me explicó - ‘no, no es así’. Christian tenía un cliente, un comprador en fila, una pareja alemana que no podía tener hijos”, añadió.