David Cameron confrontó al ministro de Exteriores de Putin por la muerte de Navalny: “Rusia tendrá que pagar”

El canciller británico interpeló en el G20 a Sergei Lavrov tras el fallecimiento del líder opositor ruso en prisión. También criticó la invasión a Ucrania

Compartir
Compartir articulo
David Cameron en la reunión de cancilleres del G20 (MAURO PIMENTEL / AFP)
David Cameron en la reunión de cancilleres del G20 (MAURO PIMENTEL / AFP)

El ministro de Relaciones Exteriores del Reino Unido, David Cameron, interpeló en la reunión de cancilleres del G20 en Río de Janeiro a su par ruso, Sergei Lavrov, por la muerte del opositor Alexei Navalny. “Rusia tendrá que pagar”, le dijo el representante del gobierno de Rishi Sunak al enviado de Vladimir Putin.

El diplomático británico aprovechó el encuentro para criticar a Lavrov por la invasión rusa a Ucrania y por el “asesinato” del líder de la oposición. En el encuentro, los enviados de Estados Unidos, Australia, Canadá, Alemania, Italia, Francia y Noruega también criticaron a Rusia.

Hay que hacer pagar a Rusia por su agresión”, subrayó Cameron en la cumbre cuando se refirió a la guerra en Ucrania. “No hay problema más serio para el mundo, y es el mundo que está aquí reunido, que un país invadiendo a otro de esta manera completamente ilegal e inaceptable”, manifestó.

Y siguió: “El mundo entero debería respaldar a Ucrania, debería apoyar a Ucrania y debería denunciar la ilegalidad de lo que Putin y sus cómplices han hecho”.

De acuerdo a lo que consignó la BBC, a Cameron se unieron los ministros de Asuntos Exteriores de Francia, Canadá y Alemania para nombrar a Navalny y apuntar contra el gobierno ruso por su “asesinato” adelante de Lavrov.

El ruso Sergei Lavrov en el encuentro de ministros de Exteriores del G20 (AP Photo/Silvia Izquierdo)
El ruso Sergei Lavrov en el encuentro de ministros de Exteriores del G20 (AP Photo/Silvia Izquierdo)

Se informó que el político del Kremlin miró hacia otro lado y luego observó su teléfono, antes de usar su propio discurso para negar las acusaciones de asesinato y calificarlas de “inventadas”.

Los dichos de Cameron se produjeron luego de que el Reino Unido sancionara a los responsables de la prisión donde murió Alexei Navalny.

El Reino Unido vetará y congelará los activos en este país a los responsables de la prisión del Ártico donde el opositor ruso fue “detenido y asesinado”, según la lista de nuevas sanciones anunciadas este miércoles por el ministro británico de Asuntos Exteriores, David Cameron.

El político ruso, considerado enemigo número uno del Kremlin, falleció repentinamente el pasado día 16 en la cárcel ártica “Lobo Polar”, y su esposa y su equipo han culpado al presidente ruso, Vladimir Putin, de ordenar su asesinato.

En un comunicado emitido ayer, el Foreign Office reveló que los seis individuos sancionados incluyen a Vadim Konstantinovich Kalinin, el hombre que supervisó la “brutal” prisión en la que Navalny “era retenido en confinamiento solitario hasta dos semanas cada vez”.

“El estado de Navalny se había deteriorado en estos tres años de prisión. Sufrió al haberle sido denegado el tratamiento médico, así como tras haber tenido que caminar en condiciones meteorológicas a 32 grados bajo cero mientras estaba retenido en la cárcel”, detalló la nota.

El estadounidense Antony Blinken junto al británico David Cameron (MAURO PIMENTEL / AFP)
El estadounidense Antony Blinken junto al británico David Cameron (MAURO PIMENTEL / AFP)

El Reino Unido es el primer país que impone sanciones como respuesta a la muerte del opositor ruso, que “dedicó su vida a exponer la corrupción del sistema ruso, pidiendo una política libre y abierta y haciendo que el Kremlin rindiera cuentas”.

“Está claro que las autoridades rusas vieron a Navalny como una amenaza e intentaron silenciarlo en repetidas ocasiones”, indicó Cameron en el escrito.

El jefe de la diplomacia británica señaló que operarios del Servicio Federal de Seguridad de Rusia (FSB, en inglés) “lo envenenaron con Novichok en 2020, lo encarcelaron por llevar a cabo actividades políticas pacíficas y lo enviaron a la cárcel del Ártico” al tiempo que consideró que “nadie debería dudar de la naturaleza opresiva del sistema ruso”.

“Por eso hoy sancionamos a los funcionarios más veteranos de la prisión responsable de su custodia, donde pasó sus últimos meses. Aquellos responsables del trato brutal a Navalny no deberían albergar ilusiones. Los llevaremos ante la justicia”, concluyó Cameron.

Tras la inesperada muerte del opositor ruso el pasado viernes, el Foreign Office convocó al representante diplomático en Londres del Gobierno ruso para dejar claro que su fallecimiento debe ser investigado en profundidad y de manera transparente; y que aquellos en el régimen ruso responsables han de rendir cuentas ante la justicia.