Corea del Sur advirtió a los médicos en huelga que vuelvan a sus puestos o enfrentarán duras sanciones

El gobierno explicó que si los galenos no ponen fin a los paros, podría suponer numerosos castigos legales. Hasta el momento, se recibieron 58 quejas de ciudadanos por la huelga, la mayoría sobre retrasos indefinidos en cirugías y cancelaciones de otros tratamientos médicos

Compartir
Compartir articulo
Médicos en formación asisten a una reunión en el edificio de la Asociación Médica de Corea en Seúl, Corea del Sur, el martes 20 de febrero de 2024. (AP Foto/Ahn Young-joon)
Médicos en formación asisten a una reunión en el edificio de la Asociación Médica de Corea en Seúl, Corea del Sur, el martes 20 de febrero de 2024. (AP Foto/Ahn Young-joon)

El gobierno de Corea del Sur advirtió este miércoles a miles de médicos en huelga que regresen al trabajo de inmediato o enfrenten acciones legales, tras unos paros que han provocado numerosas cancelaciones de cirugías y afectado a otras labores hospitalarias.

Unos 7.800 médicos residentes y en prácticas en Corea del Sur dejaron sus puestos esta semana en protesta por los planes del gobierno de reclutar más estudiantes de medicina.

Las autoridades dicen que quieren incrementar en 2.000 plazas el número máximo de alumnos en facultades de medicina del país a partir del año que viene para gestionar el rápido envejecimiento de la población surcoreana. Pero los grupos de médicos se han opuesto al plan, afirmando que las universidades no están listas para ofrecer educación de calidad a tantos estudiantes. También dicen que el plan del gobierno incrementaría los gastos médicos del estado.

Las 2.000 plazas adicionales son “una cifra sin sentido”, dijo el martes en un comunicado la Asociación Coreana de Residentes en Prácticas. “Confiamos en que el gobierno reconsidere su plan y elabore una medida que refleje las voces de los médicos en formación”.

Los médicos al inicio de su carrera suelen asistir a los médicos veteranos en cirugías y atienden a pacientes ingresados. Sus paros han complicado la labor en los hospitales. El Ministerio de Salud dijo el miércoles que las autoridades habían recibido 58 quejas de ciudadanos por la huelga, la mayoría sobre retrasos indefinidos en cirugías y cancelaciones de otros tratamientos médicos.

Médicos marchan contra la política médica del gobierno cerca de la oficina presidencial en Seúl, Corea del Sur, el jueves 15 de febrero de 2024. (AP Foto/Ahn Young-joon)
Médicos marchan contra la política médica del gobierno cerca de la oficina presidencial en Seúl, Corea del Sur, el jueves 15 de febrero de 2024. (AP Foto/Ahn Young-joon)

“Que una acción colectiva paralice las vidas y la seguridad de la gente no puede justificarse por ningún motivo”, afirmó el ministro de Seguridad e Interior, Lee Sang-min, en una conferencia de prensa con otros funcionarios de alto nivel.

Lee dijo que el gobierno había emitido una orden oficial de que los médicos en huelga regresaran al trabajo. El gobierno tratará con mano firme los paros de los médicos, de acuerdo con la legislación médica y otras normas, añadió.

La legislación médica surcoreana permite al gobierno emitir esas órdenes de vuelta al trabajo a médicos y otros trabajadores de salud cuando hay preocupaciones graves sobre la salud pública. Si se niegan a cumplir la orden, se exponen a condenas de hasta tres años de prisión o multas de 30 millones de wons (22.480 dólares), una sanción que también supondría la retirada de sus licencias médicas, según la ley.

El ministro de Justicia, Park Sung-jae, acusó a algunos médicos de intentar proteger “sus intereses” y dijo que si se niegan a reincorporarse, las autoridades presentarán cargos y arrestarán a sus líderes.

Los médicos en formación, por su parte, dijeron que la orden del gobierno de volver al trabajo era una forma de intimidación y debía retirarse de inmediato. Muchos médicos veteranos apoyan a sus colegas con menos experiencia.

Un paciente es trasladado en el Hospital Universitario Nacional de Pusan en Busan, Corea del Sur, el 21 de febrero de 2024. REUTERS/Kim Hong-Ji
Un paciente es trasladado en el Hospital Universitario Nacional de Pusan en Busan, Corea del Sur, el 21 de febrero de 2024. REUTERS/Kim Hong-Ji

Un sondeo reciente sugirió que la mayoría de los surcoreanos apoya el plan del gobierno. Algunos críticos dijeron que los médicos, una de las profesiones mejor pagadas en Corea del Sur, se oponen a un gran incremento de las plazas universitarias porque les preocupa perder ingresos.

Para el martes por la noche, unos 8.820 de los 13.000 médicos en prácticas habían presentado su renuncia ante sus hospitales. Ninguna de las dimisiones fue aceptada, pero unos 7.810 de los médicos se habían ausentado de sus puestos de trabajo, indicó a la prensa el viceministro de Salud, Park Min-soo.

Para gestionar la ausencia de los médicos en prácticas, el gobierno ha abierto los hospitales militares al público, ampliado el horario de apertura de instituciones médicas públicas y mantenido los centros de urgencias médicas abiertos las 24 horas. Sin embargo, los expertos dijeron que si los paros se prolongan o se les unen médicos veteranos, eso podría causar graves complicaciones en el servicio médico general de Corea del Sur.

Corea del Sur tiene un total de 140.000 médicos. La Asociación Médica de Corea dijo que tiene previsto celebrar marchas en apoyo de los médicos en prácticas, pero no ha decidido si iniciará una huelga.

(Con información de AP)