La agencia atómica de la ONU, Bélgica y Francia anunciaron que en 2024 se realizará la primera Cumbre sobre Energía Nuclear de la historia

Será la reunión de más alto nivel hasta la fecha centrada exclusivamente en este tipo de energía, que puede ayudar a reducir el consumo de combustibles fósiles y, al mismo tiempo, satisfacer la creciente demanda de electricidad. Javiel Milei, que asumirá la presidencia de Argentina el próximo 10 de diciembre, también fue invitado

Compartir
Compartir articulo
La primera Cumbre sobre Energía Nuclear de la historia se celebrará en Bruselas en marzo de 2024 (Fuente: OIEA)

Siguiendo la iniciativa del Organismo Internacional de Energía Atómica (OIEA), líderes de todo el mundo se reunirán en una Cumbre sobre Energía Nuclear en Bruselas a principios del próximo año para destacar el papel de la energía nuclear a la hora de abordar los retos mundiales de reducir el uso de combustibles fósiles, mejorar la seguridad energética e impulsar el desarrollo económico.

Organizada conjuntamente por el OIEA, Bélgica y Francia, la Cumbre tendrá lugar los días 21 y 22 de marzo de 2024 en Bruselas.

Copresidida por el Director General del OIEA, Rafael Grossi, y el Primer Ministro belga, Alexander De Croo, será la reunión de más alto nivel hasta la fecha centrada exclusivamente en el tema de la energía nuclear, que está atrayendo un interés creciente de muchos países porque puede ayudar a reducir el consumo de combustibles fósiles y, al mismo tiempo, satisfacer la creciente demanda de electricidad gestionable con bajas emisiones de carbono.

Se espera que unos 30 países participen en la Cumbre. También se espera la asistencia de líderes de la industria, directores de grupos de reflexión, expertos y representantes de la sociedad civil. Javiel Milei, que asumirá la presidencia de Argentina el próximo 10 de diciembre, también fue invitado. Para el argentino, será una de las primeras oportunidades de su Gobierno para reunirse con líderes mundiales.

“Si se quiere conciliar creación de empleo, autonomía y soberanía estratégicas y bajas emisiones de carbono, no hay nada más sostenible y fiable que la energía nuclear”, afirmó el mandatario francés, Emmanuel Macron, este domingo durante la cumbre de la Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (COP28), donde se confirmó el anuncio.

El presidente de Francia, Emmanuel Macron, a la derecha, habla junto al primer ministro de Bélgica, Alexander De Croo, a la izquierda, y Rafael Mariano Grossi, director general del Organismo Internacional de Energía Atómica, en la Cumbre del Clima de la ONU COP28, el sábado 2 de diciembre de 2023, en Dubai, Emiratos Árabes Unidos. (AP)
El presidente de Francia, Emmanuel Macron, a la derecha, habla junto al primer ministro de Bélgica, Alexander De Croo, a la izquierda, y Rafael Mariano Grossi, director general del Organismo Internacional de Energía Atómica, en la Cumbre del Clima de la ONU COP28, el sábado 2 de diciembre de 2023, en Dubai, Emiratos Árabes Unidos. (AP)

Por su parte, el premier belga De Croo declaró: “Me siento increíblemente honrado de anunciar que es la primera vez que tendremos un evento al nivel de jefes de estado, del nivel de líderes de gobierno para reunirnos en Bruselas y ver cómo podemos dar el siguiente paso”. “Se trata, obviamente, de economía y energía. Se trata de innovación e inclusión, pero también de regulación y seguridad. Y por eso el papel del OIEA es crucial en este asunto”, agregó.

“Cada vez son más los países que planean introducir la energía nuclear en su combinación energética o ampliar los programas de energía nuclear ya existentes. Hemos asistido a un claro cambio positivo en los últimos años, con una conciencia cada vez mayor de que la energía nuclear es una parte indispensable de la solución a algunos de los retos mundiales más acuciantes de nuestro tiempo”, declaró el Director General Grossi.

“La Cumbre de la Energía Nuclear pondrá de relieve este renovado impulso para la energía nuclear y también proporcionará un foro de alto nivel para mostrar soluciones a algunos de los problemas a los que se enfrenta el sector para desarrollar todo su potencial, incluso desde una perspectiva industrial. En este sentido, también será un lugar para estrechar lazos entre los ejecutivos políticos y los de la industria, que son de vital importancia para el futuro de la energía nuclear”, declaró.

Según detalló la OIEA, la Cumbre constará de un segmento de alto nivel con Jefes de Estado y de Gobierno, así como de un debate científico con destacados expertos sobre cuestiones que van desde las nuevas tecnologías de reactores hasta los sistemas energéticos híbridos que integran tanto la energía nuclear como las energías renovables, pasando por la innovación a lo largo de todo el ciclo del combustible y el ciclo de vida de las instalaciones nucleares.

El debate político se centrará en los obstáculos que dificultan el pronto despliegue de las nuevas tecnologías nucleares y en las soluciones y oportunidades identificadas en todo el mundo para superarlos. “Se examinarán retos como la seguridad del suministro y el desmantelamiento seguro de los reactores nucleares. Además, la Cumbre mostrará la iniciativa Atom4NetZero del OIEA, que proporciona a los responsables de la toma de decisiones una modelización de escenarios energéticos exhaustiva y basada en datos que también incluye todo el potencial de la energía nuclear para contribuir a las emisiones netas cero”, adelantó la agencia.

“Los líderes tendrán la oportunidad de esbozar sus visiones sobre cómo la energía nuclear puede ayudarles a cumplir tanto sus objetivos de cero emisiones netas como los de desarrollo sostenible. Con el mundo luchando contra una crisis climática y, al mismo tiempo, necesitando cada vez más energía, esta Cumbre no podría ser más importante y oportuna. Todos debemos unir nuestras fuerzas en esta lucha existencial a la que nos enfrentamos. La energía nuclear es una fuente de energía limpia y fiable, y el mundo necesita mucha más”, agregó Grossi.

“En Bélgica, con la ampliación de las centrales de Doel 4 y Tihange 3, hemos demostrado que las tecnologías nucleares ocupan el lugar que les corresponde en la combinación energética. Contribuyen a la seguridad energética y a la competitividad de nuestra economía, al tiempo que ayudan a reducir el uso de combustibles fósiles. Bélgica tiene la ambición de liderar la investigación sobre el desmantelamiento seguro de instalaciones nucleares, las aplicaciones médicas de los radioisótopos y la investigación innovadora sobre pequeños reactores modulares”, había asegurado semanas atrás el Primer Ministro De Croo.

Este domingo, durante la COP28, más de una veintena de países acordaron triplicar la capacidad actual de la energía nuclear a nivel global para 2050. Los países firmantes, entre los que se encuentran entre otros Estados Unidos, Bulgaria, Canadá, República Checa, Finlandia, Francia, Ghana, Hungría, Japón, Corea del Sur, Países Bajos, Polonia, Rumania, Eslovaquia, Eslovenia, Suecia, Ucrania, Emiratos Árabes Unidos y Reino Unido, se comprometieron a “trabajar juntos para avanzar en el objetivo global de triplicar la capacidad de energía nuclear desde 2020 hasta 2050, reconociendo las diferentes circunstancias internas de cada participante”.

De igual modo, también se comprometen a adoptar medidas nacionales para garantizar que “las centrales nucleares funcionen de manera responsable y de conformidad con los más altos estándares de seguridad, sostenibilidad, protección y no proliferación”, y que los residuos de combustible se gestionen de manera responsable a largo plazo.

Según cálculos del OIEA, 412 reactores nucleares en 31 países facilitan actualmente casi el 10% del total de producción eléctrica mundial. Eso representó en 2022 el equivalente a 2.545 teravatios (TWh). Un teravatio equivale a 1.000 gigavatios.

Comparativamente, la energía nuclear es la más rentable en términos de inversión por gigavatio generado respecto a cualquier fuente renovable, según un informe conjunto de 2020 de la AIE y el OIEA.

El nuevo informe anual del OIEA sobre las perspectivas de la energía nuclear prevé que la capacidad nuclear instalada se duplicará con creces hasta alcanzar los 890 gigavatios en 2050, frente a los 369 gigavatios actuales. Esto representa un aumento de casi el 25% respecto a la predicción del Organismo en 2020, con sus proyecciones revisadas al alza por tercer año consecutivo.