Ya son 2.000 los civiles muertos en Ucrania por ataques rusos en lo que va de año

Las autoridades han también elevado este jueves a 11.000 los heridos en el marco de una guerra iniciada en febrero de 2022 y que avanza sin solución de continuidad

Compartir
Compartir articulo
Ucrania cifra en 2.000 los civiles muertos por ataques rusos en lo que va de año (Europa Press/Contacto/Oleksii Chumachenko)
Ucrania cifra en 2.000 los civiles muertos por ataques rusos en lo que va de año (Europa Press/Contacto/Oleksii Chumachenko)

Las autoridades de Ucrania han elevado este jueves a 2.000 los civiles muertos y 11.000 los heridos en lo que va de año por los ataques de las Fuerzas Armadas de Rusia contra el territorio ucraniano en el marco de una guerra iniciada en febrero de 2022 y que avanza sin solución de continuidad.

“Durante once meses de este año, los rusos han disparado 59.000 veces contra zonas pobladas en 24 regiones de Ucrania”, ha manifestado el ministro del Interior, Igor Klimenko, que sitúa las regiones de Zaporizhzhia, Kherson, Donetsk, Kharkiv, Sumi y Chernigov como escenario de “los bombardeos más intensos”.

El ministro del Interior ucraniano ha mantenido una reunión con los embajadores de los países del G7 en la que han abordado la situación de seguridad en el país y del ciberespacio, el proyecto de desminado del territorio nacional, así como la lucha contra la corrupción, reza un comunicado del Ministerio.

En este contexto, Klimenko ha advertido de que para hacer frente a la ofensiva ucraniana en la región de Kherson, el Ejército requiere de mayor armamento. “No tenemos armas. No podemos alcanzar al enemigo en la orilla izquierda del Dniéper”, ha manifestado el ministro del Interior ucraniano.

Sin embargo, el encargado de la cartera del Interior ha puesto en valor la constante colaboración de los países del G7, un apoyo sin el que Ucrania “no habría podido implementar gran parte de lo que ya ha hecho”.

Agentes de policía inspeccionan una zona residencial del pueblo de Groza, en el distrito de Kupiansk, región de Kharkiv, noreste de Ucrania, donde un misil ruso causó la muerte a más de cincuenta civiles (EFE/EPA/PAVLO PAKHOMENKO)
Agentes de policía inspeccionan una zona residencial del pueblo de Groza, en el distrito de Kupiansk, región de Kharkiv, noreste de Ucrania, donde un misil ruso causó la muerte a más de cincuenta civiles (EFE/EPA/PAVLO PAKHOMENKO)

“Sentimos este apoyo no solo en el Ministerio del Interior, dentro del país, sino también en el campo de batalla”, ha zanjado.

Por su parte, El ministro de Relaciones Exteriores de Ucrania, Dmytro Kuleba, insistió el miércoles en que los aliados de la OTAN no muestran signos de fatiga bélica y siguen comprometidos a ayudar a Ucrania a defenderse contra Rusia y recuperar el territorio ocupado.

Kuleba también dijo que el presidente Vladimir Putin está calculando mal si ve algún valor en mantener sus fuerzas en Ucrania al menos hasta las elecciones presidenciales en Estados Unidos dentro de un año, lo que podría marcar el comienzo de una nueva administración.

“Escuché un claro ‘no’ a cualquier referencia a la fatiga, y escuché (un) claro ‘sí’ a un mayor apoyo a Ucrania”, dijo Kuleba después de reunirse con sus homólogos de la OTAN en Bruselas. Dijo que algunos aliados habían hecho nuevas ofertas de apoyo, pero se negó a dar detalles.

“Entienden que para sentirse seguros, para no terminar en una situación en la que los soldados de la OTAN tendrán que luchar, Ucrania tiene que ganar en esta guerra”, dijo Kuleba.

Más de 650 días después de la guerra, los combates entre Rusia y Ucrania se han estancado y ninguno de los dos ha podido lograr avances significativos. La OTAN cree que Rusia ha sufrido alrededor de 300.000 bajas, pero los funcionarios se niegan a especular sobre el número de víctimas en Ucrania.

La OTAN como organización no proporciona asistencia militar a Ucrania, aunque muchos miembros lo hacen de forma individual y en grupos. Pero el suministro de municiones y equipos se ha convertido en un desafío a medida que disminuyen los arsenales nacionales de armas.

(Con información de Europa Press y AP)