Rusia prolongó hasta el 30 de enero la detención del periodista norteamericano Evan Gershkovich

La extensión se daba por sentada, ya que ante este tipo de cargos es inusual que los tribunales de Putin liberen a personas encarceladas a la espera de juicio

Compartir
Compartir articulo
El periodista del Wall Street Journal Evan Gershkovich. (AP foto/Alexander Zemlianichenko)
El periodista del Wall Street Journal Evan Gershkovich. (AP foto/Alexander Zemlianichenko)

Un tribunal de Moscú prolongó este martes dos meses, hasta el 30 de enero, la prisión preventiva del periodista norteamericano Evan Gershkovich, detenido el pasado marzo en Rusia por sospechas de “espionaje”, una acusación que él niega tajantemente.

“El período de detención de Evan Gershkovich (...) queda prolongado por dos meses”, hasta el 30 de enero de 2024″, indicó en un comunicado el servicio de prensa del tribunal Lefortovski.

La prensa no fue autorizada a asistir a la audiencia, celebrada a puerta cerrada, y apenas un puñado de periodistas pudo reunirse ante el tribunal en medio de un frío glacial, según una corresponsal de AFP presente en el lugar.

La prolongación de su detención se daba por sentada, ya que ante este tipo de cargos es inusual que la justicia rusa libere a personas encarceladas a la espera de juicio.

El periodista del Wall Street Journal, de 32 años, fue detenido el 29 de marzo durante un reportaje en los montes Urales. Desde entonces está en la prisión de Lefortovo, en la capital rusa.

Gershkovich, quien también trabajó para la AFP en Moscú, está acusado de espionaje, un delito que puede acarrearle 20 años de cárcel. Él niega las acusaciones, al igual que las autoridades de su país, su diario y sus allegados.

Rusia nunca ha presentado públicamente elementos de prueba de las acusaciones y el conjunto del proceso está bajo secreto de sumario. Tampoco se indicó por el momento una fecha para la celebración de su juicio.

Por otro lado, el esposo de la periodista rusoestadounidense Alsu Kurmasheva, detenida en Rusia acusada de no haberse registrado como “agente extranjera”, pidió este lunes al Gobierno de Estados Unidos que la declare como “persona injustamente detenida”.

La periodista de Radio Free Europe/Radio Liberty (RFE/RL) Alsu Kurmasheva. REUTERS/ Alexey Nasyrov/Foto de archivo
La periodista de Radio Free Europe/Radio Liberty (RFE/RL) Alsu Kurmasheva. REUTERS/ Alexey Nasyrov/Foto de archivo

La periodista forma parte de la redacción del servicio tártaro-bashkirio de Radio Free Europe/Radio Liberty (RFE/RL), que opera con financiación del Gobierno de Estados Unidos y que está basado en Praga.

En una rueda de prensa en Washington, su esposo, Pavel Butorin, que dirige el canal de televisión en ruso Current Time TV, que también forma parte del grupo RFE/RL, pidió al Gobierno de Joe Biden que la designe como injustamente detenida, lo que vendría acompañado de una implicación de la diplomacia estadounidense en su caso.

“Ha sido tomada como rehén del Gobierno ruso porque es una ciudadana estadounidense y una periodista de RFE/RL”, afirmó Butorin, que compareció acompañado del presidente en funciones del grupo mediático RFE/RL, Jeffrey Gedmin.

Gedmin, por su parte, criticó que “hasta este momento el Gobierno de Estados Unidos ha sido llamativamente imparcial” en el caso de Kurmasheva, al pedir también la designación de persona injustamente detenida, que en su opinión “ayudaría” a la periodista.

El director de RFE/RL explicó que además de la batalla legal en Rusia y de las conversaciones que mantienen con el Gobierno de Estados Unidos para lograr la designación, también están en contacto con socios en Europa que puedan establecer una “línea de comunicación” para mediar con el Kremlin.

También participó de la rueda de prensa el director en Washington de The Wall Street Journal, Paul Beckett, en representación de la campaña para la liberación de Evan Gershkovich.

En el caso de Gershkovich, el Gobierno de Estados Unidos sí que ha usado la designación de persona injustamente detenida, lo que según Beckett equivale a que Washington lo considere un “rehén” de Rusia.

“Los dos son periodista que han sido capturados por los rusos para tener influencia sobre Estados Unidos”, dijo.

Kurmasheva viajó a Rusia el pasado 20 de mayo por motivos familiares y fue detenida el 2 de junio cuando se disponía a abordar un vuelo de regreso.

Las autoridades rusas le confiscaron sus pasaportes ruso y estadounidense, le impusieron una multa por no informar de su segunda ciudadanía y la dejaron en libertad.

La periodista permaneció en Kazán, de donde es originaria, a la espera de que le devolvieran el pasaporte para salir de Rusia, cuando fue detenida en octubre acusada de no inscribirse como “agente extranjero” en el Ministerio de Justicia, lo que se castiga en Rusia con hasta cinco años de prisión.

Butorin dijo que la acusación de las autoridades rusas es “absurda”.

(Con información de AFP y EFE)