Finlandia cerrará su frontera con Rusia ante el sospechoso aumento de migrantes indocumentados

El Ejecutivo acusó a Moscú de estar detrás de esta actividad de injerencia y aseguró que no permitirá este sabotaje a su seguridad nacional

Compartir
Compartir articulo
Finlandia cerrará su frontera con Rusia ante el sospechoso aumento de migrantes indocumentados (EFE)
Finlandia cerrará su frontera con Rusia ante el sospechoso aumento de migrantes indocumentados (EFE)

Finlandia anunció este martes que, desde el miércoles a la noche, su frontera con Rusia permanecerá completamente cerrada para el paso de personas, hasta el 13 de diciembre. Esto incluye la anulación de ocho pasos a lo largo de los 1.340 kilómetros que recorre el límite.

La decisión, explicó el Ejecutivo, responde a un llamativo aumento de viajeros que ingresan al país para solicitar asilo, una maniobra -aseguran- impulsada por el Kremlin.

“Se trata de actividades de injerencia rusa y eso es algo que no aceptamos”, declaró con el anuncio el primer ministro Petteri Orpo, a la par que describió la medida como “necesaria y proporcionada”.

Orpo acusó a Rusia de estar detrás de estas actividades de injerencia y aseguró que no permitirán este ataque contra su seguridad nacional (REUTERS)
Orpo acusó a Rusia de estar detrás de estas actividades de injerencia y aseguró que no permitirán este ataque contra su seguridad nacional (REUTERS)

Desde la semana pasada, siete de los ocho pasos en Finlandia están cerrados como primer intento por contener este flujo. Sin embargo, ahora, el Raja-Jooseppi -el más septentrional- también dejará de funcionar y quedarán como medios legítimos únicamente puertos y aeropuertos. Los trenes de carga seguirán operando con normalidad.

“Se trata de una actividad organizada, no de una auténtica emergencia. La facilidad con la que los migrantes encontraron el camino hasta el remoto paso fronterizo Raja-Jooseppi es también una prueba de ello”, sumó Orpo y respondió al ser consultado por las duras condiciones a las que se tendrán que enfrentar quienes lleguen a este límite y sean rechazados que “confiamos en el criterio de la Guardia de Fronteras y en su capacidad para responder a distintas situaciones”.

Por su parte, la ministra de Interior, Mari Rantenen, dijo que “la cuestión no es la cantidad de refugiados que llegan sino los motivos detrás de su llegada”.

Sólo en noviembre, unas 900 personas procedentes de Kenia, Marruecos, Pakistán, Somalia, Siria y Yemen llegaron a Finlandia vía Rusia en busca de asilo, informó la Guardia de Fronteras. Esta cifra, que antes se limitaba a unos pocos viajeros, llevó a Helsinki a sospechar de una operación de Moscú para enviar a estos sujetos a su país en represalia por adherirse a la OTAN y aumentar su asistencia a Ucrania.

Sólo en noviembre, unas 900 personas procedentes de Kenia, Marruecos, Pakistán, Somalia, Siria y Yemen llegaron a Finlandia vía Rusia en busca de asilo (AP)
Sólo en noviembre, unas 900 personas procedentes de Kenia, Marruecos, Pakistán, Somalia, Siria y Yemen llegaron a Finlandia vía Rusia en busca de asilo (AP)

Inclusive, la víspera aseguraron tener información de inteligencia sobre ayudas que las autoridades rusas brindan a estas personas y que, también, hay otro grupo en camino desde Rusia.

“Finlandia es el objetivo de una operación híbrida rusa”, apuntó Mari Rantanen, del partido ultraderechista Verdaderos Finlandeses, y explicó que la decisión no es cuestión de políticas de asilo o inmigración sino de seguridad nacional.

“Rusia ha provocado esta situación y también puede ponerle fin”, concluyó el Primer Ministro.

El Kremlin, por su parte, negó estas acusaciones y rechazó cualquier tipo de vínculo con los viajeros. El viceministro de Asuntos Exteriores, Alexander Grushki, sostuvo que la decisión de Finlandia era “simplemente irracional”, a lo que se sumó el presidente de la Duma, Viacheslav Volodin, que dijo que “esta decisión les costará a los finlandeses unos 3.000 millones de euros”.

Rusia rechazó las acusaciones, a pesar de que meses atrás había prometido "contramedidas" por el apoyo de Finlandia a Ucrania (REUTERS)
Rusia rechazó las acusaciones, a pesar de que meses atrás había prometido "contramedidas" por el apoyo de Finlandia a Ucrania (REUTERS)

La relación entre Moscú y Helsinki comenzó su deterioro en febrero de 2022, cuando inició la guerra sobre Ucrania, y acabó por desmoronarse en abril de este año con la adhesión formal de Finlandia a la OTAN.

Esto, además de asegurar una mayor defensa al territorio por parte de todos los estados miembros, implica un envío de asistencias a Kiev, junto con la de otros aliados occidentales. Es por ello que Rusia advirtió, meses atrás, de “contramedidas”.

(Con información de Reuters, EFE y AFP)