El Papa castigó a uno de sus críticos de mayor rango: es su segunda acción contra prelados conservadores de Estados Unidos

Francisco revocó el privilegio del cardenal Raymond Burke a un departamento subsidiado en el Vaticano y a su salario, por ser una fuente de “desunión” en la Iglesia

Compartir
Compartir articulo
FOTO DE ARCHIVO: El cardenal Raymond Leo Burke (REUTERS/Alessandro Bianchi/Foto de archivo)
FOTO DE ARCHIVO: El cardenal Raymond Leo Burke (REUTERS/Alessandro Bianchi/Foto de archivo)

El papa Francisco decidió castigar a uno de sus críticos de más alto rango, el cardenal Raymond Burke, revocando su derecho a un departamento subsidiado en el Vaticano y a su salario, en la segunda acción radical de este tipo contra un prelado conservador estadounidense este mes.

Francisco dijo en una reunión de jefes de oficinas del Vaticano la semana pasada que iba contra Burke porque era una fuente de “desunión” en la Iglesia, dijo uno de los participantes en la reunión del 20 de noviembre. El participante habló bajo condición de anonimato porque no estaba autorizado a revelar el contenido del encuentro.

Francisco dijo que estaba eliminando los privilegios de Burke de tener un apartamento subsidiado en el Vaticano y un salario como cardenal retirado porque estaba usando esos privilegios contra la Iglesia, dijo otra persona que posteriormente fue informada sobre las medidas del Papa. Esa persona también habló bajo condición de anonimato porque no estaba autorizada a revelar los detalles.

Burke no ha recibido ninguna notificación sobre las medidas que se están tomando, dijo su secretaria en un mensaje a la agencia AP.

Burke, un abogado canónico de 75 años a quien Francisco había despedido como juez del Tribunal Supremo del Vaticano en 2014, se ha convertido en uno de los críticos más abiertos del Papa, su acercamiento a los católicos LGBTQ+ y su proyecto de reforma para hacer que la Iglesia sea más receptiva a las necesidades de los fieles comunes y corrientes.

Imagen de archivo del papa Francisco (EFE/EPA/RICCARDO ANTIMIANI)
Imagen de archivo del papa Francisco (EFE/EPA/RICCARDO ANTIMIANI)

En dos ocasiones, Burke se ha unido a otros cardenales conservadores para formular preguntas formales al pontífice, conocidas como “dubia”, pidiéndole que aclare cuestiones de doctrina que molestan a conservadores y tradicionalistas. En el primero, le pidieron a Francisco que aclarara su acercamiento a los católicos divorciados y vueltos a casar civilmente, y Francisco nunca respondió. En el segundo, preguntaron si las parejas del mismo sexo podrían recibir bendiciones de la iglesia, y recibieron un tal vez condicional como respuesta.

Luego, en vísperas de la gran reunión de obispos de Francisco el mes pasado, conocida como sínodo, Burke presidió una especie de contrasínodo a pocos pasos de la Plaza de San Pedro. Allí, Burke pronunció una dura reprimenda a la visión de Francisco sobre la “sinodalidad”, así como a su proyecto general de reforma para la Iglesia.

“Desafortunadamente, está muy claro que la invocación del Espíritu Santo por parte de algunos tiene el objetivo de presentar una agenda que es más política y humana que eclesial y divina”, dijo Burke en la conferencia titulada La Babel sinodal.

Burke siempre ha defendido sus acciones como de servicio a la iglesia y al papado, diciendo que era su obligación como cardenal y obispo defender las enseñanzas de la Iglesia y corregir errores.

“Las ovejas dependen del coraje de los pastores que deben protegerlas del veneno de la confusión, el error y la división”, dijo en la conferencia del 3 de octubre, provocando el aplauso de la multitud.

Burke, que pasa gran parte de su tiempo en Estados Unidos en el santuario de Nuestra Señora de Guadalupe que fundó en su Wisconsin natal, es el segundo prelado estadounidense que enfrenta castigo en lo que parece ser una nueva fase del pontificado de Francisco. Este período reformista parece haberse acelerado con la llegada en septiembre del nuevo zar de la doctrina elegido personalmente por Francisco, el cardenal argentino Víctor Fernández.

Francisco destituyó por la fuerza al obispo de Tyler, Texas, Joseph Strickland (Vatican Media/Handout via REUTERS)
Francisco destituyó por la fuerza al obispo de Tyler, Texas, Joseph Strickland (Vatican Media/Handout via REUTERS)

A principios de este mes, Francisco destituyó por la fuerza al obispo de Tyler, Texas, Joseph Strickland, otro conservador que también se había convertido en uno de los críticos de Francisco. Strickland fue destituido después de una investigación del Vaticano sobre el gobierno de su diócesis.

En un tuit del martes, Strickland expresó su sorpresa por los informes de que Francisco había tomado medidas contra su compatriota estadounidense.

“Si esto es cierto, es una atrocidad a la que debemos oponernos. Si se trata de información falsa, debe corregirse de inmediato”, dijo Strickland.

Cuando se le preguntó el martes sobre la decisión de Francisco, el portavoz del Vaticano, Matteo Bruni, no negó los informes, pero remitió las preguntas a Burke.

“No tengo nada especial que decir al respecto”, dijo Bruni a los periodistas.

El papa Benedicto XVI nombró cardenal a Burke en 2010, después de nombrarlo prefecto de la Signatura Apostólica, el tribunal superior del Vaticano. Después de que Francisco lo destituyó de ese puesto en 2014, nombró a Burke cardenal patrón de los Caballeros de Malta, un papel prestigioso pero limitado.

Pero allí también Burke y Francisco chocaron por la participación de Burke en una crisis de gobernanza en la orden de caballería. Francisco lo hizo a un lado y nombró a dos enviados posteriores para esencialmente reemplazarlo.

Más recientemente, los dos aparentemente estaban en desacuerdo sobre las vacunas COVID-19. Francisco había sido un gran defensor de las vacunas y había arremetido contra los escépticos de las vacunas, entre los que se encontraban algunos católicos conservadores.

Durante una conferencia de prensa aérea en 2021, Francisco lamentó a los “negacionistas” de las vacunas en el Colegio Cardenalicio, en aparente referencia a Burke, que acababa de ser hospitalizado en Estados Unidos y conectado a un ventilador por un ataque grave del virus.

(Con información de AP)