Más 150.000 personas marcharon en Francia contra el antisemitismo tras un alarmante aumento de ataques hacia los judíos

Se desarrollaron 70 actos en todo el país

Guardar

Nuevo

"La República unida contra el antisemitismo", en una bandera en la marcha (Reuters)
"La República unida contra el antisemitismo", en una bandera en la marcha (Reuters)

Decenas de miles de personas salieron este domingo a manifestarse contra el antisemitismo en Francia, donde los actos hostiles hacia los judíos se dispararon en el último mes por el conflicto entre Israel y Hamas, y tras días de disputas entre los partidos políticos sobre quién debía participar

“Nuestro orden del día hoy es... la lucha total contra el antisemitismo, que es lo contrario de los valores de la república”, dijo a la cadena LCP el presidente del Senado, Gerard Larcher, que organizó la manifestación con la presidenta de la Cámara Baja, Yael Braun-Pivet, antes de que los manifestantes se pusieran en marcha.

La tensión ha ido en aumento en la capital francesa -donde viven grandes comunidades judías y musulmanas- tras el ataque del 7 de octubre del grupo militante palestino Hamas contra Israel, seguido de un mes de bombardeos israelíes sobre la Franja de Gaza.

Afiche con rostros de rehenes de Hamas (Reuters)
Afiche con rostros de rehenes de Hamas (Reuters)

En paralelo a la manifestación de París, están previstas hoy más de 70 manifestaciones contra el antisemitismo en toda Francia, el país que tiene la mayor comunidad judía de Europa, con unas 500.000 personas, pero también la de musulmanes, con varios millones.

Más de 3.000 policías y gendarmes iban a ser desplegados para mantener la seguridad en la “gran marcha cívica”, según el ministro del Interior, Gerald Darmanin.

“Nunca pensé que un día tendría que manifestarme contra el antisemitismo”, dijo Johanna, de 46 años, secretaria médica del suburbio parisino de Seine-Saint-Denis. Dijo que su motivo para venir era “no tener miedo de ser judía”.

En la víspera de la marcha, el presidente Emmanuel Macron condenó el “insoportable resurgimiento del antisemitismo desenfrenado” en el país.

“Una Francia donde nuestros ciudadanos judíos tienen miedo no es Francia. Una Francia donde los franceses tienen miedo por su religión o su origen no es Francia”, escribió en una carta publicada el sábado en el diario Le Parisien.

Fabien Roussel, secretaria del Partido Comunista, Marine Tondelier, líder de los Ecologistas, y Olivier Faure, secretario del Partido Socialista (Reuters)
Fabien Roussel, secretaria del Partido Comunista, Marine Tondelier, líder de los Ecologistas, y Olivier Faure, secretario del Partido Socialista (Reuters)

El atentado de Hamas del 7 de octubre mató a unas 1.200 personas, en su mayoría civiles, en Israel, según las autoridades israelíes, mientras que el ejército afirma que 240 personas fueron tomadas como rehenes. La campaña aérea y terrestre israelí en respuesta ha dejado más de 11.000 muertos en Gaza, según el Ministerio de Sanidad dirigido por Hamas.

Francia ha registrado casi 1.250 actos antisemitas desde el ataque.

Macron dijo que asistiría a la marcha sólo “en mi corazón y en mis pensamientos”. Condenó la “confusión” en torno a la manifestación y dijo que estaba siendo “explotada” por algunos políticos para sus propios fines.

Cuanta más gente, mejor

A primera hora del domingo, miles de personas se congregaron en las principales ciudades francesas, entre ellas Lyon, Niza y Estrasburgo, bajo el mismo lema con el que Braun-Pivet y Larcher encabezarán la marcha de París: “Por la República, contra el antisemitismo”.

El partido de extrema izquierda La Francia Insumisa (LFI) declaró días antes que boicotearía el acto, al que tiene previsto asistir la ultraderechista Agrupación Nacional (RN).

El líder de LFI, Jean-Luc Melenchon, rechazó la marcha por considerarla una reunión de “amigos del apoyo incondicional a la masacre” de palestinos en Gaza.

Otra manifestación contra el antisemitismo organizada por LFI en el oeste de París fue interrumpida el domingo por la mañana por contramanifestantes, a los que el Consejo Representativo de las Instituciones Judías de Francia (CRIF) apoyó en un comunicado en X (antes Twitter).

Miembros de la comunidad judía sostienen pancartas en las que se lee "No toquen el Vel d'Hiv (Velódromo de Invierno)" y "No empañen la memoria" mientras protestan contra una concentración organizada por el partido La France Insoumise (AFP)
Miembros de la comunidad judía sostienen pancartas en las que se lee "No toquen el Vel d'Hiv (Velódromo de Invierno)" y "No empañen la memoria" mientras protestan contra una concentración organizada por el partido La France Insoumise (AFP)

La líder de la extrema derecha, Marine Le Pen, declaró que la marcha debía servir también para oponerse al “fundamentalismo islámico”, uno de los temas favoritos de su partido antiinmigración.

La Agrupación Nacional (RN) fue conocida durante décadas como Frente Nacional (FN), liderado por su padre Jean-Marie Le Pen, un negacionista convicto del Holocausto.

Para demostrar que el partido ha cambiado, “estamos exactamente donde debemos estar”, declaró Le Pen a la prensa poco antes de que comenzara la marcha, y calificó cualquier objeción de “nimias objeciones políticas”.

La marcha en París (Reuters)
La marcha en París (Reuters)

Un grupo de contramanifestantes de la organización judía de izquierdas Golem intentó brevemente impedir que Le Pen participara en la marcha, pero la policía se lo impidió.

El líder comunista Fabien Roussel dijo que “no marcharía junto” a la RN. Dijo que el partido de extrema derecha había sido fundado por personas “condenadas repetidamente por comentarios antisemitas” y que “colaboraron” con la Alemania nazi.

Otros partidos de izquierda, así como organizaciones juveniles y de defensa de los derechos, marcharán detrás de una pancarta común separada de la extrema derecha.

El ex presidente Francois Hollande es recibido por la titular de la Asamblea Nacional, Yael Braun-Pivet, y el presidente del Senado, Gerard Larcher (AFP)
El ex presidente Francois Hollande es recibido por la titular de la Asamblea Nacional, Yael Braun-Pivet, y el presidente del Senado, Gerard Larcher (AFP)

Sin poses

La primera ministra, Elisabeth Borne, declaró el domingo que “no hay lugar para el postureo” en la marcha.

“Esta es una batalla vital por la cohesión nacional”, escribió en X antes de unirse a la cabecera de la marcha junto a personalidades como los ex presidentes François Hollande y Nicolas Sarkozy.

El padre de Borne sobrevivió al campo de exterminio nazi de Auschwitz, en la Polonia ocupada, y se quitó la vida cuando ella tenía 11 años.

Entre la larga lista de recientes actos antisemitas, la fiscalía de París está investigando un incidente ocurrido el 31 de octubre, cuando se pintaron decenas de estrellas de David en edificios de la ciudad y de los suburbios.

Las pintadas, que recordaban la ocupación nazi de París durante la Segunda Guerra Mundial y la deportación de judíos a campos de exterminio, fueron condenadas por todo el espectro político.

La marcha se produce un día después de que varios miles de personas se manifestaran en París al grito de “Alto a la masacre en Gaza”.

Los organizadores de izquierdas pidieron a Francia que “exija un alto el fuego inmediato” entre Israel y los militantes de Hamas.

(Con información de AFP)

Guardar

Nuevo