¿Qué es un kibutz? Cómo nacieron las comunidades revolucionarias que sufrieron como nadie el terror de Hamas

Inspirado por los elementos socialistas de la ideología sionista, pero también por la inviabilidad del cultivo individual de la tierra en una zona avara en aguas, este modelo de colectivización agrícola fue exitoso y atrajo a miles de judíos de todo el mundo

Compartir
Compartir articulo
Una vista aérea muestra los daños causados tras una infiltración masiva de hombres armados de Hamás desde la Franja de Gaza, en el kibutz Beeri, en el sur de Israel, el 11 de octubre de 2023. REUTERS/ Ilan Rosenber
Una vista aérea muestra los daños causados tras una infiltración masiva de hombres armados de Hamás desde la Franja de Gaza, en el kibutz Beeri, en el sur de Israel, el 11 de octubre de 2023. REUTERS/ Ilan Rosenber

Los salvajes ataques terroristas de Hamas contra Israel el pasado fin de semana ya dejaron al menos 1.300 muertos y cientos de heridos, secuestrados y desaparecidos. La ofensiva que tomó por sorpresa al Estado judío se sufrió especialmente cerca de la frontera con Gaza, donde se ubican la mayoría de los kibutzim (plural de kibutz).

El origen

Inspirado, en parte, por los elementos socialistas de la ideología sionista, pero también por la inviabilidad del cultivo individual de la tierra en una zona avara en aguas, este modelo de colectivización agrícola fue exitoso y atrajo a miles de judíos de todo el mundo que, sumándose a un kibutz, podían sentirse parte de la utopía compartida. Actualmente, hay en Israel unas 250 de estas granjas colectivas. En ellas viven alrededor de 125 mil personas, lo que representa aproximadamente el 1,3% de la población. El número de miembros de un kibutz puede oscilar entre 100 y 1000.

Estas comunas de voluntarios, creadas hace más de 90 años, jugaron un rol esencial en la creación del Estado judío y se convirtieron en su rasgo distintivo y símbolo por excelencia.

En los kibutzim, las personas viven de acuerdo con un contrato social específico, basado en principios igualitarios y comunitarios en un marco social y económico.

Un empleado de Netafim se arrodilla junto a un sistema de riego en un centro de investigación donde la empresa desarrolla métodos más eficientes para regar los cultivos en el kibutz Magal, Israel, 30 de noviembre de 2020. REUTERS/Amir Cohen/Archivo
Un empleado de Netafim se arrodilla junto a un sistema de riego en un centro de investigación donde la empresa desarrolla métodos más eficientes para regar los cultivos en el kibutz Magal, Israel, 30 de noviembre de 2020. REUTERS/Amir Cohen/Archivo

“Las principales características de la vida kibutziana se establecían en la adhesión al colectivismo en la propiedad junto a un carácter cooperativo en las esferas de la educación, la cultura y la vida social. Con ello se llegó al entendimiento de que el miembro del kibutz forma parte de una unidad mayor que su propia familia”, explica la Agencia Judía en su sitio web.

Los kibutzim funcionan bajo la premisa de que “todos los ingresos generados por el kibutz y sus miembros van a parar a un fondo común”, de acuerdo a la Agencia Judía. Los ingresos se destinan a la administración de la comunidad, a las inversiones y garantizar la ayuda mutua y recíproca y la responsabilidad entre los miembros, quienes reciben el mismo presupuesto según el tamaño de la familia.

Este tipo de comunidad se rige por un “sistema de democracia participativa directa, en el que el individuo puede influir directamente en los asuntos y acontecimientos de la comunidad”, precisa la Agencia Judía. El trabajo colectivo y la ética de trabajo juegan un papel fundamental en el bienestar de la comunidad.

Un niño mira las flores de ranúnculo que recogió en un campo cerca del kibutz Nir Yitzhak en el sur de Israel, a las afueras de la Franja de Gaza el 14 de abril de 2020. REUTERS/Amir Cohen/Archivo
Un niño mira las flores de ranúnculo que recogió en un campo cerca del kibutz Nir Yitzhak en el sur de Israel, a las afueras de la Franja de Gaza el 14 de abril de 2020. REUTERS/Amir Cohen/Archivo

Con el tiempo, las cosas fueron cambiando y estas comunidades han ido sacrificando buena parte de su esencia socialista a las tendencias mercantiles e individualistas de hoy. Ejemplo de esto es Degania, el primer kibutz, construido en octubre de 1910, a orillas del lago Tiberiade (Mar de Galilea), en lo que por aquel entonces todavía era territorio Otomano. La mayor parte de la colonia ha sido privatizada para evitar la hemorragia de dinero y de adeptos.

Actualmente, distintas cuestiones que históricamente le correspondían a toda la comunidad están ahora bajo el cuidado y la responsabilidad de cada miembro y su familia. “Algo romántico en el pasado, el kibutz de hoy ha evolucionado drásticamente y el enfoque de la vida kibutz en la sociedad ha disminuido sustancialmente”, dice la Agencia Judía.

Los niños agarran sufganiyot, rosquillas fritas que se comen durante Hanukkah, el Festival Judío de las Luces de 8 días, mientras marcan el día festivo en Kibbutz Tzuba, Israel 22 de diciembre de 2019. Fotografía tomada el 22 de diciembre de 2019. REUTERS/Nir Elias/Archivo
Los niños agarran sufganiyot, rosquillas fritas que se comen durante Hanukkah, el Festival Judío de las Luces de 8 días, mientras marcan el día festivo en Kibbutz Tzuba, Israel 22 de diciembre de 2019. Fotografía tomada el 22 de diciembre de 2019. REUTERS/Nir Elias/Archivo

Los kibutzim se encuentran por todo Israel y varían en tamaño, ubicación, clima, agricultura, tipos de industria, población, convicciones ideológicas o religiosas y carácter general.

“Las cuestiones de la privatización y el alcance de la continuación de la vida comunal son factores que influyen en el estilo y el desarrollo de la mayoría de los kibutzim actuales. Algunos han resuelto más o menos la cuestión, mientras que otros siguen inmersos en acalorados debates sobre su carácter y el de la vida kibutz tal y como se ha conocido durante la mayor parte del siglo pasado”, añade la Agencia Judía.