Rusia suspendió el acuerdo de exportación de granos ucranianos a través del mar Negro: “Terminó de facto”

El pacto pretendía aliviar la crisis alimentaria mundial permitiendo el transporte seguro de cereales levantando el bloqueo por la invasión rusa. Moscú exige que se cumplan sus condiciones

Compartir
Compartir articulo
El buque TK Majestic transporta granos por el Bósforo en virtud del acuerdo, el sábado (Reuters)
El buque TK Majestic transporta granos por el Bósforo en virtud del acuerdo, el sábado (Reuters)

Rusia anunció este lunes la suspensión del acuerdo de exportación de grano a través del mar Negro desde puertos ucranianos, tras constatar que no se han cumplido los compromisos con la parte rusa.

El acuerdo del grano ha terminado de facto hoy”, afirmó en su rueda de prensa diaria el portavoz del Kremlin, Dmitri Peskov, asegurando que “tan pronto como la parte [del acuerdo] relativa a Rusia esté satisfecha, el país volverá inmediatamente al acuerdo sobre los cereales”.

El acuerdo, negociado por las Naciones Unidas y Turquía el pasado mes de julio, pretendía aliviar la crisis alimentaria mundial permitiendo la exportación segura del grano ucraniano bloqueado por el conflicto entre Rusia y Ucrania.

Se había prorrogado varias veces, pero expiraba el lunes. Rusia llevaba meses diciendo que no se habían cumplido las condiciones para su prórroga.

Este lunes, Rusia acusó a Ucrania de atacar el puente de Crimea durante la noche con drones marítimos.

El último barco salió de Ucrania en virtud del acuerdo el domingo. La invasión rusa de febrero de 2022 y el bloqueo de los puertos ucranianos del mar Negro dispararon los precios mundiales del grano. Ucrania y Rusia se encuentran entre los principales exportadores de grano del mundo.

Ucrania ha exportado casi 33 millones de toneladas métricas de maíz, trigo y otros cereales en virtud del acuerdo.

Una cosechadora de trigo en un campo de la región de Zaporizhzhia (Reuters)
Una cosechadora de trigo en un campo de la región de Zaporizhzhia (Reuters)

Rusia también se ha quejado de que no ha llegado suficiente grano a los países pobres. Las Naciones Unidas han argumentado que el acuerdo ha beneficiado a estos países al contribuir a reducir los precios de los alimentos en más de un 20% a nivel mundial.

El ministro de Asuntos Exteriores, Serguéi Lavrov, declaró el jueves que Rusia ya había empezado a hablar con Turquía sobre un plan para garantizar que el trigo ruso —posiblemente procesado por Turquía— llegue a los países necesitados, independientemente de la suerte que corra el acuerdo del mar Negro.

El Consejo de Seguridad de la ONU debatirá el lunes sobre Ucrania en una reunión presidida por el ministro británico de Asuntos Exteriores, James Cleverly. El Reino Unido preside el Consejo de 15 miembros durante el mes de julio. También se espera que asistan a la reunión otros ministros de Asuntos Exteriores europeos.

Las Naciones Unidas han declarado que su Programa Mundial de Alimentos ha obtenido de Ucrania el 80% del trigo que necesitaba en 2023, frente al 50% de 2021 y 2022. El Programa Mundial de Alimentos ha enviado unas 725.000 toneladas métricas de trigo ucraniano a Afganistán, Sudán, Yibuti, Etiopía, Kenia, Somalia y Yemen para luchar contra el hambre.

Bolsas de granos ucranianos en el Programa de Alimentos de la ONU en Etiopía (Reuters)
Bolsas de granos ucranianos en el Programa de Alimentos de la ONU en Etiopía (Reuters)

Según el organismo mundial, el acuerdo ha suministrado hasta ahora grano a 45 países de tres continentes: el 46% a Asia, el 40% a Europa Occidental, el 12% a África y el 1% a Europa Oriental.

Rusia ha aceptado tres veces en el último año ampliar el acuerdo del mar Negro, pero también suspendió brevemente su participación a finales de octubre en respuesta a un ataque con drones contra su flota en Crimea.

Para convencer a Rusia de que aceptara el acuerdo sobre el mar Negro, en julio de 2022 también se alcanzó un acuerdo de tres años en virtud del cual representantes de la ONU acordaron ayudar a Rusia a llevar sus exportaciones de alimentos y fertilizantes a mercados extranjeros. Aunque las exportaciones rusas de alimentos y fertilizantes no están sujetas a las sanciones occidentales impuestas tras la invasión de Rusia, Moscú ha dicho que las restricciones en los pagos, la logística y los seguros han supuesto una barrera para los envíos.

Una de las principales demandas rusas ha sido la reconexión del Banco Agrícola Ruso (Rosselkhozbank) al sistema internacional de pagos SWIFT. El banco fue excluido de SWIFT por la Unión Europea en junio de 2022 a causa de la invasión rusa.

El secretario general de la ONU, Antonio Guterres, hizo el martes un último esfuerzo para convencer al presidente ruso, Vladimir Putin, de que prorrogue varios meses el acuerdo sobre los cereales del mar Negro a cambio de que la UE conecte una filial del Rosselkhozbank a SWIFT para las transacciones de cereales y fertilizantes, según fuentes consultadas.

Guterres sigue esperando una respuesta de Putin, según un portavoz de la ONU.

Como solución a la falta de acceso a SWIFT, altos cargos de la ONU ya han conseguido que el banco estadounidense JPMorgan Chase & Co empiece a procesar algunos pagos rusos de exportaciones de grano con garantías del gobierno estadounidense.

Las Naciones Unidas también están trabajando con el Banco Africano de Exportación e Importación para crear una plataforma que ayude a procesar las transacciones de las exportaciones rusas de grano y fertilizantes a África, según declaró a Reuters el mes pasado un responsable de comercio de la ONU.

(Con información de Reuters)

Seguir leyendo: