El historial de acusaciones cruzadas entre el jefe del Grupo Wagner y el Ejército ruso

La disputa de Prigozhin con los líderes militares se remonta a años atrás y se hizo pública durante la lucha por Bakhmut liderada por sus mercenarios

Compartir
Compartir articulo
Yevgeny Prigozhin (REUTERS/Yulia Morozova)
Yevgeny Prigozhin (REUTERS/Yulia Morozova)

En medio de las disputas internas entre los lugartenientes de Putin, el jefe de la fuerza mercenaria parece haber dado un paso demasiado lejos.

Durante meses, el millonario vocero del contratista militar privado Wagner ha bombardeado a los líderes militares de Rusia con insultos cargados de expletivos en una brecha que ha debilitado las fuerzas del país en medio de la guerra en Ucrania.

El viernes, Yevgeny Prigozhin pareció haber ido demasiado lejos.

Acusó al ministro de Defensa, Sergei Shoigu, de ordenar un ataque con cohetes en los campamentos de campo de sus tropas mercenarias, con un gran número de bajas, y dijo que tomaría medidas para castigarlo.

Fue entonces cuando las autoridades rusas contraatacaron, y la principal organización de lucha contra el terrorismo del país lanzó una investigación penal contra Prigozhin por cargos de fomentar una “rebelión armada” debido a las amenazas de destituir a Shoigu.

Archivo - El presidente ruso, Vladímir Putin (izquierda) y el jefe del Estado Mayor General, el general Valery Gerasimov (Mikhail Kuravlev, Sputnik, foto de Pool del Kremlin vía AP, Archivo)
Archivo - El presidente ruso, Vladímir Putin (izquierda) y el jefe del Estado Mayor General, el general Valery Gerasimov (Mikhail Kuravlev, Sputnik, foto de Pool del Kremlin vía AP, Archivo)

Fue un giro sorprendente de los acontecimientos en Moscú: después de más de dos décadas de gobierno rígidamente controlado por el presidente Vladimir Putin, las peleas más graves estallaron abiertamente entre sus principales lugartenientes.

Y esto ocurrió cuando la guerra en Ucrania alcanzó los 16 meses y las fuerzas de Kiev estaban explorando las defensas rusas en las etapas iniciales de una contraofensiva.

Hasta ahora, los arrebatos de Prigozhin contra el liderazgo militar han sido recibidos con silencio por parte de Putin y los militares. Algunos vieron esa falta de acción para sofocar las disputas internas como una señal de posibles cambios en la escena política de Rusia que prepara el escenario para más batallas internas.

Un video que Prigozhin publicó en mayo fue impactante, no solo por lo que mostraba, sino también por lo que dijo. Se paró frente a los cuerpos ensangrentados de sus tropas asesinadas cerca de Bakhmut, una ciudad en el este de Ucrania, y lanzó insultos llenos de expletivos contra Shoigu y el jefe del Estado Mayor General, el general Valery Gerasimov, llamándolos débiles e incompetentes y culpándolos por la carnicería.

“Vinieron aquí como voluntarios y murieron para que ustedes se relajen en sus oficinas de caoba”, declaró Prigozhin. “Están sentados en sus clubes caros, sus hijos disfrutan de una buena vida y filman videos en YouTube. ¡Aquellos que no nos provean de municiones serán devorados vivos en el infierno!”.

La brecha con el liderazgo militar se intensificó bruscamente el viernes, con su acusación de que Shoigu había atacado a las fuerzas de Wagner. Prigozhin dijo que sus hombres se embarcarían en una misión para castigar a los líderes militares que ordenaron el ataque e instó al ejército a no ofrecer resistencia, diciendo que sus tropas dispararían contra cualquier puesto militar que tratara de detenerlos y derribarían cualquier avión atacante.

Prigozhin junto a dos integrantes del Grupo Wagner (Reuters)
Prigozhin junto a dos integrantes del Grupo Wagner (Reuters)

Hasta ahora, el conflicto ha sido ignorado por la televisión controlada por el Estado, donde la mayoría de los rusos obtienen sus noticias. Sin embargo, es seguido de cerca por los lectores y espectadores políticamente activos y ultrapatrióticos en las redes sociales, que comparten su desprecio por los líderes militares.

Las duras críticas continúan a pesar de que el Kremlin reprime vigorosamente a otros críticos con multas y encarcelamiento.

Si bien no hay indicios de que Putin esté perdiendo influencia, “hay signos crecientes de disfunción profunda, ansiedad, preocupación por la guerra y problemas reales para movilizar los recursos necesarios para combatirla eficazmente”, dijo Nigel Gould-Davies, miembro senior de Rusia y Eurasia en el Instituto Internacional de Estudios Estratégicos.

La disputa de Prigozhin con los líderes militares se remonta a años atrás y se hizo pública durante la lucha por Bakhmut liderada por sus mercenarios. Ha llevado al hombre apodado “el chef de Putin” debido a sus lucrativos contratos de catering del Kremlin a la vanguardia de la política rusa y ha señalado sus crecientes ambiciones.

Con sus comentarios vulgares, Prigozhin se aventuró en áreas donde solo Putin había estado antes: a lo largo de los años, el líder ruso ocasionalmente rompió con el decoro con un comentario rudo o una broma de mal gusto, mientras que los altos funcionarios usaban un lenguaje cuidadosamente redactado.

En otro video reciente, Prigozhin hizo una declaración que algunos han interpretado como un ataque velado contra el propio Putin. Declaró que mientras sus hombres morían debido al fracaso del Ministerio de Defensa para suministrar municiones, un “abuelo feliz está pensando que le va bien” y luego se refirió a ese “abuelo” con una obscenidad.

El comentario directo causó revuelo en las redes sociales, donde se interpretó ampliamente como una referencia a Putin. Prigozhin dijo más tarde que estaba hablando de Gerasimov. “Prigozhin ahora está navegando mucho más cerca del viento de lo que nunca ha estado”, dijo Gould-Davies a la agencia de noticias AP.

Sergei Markov, comentarista político pro-Kremlin, describió a Prigozhin como “el segundo hombre más popular después de Putin” y un “símbolo de la victoria militar de Rusia para millones de personas”.

Putin ha necesitado a los mercenarios de Prigozhin en un momento en que el ejército regular todavía se está recuperando de los contratiempos ocurridos al principio de la guerra. La posición del jefe de Wagner se fortaleció después de que su ejército privado capturó Bakhmut el mes pasado en la batalla más larga y sangrienta de la guerra, contando con decenas de miles de delincuentes a quienes se les prometió el indulto si sobrevivían seis meses de combates.

“Putin domina el sistema, pero todavía depende de un pequeño número de personas importantes para implementar su voluntad, para proporcionarle recursos para llevar a cabo sus órdenes, incluida la guerra”, dijo Gould-Davies a AP.

Si bien Putin puede mantener a varias facciones divididas y luego “decidir quién gana y quién pierde, y quién está arriba y quién está abajo”, el proceso erosiona la autoridad del gobierno en tiempo de guerra, dijo Gould-Davies.

“Si tus fuerzas militares están divididas y no están luchando juntas de manera efectiva, entonces tus operaciones militares sufrirán en consecuencia y eso es exactamente lo que está sucediendo aquí”, dijo.

Mark Galeotti, experto en política y seguridad rusa con sede en Londres, especuló en un podcast reciente que la incapacidad de Putin para resolver disputas políticas podría deberse a falta de interés, centrarse en otros problemas o, más probablemente, a una renuencia a tomar partido.

“También plantea preguntas sobre su capacidad general para hacer su trabajo”, dijo Galeotti. “Esta es la única cosa, el único trabajo que realmente no puede subcontratar, y ni siquiera lo está intentando”.

El presidente ruso, Vladimir Putin, acompañado por el gobernador de la región de Tula, Alexei Dyumin (izquierda), y el director general de Shcheglovsky Val, Alexei Visloguzov (REUTERS)
El presidente ruso, Vladimir Putin, acompañado por el gobernador de la región de Tula, Alexei Dyumin (izquierda), y el director general de Shcheglovsky Val, Alexei Visloguzov (REUTERS)

Prigozhin se ha aliado con otros funcionarios belicistas, entre ellos el gobernador de Tula, Alexei Dyumin, un ex guardaespaldas de Putin visto por muchos como un posible sucesor. El jefe de Wagner también se ha acercado a Ramzan Kadyrov, el líder regional pro-Moscú de Chechenia. Si bien denuncia a la mayoría de los altos líderes militares, Prigozhin habló favorablemente sobre el general Sergei Surovikin, quien dirigió las fuerzas rusas en Ucrania durante varios meses antes de que Putin nombrara a Gerasimov para supervisar las operaciones.

Pero algunas de esas alianzas han sido inestables.

Si bien Kadyrov inicialmente elogió a Prigozhin y respaldó algunas de sus críticas a los líderes militares, luego cambió de rumbo y lo criticó por sonar derrotista. Los lugartenientes de Kadyrov fueron más lejos y criticaron los esfuerzos de Wagner en Bakhmut después de que Prigozhin hiciera comentarios despectivos sobre los combatientes chechenos en Ucrania.

La pelea también ha causado divisiones en el propio ejército de Prigozhin, según un desertor de Wagner que habló bajo condición de anonimato. El desertor, que estaba presente en la batalla de Bakhmut, dijo que un tercio de los combatientes murieron o resultaron heridos en la lucha y que las tensiones están aumentando entre los hombres que lucharon en la batalla y los que se quedaron en casa.

“No todos quieren ir a la guerra”, dijo. “Algunos de ellos sienten que Prigozhin está cruzando una línea peligrosa”.

(Con información de AP)

Seguir leyendo: