El intento de descargo de Boris Johnson sobre las fiestas durante la pandemia: “Los llevé al engaño, pero lo hice de buena fe”

Si la investigación concluye que el ex premier británico mintió a sabiendas a la Cámara de los Comunes, podría costarle su escaño de diputado e incluso su carrera política, pese a que ha dado señales de querer retomar el liderazgo conservador y el poder

Guardar

Nuevo

Boris Johnson en su casa en Londres (Reuters)
Boris Johnson en su casa en Londres (Reuters)

El ex primer ministro británico Boris Johnson reconoció que condujo al engaño al Parlamento sobre el “partygate”, las fiestas en Dowing Street durante la pandemia, cuando en su día dijo que se cumplieron las reglas anticovid, aunque lo hizo “de buena fe”.

El Comité de Privilegios de la Cámara de los Comunes, que investiga si Johnson mintió a la Cámara Baja, hizo público este martes el testimonio escrito que el equipo legal del exjefe de Gobierno entregó ayer, antes de que este miércoles comparezca ante esa comisión.

No engañé intencionada o imprudentemente a la Cámara el 1 de diciembre de 2021, el 8 de diciembre de 2021 o en cualquier otra fecha. Nunca habría soñado hacerlo”, dice Johnson en su testimonio.

“Acepto que la Cámara de los Comunes fue llevada a engaño por mis declaraciones de que las reglas se habían seguido completamente en el número 10 (de Downing Street). Pero cuando se hicieron las declaraciones, se hicieron de buena fe y sobre la base de lo que honestamente sabía y creía en ese momento”, añadió.

Al publicar hoy su testimonio, el comité dejó claro que éste “no contiene ninguna evidencia documental nueva”.

El entonces primer ministro británico Boris Johnson habla durante las preguntas en la Cámara de los Comunes en Londres (via Reuters)
El entonces primer ministro británico Boris Johnson habla durante las preguntas en la Cámara de los Comunes en Londres (via Reuters)

Johnson dejó el poder el pasado 6 de septiembre a raíz de ese escándalo y después de que la funcionaria Sue Gray divulgase su informe independiente sobre el “partygate”, en el que criticó las fiestas y la excesiva cultura del alcohol en la residencia oficial.

“Por supuesto que es cierto que mis declaraciones al Parlamento de que se habían seguido las reglas (anticovid) en todo momento no resultaron ser correctas, y aprovecho esta oportunidad para disculparme con la Cámara por eso”, dijo.

La comparecencia de mañana de Johnson -prevista para las 14 GMT- ha creado expectativa ya que su futuro político puede depender de las conclusiones a las que lleguen los diputados del comité.

En caso de que establezcan que Johnson mintió a sabiendas, los diputados del comité pueden recomendar que sea suspendido de la Cámara Baja, de la que forma parte como parlamentario por la circunscripción de Uxbridge (noroeste de Londres).

En un informe provisional, el comité dijo recientemente que la evidencia actual sugiere que las infracciones de las reglas anticovid en Downing Street eran “obvias” para Johnson.

La investigación está presidida por la diputada laborista Harriet Harman, aunque el panel de los siete miembros del comité tiene mayoría conservadora.

Boris Johnson, presente en una de las reuniones prohibidas
Boris Johnson, presente en una de las reuniones prohibidas
(ITV News)
(ITV News)

En un país con más de 220.000 muertos por COVID, segundo mayor balance de Europa solo por detrás de Rusia, la asociación de familias de las víctimas denunció el martes como “obvio” que Johnson mintió a sabiendas al Parlamento e insistió en que debería dimitir como diputado.

“Pero mucho peores son las mentiras que dijo deliberadamente a las familias en duelo, después de no proteger a nuestros seres queridos. Su afirmación de que lo hizo de ‘buena fe’ es repugnante”, afirmó en un comunicado.

En un informe preliminar publicado a principios de marzo, la comisión dijo que las pruebas que había reunido “sugieren fuertemente” que las infracciones de las normas anticovid debían haber sido “obvias” para Johnson.

(ITV News)
(ITV News)
infobae

Pero este martes el ex primer ministro culpó a sus asesores quienes, dijo, le habían asegurado que no se había infringido ninguna norma. “Estaba centrado en decisiones difíciles relativas a la pandemia (así como en otros asuntos que el primer ministro debe abordar), mi agenda estaba repleta, el número 10 es un entorno complejo y yo entraba y salía constantemente del edificio”, explicó.

No se puede esperar que un primer ministro investigue personalmente asuntos como estos. Tenía que confiar, y tenía todo el derecho a hacerlo, en lo que me decían mis asesores de confianza”, agregó.

El ex líder conservador y el actual primer ministro, Rishi Sunak, entonces su ministro de Finanzas, fueron multados por la policía por asistir a una breve celebración del cumpleaños de Johnson en la sala del consejo de ministros.

En un goteo constante a lo largo de varios meses, una serie de revelaciones sobre estas fiestas, muchas bañadas en alcohol y otros excesos, indignaron a la opinión pública británica.

(Con información de EFE y AFP)

Seguir leyendo:

Guardar

Nuevo