Daria Herasymchuk, la elegida de Zelensky para recuperar a los menores robados por Rusia: “Sabemos que hay al menos 16.000 niños secuestrados”

La cifra podría ser mayor y se teme que estén recluidos en campos de re-educación política. “Nuestro trabajo es recuperarlos, y lo estamos intentando incansablemente”, afirmó en entrevista con Infobae

Guardar

Nuevo

Daría Herashymuk busca a los niños ucranianos robados por Rusia (Foto: Franco Fafasuli)
Daría Herashymuk busca a los niños ucranianos robados por Rusia (Foto: Franco Fafasuli)

(Ucrania. Enviados especiales)- Daria Herasymchuk suspira. Sacude sus manos hacia adelante, como sacándose el agua de los dedos antes de agarrar algo, y entonces se dispone a responder. “Es una pregunta muy difícil para mí”, dice. Y continúa: “¿Por qué el presidente Zelensky me eligió a mí para esta tarea? Bueno, yo vengo trabajando hace mucho por los niños. Mi propia hijo tiene una discapacidad y siento que tengo la misión de aportar en algo. Y ahora, con la guerra, estoy trabajando para que todos los niños del país puedan estar en Ucrania, donde pertenecen”.

Elegida por el propio presidente Zelensky, Daria Herasymchuk está a cargo del Comisionado del Presidente de Ucrania para los Derechos del Niño y la Rehabilitación. Cuando ingresó al cargo su trabajo era muy distinto al de hoy: debía ocuparse de proteger y ayudar a la población infantil más vulnerable del país. Con el comienzo de la guerra todo cambió: hoy tiene la tarea de recuperar a los niños que fueron trasladados ilegalmente a Rusia.

Los números no están claros pero hasta las versiones más prudentes son espeluznantes. Las fuentes oficiales ucranianas hablan de que hay 16 mil niños confirmados que fueron robados por Rusia y están ahora en ese país. De ellos, hasta el cierre de esta nota solo habían logrado recuperar 307, pero hay negociaciones permanentes (y secretas) lideradas por Daria.

Su oficina está dentro de un gran edificio soviético ubicado en un enorme complejo en Kiev. Desde allí tiene videollamadas, entrevistas, reuniones de trabajo con el equipo de presidencia. No se va de ahí durante largas horas del días, compenetrada con el tamaño de su tarea. Allí mismo, previo a esta entrevista exclusiva con Infobae, recibió al piloto y filántropo argentino Enrique Piñeyro, que llegó a la capital de Ucrania para trabajar en proyectos de ayuda al país a través de su ONG, Solidaire, con la cual ya realizó más de 15 vuelos  humanitarios llevando donaciones o trasladando refugiados. Ahora, le ofreció su avión a Herasymchuk Para facilitar el regreso de los niños: buscarlos por donde fuera necesario y llevarlos de regreso a Ucrania.

 Herashymuk, con el piloto y filántropo argentino Enrique Piñeyro  y Óscar Camps, director de Open Arms (Foto: Franco Fafasuli)
Herashymuk, con el piloto y filántropo argentino Enrique Piñeyro y Óscar Camps, director de Open Arms (Foto: Franco Fafasuli)

Sin embargo, el principal desafío de la asesora antes de trasladar a los niños es recuperarlos. Es que miles de ellos fueron tomados por Rusia y el gobierno de Putin no muestra ninguna voluntad de devolverlos.

“Al día de hoy la cifra oficial de niños que murieron en la guerra es de 461″, dice Herasymchuk. Y agrega: “Pero no es la cifra final, que sabemos que será mayor, porque aun estamos en la búsqueda de muchos. Hay niños que aun no tenemos identificados… Por otro lado, el número de niños heridos hoy es de 927. Pero al mismo tiempo todos los niños del país están heridos psicológicamente de algún modo. Estamos hablando de 7 millones de niños. Todo lo que está sucediendo con los niños en esta guerra es un acto de genocidio contra nuestro pueblo”, define.

Las últimas semanas un informe extranjero acompanó algunas de las denuncias que hace el gobierno ucraniano sobre este tema. La Yale School of Public Health’s Humanitarian Research Lab (HRL) (un centro de estudios estadounidense), publicó en febrero un trabajo en el que asegura que al menos 6 mil niños ucranianos fueron llevados a centros de formación rusos. A su vez, identificó 43 complejos donde suceden la concentración de niños. Si bien las autoridades rusas no se pronunciaron de manera oficial, el informe asegura que al menos 32 de estos centros tienen como finalidad la re-educación política de los niños. Según las conclusiones del reporte, todos los niveles de gobierno encabezado por el Kremlin estarían implicados, desde lo esfera municipal a la federal.

-Se puede hablar con certeza de la cantidad de niños tomados por Rusia o son cifras especulativas?

-Confirmados, son 16.221 los niños ucranianos que fueron deportados a Rusia y están secuestrados allí. Nuestro trabajo es recuperarlos, y lo estamos intentando incansablemente. Pero aparte de estos datos, sabemos que el número total de niños que fueron llevados a Rusia luego de la ocupación de los diferentes territorios es mucho mayor, pero como aun no tenemos confirmación o no recibimos la denuncia o no podemos entrar en los territorios ocupados a constatarlo, no estamos seguros de cuál es el número final real. Al día de hoy estimamos que entre 100 mil y 200 mil niños fueron cruzados a la frontera rusa desde Ucrania, y podrían ser apropiados.

-¿Qué dicen las autoridades rusas?

-La propaganda rusa dice que ellos están salvando a los niños, y ellos mismos, en sus propios medios, hablan de 738 mil niños. Sabemos que físicamente, por el territorio que ocuparon, no pueden llegar a ese número de niños. Pero no entendemos de dónde sacan estas cifras. Nosotros lo más rápido posible intentamos hacer la lista de estos niños, porque entendemos que están dando información falsa.

-¿Todos estos niños están solos en Rusia? ¿Separados de los padres?

-Hay casos muy distintos, pero mayormente sí. En algunos casos se separan los niños de los padres porque cuando los cruzan en la frontera, las familias pasan por una filtración y los padres pueden quedar por un lado, y los niños por el otro.

-Hay muchas teorías sobre lo que pasa con estos niños. Se habla de “campos de reeducación” dentro de Rusia. ¿Saben concretamente a dónde los están llevando?

-Esa es una pregunta fundamental. Cuando los rusos entraron a Ucrania ellos ya sabían lo que iban a hacer con los niños, no es que improvisaron. Esto es algo que ya conocemos porque cuando fue la anexión de Crimea ellos inventaron un “tren de esperanza” que venía de Rusia a Ucrania, a Crimea, para adoptar niños ucranianos. Era algo ilegal, pero ellos lo llamaban así “Tren de Esperanza”.

-¿Cómo suceden las apropiaciones?

-Ellos tienen sus propios métodos para apropiarse de los niños. Hasta ahora desde que empezó la guerra ya logramos recuperar y devolver 307 niños, y empezamos a investigar a partir de eso cómo funcionan los métodos rusos para tomar a los chicos. Descubrimos que hay cinco formas en que lo hacen, o cinco escenarios. El primer escenario se da cuando ya han matado a los padres y, ya huérfanos, se los llevan. El segundo escenario es cuando las familias pasan por centros de filtración en la frontera, ahí separan a los padres de los niños y se los llevan. El tercer escenario es cuando ocupan una ciudad, dicen que son la autoridad e inventan leyes a partir de las cuales les quitan los hijos a los padres diciendo que los chicos no pueden vivir en esas condiciones, y se los llevan. El cuarto caso es cuando inventan campos de rehabilitación, toman a los chicos de las casas y se los llevan a esos supuestos campos, pero para eso obligan a los padres a firmar un permiso. Esto justamente pasó en Kharkiv, en Kherson, en varias zonas. Es uno de los métodos que más usaron. Y lo que hacen una vez que los llevan es empezar a trasladarlos de un campo de rehabilitación a otro, todos en Rusia. De este modo, nunca vuelven… Y la última forma que tienen de apropiar niños es cuando directamente los toman de los orfanatos.

-¿Entiendo que están teniendo negociaciones permanentes para ir recuperando a los chicos. ¿Con quiénes hablan en Rusia? ¿Quiénes son los interlocutores?

-Nunca pasó ni una vez que Rusia devolviera un niño voluntariamente, diciendo que se habían equivocado o lo que fuera. Nunca. Nunca devolvieron a ningún niño de manera voluntaria. La única persona que se puede comunicar entre acá y allá, no llegó a una negociación efectiva. Todos los casos de éxito de recuperación fueron particulares de cada caso.

-En los casos en que tuvieron éxito, ¿cómo funcionó? ¿Cómo lo lograron?

-No puedo contarlo. Si hablamos de uno solo de los mecanismos de recuperación, inmediatamente dejaría de funcionar. Pero nosotros vamos a luchar porque cada niño ucraniano vuelva a su casa, porque para nosotros y para cualquier país del mundo los niños son su futuro, su mayor tesoro.

Según la ONU, la mayoría de los desplazados  por la invasión son mujeres, niños y personas mayores.
Según la ONU, la mayoría de los desplazados por la invasión son mujeres, niños y personas mayores.

-¿Tienen registro de que haya niños ya atribuidos a alguna familia dentro de Rusia?

-Tenemos un registro total en el que guardamos las denuncias de todos los padres o de otros familiares que piden por cada niño. Toda esta documentación está concentrada y trabajamos con ella, pero no puedo revelar nada porque sería delatar y complicar nuestros intentos de recuperación.

-¿Por qué el presidente Zelensky la eligió a usted para esta tarea? O por qué cree que la eligió, al menos.

-Es una pregunta verdaderamente difícil. Hace un año y medio el presidente me ofreció trabajar en este puesto, en la Comisión de Derechos del Niño y la Rehabilitación, yo no tuve ninguna duda porque toda mi vida trabajé por y para los niños. Mi propia hijo tiene una discapacidad y estoy trabajando para que todos los niños del país puedan estar en Ucrania. Yo estoy coordinando el trabajo de varios ministerios en relación a este tema, y esa articulación también es muy importante. Lo que cambió en este año es que tuvimos muchísimo más trabajo porque acá también nos ocupamos de la rehabilitación de los niños que sufren algún problema, y la cantidad de niños que necesitan rehabilitación con todos los ataques aumentó enormemente. Tenemos que recuperar a los niños que están en Rusia, pero también tenemos que ayudar a que los que están acá para que se puedan recuperar de lo que vivieron.

Seguir leyendo: