Liz Truss lucha para mantenerse en el cargo en medio de amenazas de sus propios legisladores: “Le quedan 12 horas”

La primera ministra conservadora enfrenta la rebelión de los parlamentarios tras el giro en la política económica y la renuncia de la ministra de Interior. El líder del partido laborista exigió elecciones generales inmediatas

Liz Truss durante una sesión del parlamento ayer. A su izquierda, el nuevo ministro de Economía Jeremy Hunt (JESSICA TAYLOR /Parlamento del Reino Unido/ AFP)
Liz Truss durante una sesión del parlamento ayer. A su izquierda, el nuevo ministro de Economía Jeremy Hunt (JESSICA TAYLOR /Parlamento del Reino Unido/ AFP)

La primera ministra británica, Liz Truss, está este jueves bajo creciente presión ante el aumento del número de diputados conservadores que pidieron públicamente su dimisión, que se suman a los que lo han hecho en privado mediante cartas a la ejecutiva del grupo parlamentario.

Al menos trece diputados del partido gobernante han confirmado en los medios de comunicación y las redes sociales que no confían en la jefa del Gobierno, que ha perdido autoridad tras haber tenido que anular la práctica totalidad de su proyecto político y económico por el caos sembrado en los mercados financieros.

Truss se sumió aún más en el caos el miércoles tras la explosiva renuncia de su ministra de Interior, lo que obligó a la líder conservadora a recurrir a uno de sus críticos más fuertes para apuntalar su tambaleante gobierno.

Suella Braverman se fue como ministra del Interior aparentemente después de usar su correo electrónico personal para enviar un documento oficial a un colega, pero renunció con un ataque abrasador contra Truss.

Suella Braverman renunció con un ataque abrasador contra Truss.
Suella Braverman renunció con un ataque abrasador contra Truss.

Truss luego nombró al conservador Grant Shapps en lugar de Braverman, después de haberlo despedido como secretario de transporte cuando sucedió a Boris Johnson el 6 de septiembre.

Shapps había apoyado a su rival en el liderazgo del partido, Rishi Sunak.

Después de perder también a su ministro de finanzas, Kwasi Kwarteng, por un presupuesto desastroso el mes pasado, la agenda económica de Truss está hundida y dos de los puestos más importantes de su gabinete ahora están ocupados por aliados de Sunak.

Shapps reconoció que el gobierno de Truss ha tenido “un período muy difícil”, pero que el nuevo ministro de finanzas, Jeremy Hunt, había hecho “un gran trabajo al resolver los problemas relacionados con ese mini presupuesto”.

Shapps, de 54 años, es famoso por su uso de hojas de cálculo de Excel, que supuestamente utilizó en la reciente conferencia anual de los conservadores para mostrar a sus colegas cómo se puede derrocar a Truss.

Se le considera uno de los comunicadores más efectivos del partido, pero generó controversia al principio de su carrera política después de las revelaciones de que había usado seudónimos en su vida empresarial anterior.

La disfunción se profundizó el miércoles por la noche con escenas de enojo en la Cámara de los Comunes, mientras Truss luchaba duro con los parlamentarios de su propio partido sobre su intento de reanudar el fracking, la perforación en busca de gas.

Liz Truss durante la sesión parlamentaria de ayer (JESSICA TAYLOR / AFP)
Liz Truss durante la sesión parlamentaria de ayer (JESSICA TAYLOR / AFP)

12 horas

Los encargados de hacer cumplir la disciplina del partido conservador renunciaron en protesta por un cambio abrupto en las tácticas del gobierno sobre la votación, que Truss finalmente ganó.

Downing Street se vio obligada a emitir un comunicado inusual para insistir en que los dos funcionarios “permanecen en el puesto”.

El veterano parlamentario tory, Charles Walker, hizo una dura crítica de sus colegas que, en su opinión, habían apoyado a Truss a cambio de un avance personal.

“Espero que haya valido la pena sentarse alrededor de la mesa del gabinete, porque el daño que le han hecho a nuestro partido es extraordinario”, dijo a la televisión de la BBC. “Estoy harto de gente sin talento”, lanzó.

El parlamentario conservador Simon Hoare, advirtió que la primera ministra “tiene 12 horas para cambiar el rumbo del barco”.

Sheryll Murray, diputada conservadora por una circunscripción de Cornualles, manifestó en Twitter que la posición de Truss “es insostenible” y confirmó que ha enviado una carta pidiendo una moción de censura interna en su contra al comité 1922 del grupo parlamentario, encargado de organizarla.

Algunos medios calculan que más de 50 parlamentarios, de 357 que tienen los conservadores en la Cámara de los Comunes, podrían haber escrito ya al presidente de ese comité, Graham Brady, para expresar su falta de confianza en la líder.

Según las normas de la formación, no se puede organizar una moción contra la dirigente hasta pasado un año de mandato, pero Truss podría decidir dimitir si Brady la informara de que ha perdido el apoyo de la mayoría de sus diputados.

Los parlamentarios tories tampoco descartan cambiar sus normas para poder celebrar antes esa moción, que normalmente se convoca cuando lo pide un 15 % de su grupo, actualmente 54 diputados.

Asimismo, el líder laborista de la oposición, Keir Starmer, exigió este jueves elecciones generales inmediatas para acabar con el “caos” del Gobierno de Truss.

“Política no seria”

El secretario de Negocios, Jacob Rees-Mogg, insistió en que el gobierno estaba “funcionando bien”, pero las portadas de los jueves de los periódicos del Reino Unido fueron cáusticas.

“Rota”, tituló el conservador Sun, sobre una imagen de Truss luciendo triste. The Guardian dijo: “La bomba de Braverman pone a Truss al borde del abismo”.

"Rota", tituló el diario "The Sun"
"Rota", tituló el diario "The Sun"

Braverman dijo que había renunciado por una “infracción técnica” de las normas gubernamentales.

“Cometí un error, acepto la responsabilidad, renuncio”, escribió en su carta de renuncia, y agregó que tenía “serias preocupaciones” de que Truss estaba incumpliendo las promesas del programa.

Truss se ha enfrentado a críticas generalizadas por no haber renunciado ella misma, después de obligar a Kwarteng a asumir la culpa por el presupuesto fallido del 23 de septiembre, que provocó la caída libre de los mercados.

“Pretender que no hemos cometido errores, actuar como si nadie pudiera ver que los hemos cometido y esperar que las cosas salgan bien por arte de magia no es una política seria”, escribió Braverman.

“Luchadora que no se da por vencida”

Truss prometió el miércoles que no renunciaría cuando se enfrentó a los abucheos de los legisladores en sus primeras preguntas parlamentarias desde que abandonó su plan insignia de recortes de impuestos alimentados por la deuda.

Starmer, preguntó a la Cámara de los Comunes: “¿Qué sentido tiene un primer ministro cuyas promesas no duran ni una semana?”.

Starmer se burló de Truss dirigiendo a sus parlamentarios en cánticos de “¡Se fue, se fue!” mientras leía una lista de sus políticas canceladas.

“¿Por qué ella todavía está aquí?”, concluyó.

Truss respondió: “Soy una luchadora y no alguien que abandona”.

Una fotografía distribuida por el Parlamento del Reino Unido muestra a la primera ministra de Gran Bretaña, Liz Truss, hablando durante las preguntas del primer ministro en la Cámara de los Comunes (Foto de JESSICA TAYLOR / PARLAMENTO DEL REINO UNIDO / AFP)
Una fotografía distribuida por el Parlamento del Reino Unido muestra a la primera ministra de Gran Bretaña, Liz Truss, hablando durante las preguntas del primer ministro en la Cámara de los Comunes (Foto de JESSICA TAYLOR / PARLAMENTO DEL REINO UNIDO / AFP)

Los parlamentarios laboristas aullaron con burlas. Hubo silencio en los bancos conservadores.

La sesión tuvo lugar menos de 48 horas después de que el nuevo ministro de Hacienda, Hunt, desmantelara los planes fiscales de Truss en un intento por restaurar la confianza del mercado.

Las encuestas muestran que las tasas de aprobación de Truss y del partido Conservador se han desplomado, y la encuestadora YouGov dijo el martes que se había convertido en la líder más impopular que jamás haya rastreado.

Una encuesta separada de miembros conservadores encontró que menos de dos meses después de elegirla como líder del partido y primera ministra, la mayoría ahora piensa que debería irse.

Los laboristas han obtenido grandes ventajas en las encuestas sobre los conservadores gobernantes, en medio de las recientes consecuencias y del empeoramiento de la crisis del costo de vida.

En más malas noticias para el gobierno, la inflación volvió a subir por encima del 10 por ciento el miércoles debido al aumento de los precios de los alimentos.

Las advertencias de Hunt de más “recortes deslumbrantes” provocaron informes de que el gobierno podría dejar de indexar las jubilaciones actuales a la inflación, rompiendo otro compromiso del programa.

Pero Truss dijo en el parlamento que mantendría el costoso compromiso de las jubilaciones.

Seguir leyendo:

TE PUEDE INTERESAR