Una compañía de trenes británica se disculpó con una persona no binaria por no incluirla en su saludo a los pasajeros

El conductor dijo “buenas tardes, damas, ya caballeros, niños y niñas”. Un usuario ofendido realizó un reclamo

Laurence, la persona no binaria que se quejó por Twitter e hizo disculparse a la empresa de trenes. Foto: Twitter.
Laurence, la persona no binaria que se quejó por Twitter e hizo disculparse a la empresa de trenes. Foto: Twitter.

La compañía de trenes del nordeste de Londres se tuvo que disculpar con una persona no binaria que reclamó sentirse excluida del saludo de uno de sus conductores al iniciar el viaje en tren.

El conductor saludó a los pasajeros diciendo: “buenas tardes, damas, caballeros, niños y niñas”, excluyendo, de acuerdo al reclamo de la persona, a los identificados con el pronombre “elle” (They) que no se enmarca en ninguno de los géneros referenciados en el saludo.

London North Eastern Railway (LNER) dijo en respuesta a la queja en Twitter que “los gerentes de trenes no deberían usar un lenguaje como este”, y primetieron tomar medidas.

El pasajero no binario, que se llama Laurence en Twitter y utiliza los pronombres ello y ellos (Them/they), también afirma que representa al sindicato de Ferrocarriles, Marítimo y Transporte.

En su queja, Laurence declaró: ‘”Buenas tardes damas y caballeros, niños y niñas ...”, así que, como persona no binaria, este anuncio en realidad no se aplica a mí, así que no escucharé a @LNER”.

En respuesta, la compañía de trenes dijo: ‘Lamento mucho ver esto, Laurence, nuestros gerentes de trenes no deberían usar un lenguaje como este, y le agradezco que me haya llamado la atención”.

“Por favor, ¿podría decirme en qué servicio se encuentra y me aseguraré de que sigan siendo tan inclusivos como nos esforzamos por ser en LNER?”, agregó.

El intercambio provocó un feroz debate sobre si las empresas deberían prohibir “lenguaje como este”.

Un colega que estaba con Laurence en ese momento y que también se cree que es un trabajador ferroviario defendió la denuncia.

Jarley escribió: “Tanto Laurence como yo éramos clientes del ferrocarril; ser personal ferroviario no exime a un operador del deber de cuidado o responsabilidad de ser inclusivo (…) Estaba sentado con Laurence cuando se envió este tweet. Ambos somos no binarios y estábamos alarmados e incómodos por la falta de inclusión’'.

El uso de pronombres de género neutro, los cuales no se asocian inmediatamente un género binario con el individuo al que se está refiriendo, vienen siendo usado cada vez con mayor frecuencia dentro de las sociedades -como la inglesa- donde la igualdad de género y las políticas de inclusión se abrieron camino en la agenda nacional.

En este país hace unos meses se le concedió por primera vez el estatus de refugiado a una persona no binaria de El Salvador por ser víctima de discriminación por su condición de género.

El intercambio entre Laurence y la London North Eastern Railway.
El intercambio entre Laurence y la London North Eastern Railway.

En el idioma inglés, la palabra ‘él’ se usa para referirse a los hombres y ‘ella’ para referirse a las mujeres.

Pero algunas personas se identifican con ninguno de los dos sexos, o con ambos, razón por la cual es cada vez más común que las empresas faciliten que las personas elijan ser referidas por otros pronombres.

En Inglés “they” se usa para referirse a una persona no binaria en singular, y “them” para el plural. En español sería “elle” para el singular -reemplazando la ‘a’ y la ‘o’ que determinan género por una ‘e’, y “elles” para el plural.

Pero el intercambio entre la compañía de trenes y elle también levantó críticas, ya que usuarios señalaban que no era intención del conductor excluir a nadie y que su saludo era de cortesía y eduación.

Mark Jenkinson, el diputado conservador de Workington, dijo: “Se le perdonará (a Laurence) por pensar que este conductor ha desatado una diatriba de abuso”

“No debería estar usando un lenguaje como este”, resaltó con sarcasmo, “de hecho -continuó- había dicho: ‘Buenas tardes, señoras y señores, niños y niñas’. Identifíquese como quiera, pero ¿podemos detener esta tontería?”

El columnista Paul Embery agregó: “Absolutamente ridículo. ¿Tiene alguna idea de cómo este tipo de cosas le llegan a la gente corriente?

Otros cuestionaron cuál sería la alternativa si los gerentes de los trenes quisieran ser acogedores y corteses al saludar a los pasajeros.

Uno preguntó: “Me preocupa que usted diga que los gerentes de trenes no deberían usar un lenguaje ‘como este’ ¿Puede aclararme por favor? ¿Por qué pregunta por el servicio en el que estaba esta persona?¿Tiene la intención de decirle al gerente del tren que no debe usar un lenguaje normal que todos entiendan?

Respondiendo a los críticos, LNER confirmó que el miembro del personal no se iba a “meter en problemas” y agregó: “No estamos haciendo todo lo posible para acomodar a una sola persona, estamos haciendo todo lo posible para acomodar a todas las personas. Ahí está la diferencia”.

SEGUIR LEYENDO