Rebrote en China: la ciudad de Jilin volvió a imponer una cuarentena parcial para evitar una segunda ola de coronavirus

La situación “es extremadamente grave y complicada”, reconocieron las autoridades locales. Cerraron nuevamente las escuelas y lugares públicos para intentar frenar los contagios

Policías en trajes protectores resguardan una estación de tren, ahora cerrada al público (Reuters)
Policías en trajes protectores resguardan una estación de tren, ahora cerrada al público (Reuters)

La ciudad de Jilin, en el noreste de China, volvió a imponer un confinamiento parcial de los habitantes tras la aparición de nuevos casos de coronavirus, haciendo temer por una segunda oleada de la epidemia en el país donde emergió la enfermedad.

Desde el fin de la cuarentena, el 8 de abril en Wuhan, ciudad en la que surgió el virus a finales de 2019, la situación vuelve gradualmente a la normalidad en China, aunque en algunas partes se siguen aplicando medidas de precaución draconianas.

Pero, en la vasta comuna de Jilin, en la provincia del mismo nombre, fronteriza con Corea del Norte, este miércoles se suspendió el transporte público y se prohibió a sus habitantes partir sin haberse sometido a pruebas de detección del coronavirus en la ultimas 48 horas.

Las escuelas, que habían reabierto, volvieron a cerrar sus puertas inmediatamente, así como los lugares públicos, principalmente cines, gimnasios, cafeterías y parques.

Las farmacias deben comunicar a las autoridades los nombres de quienes compran analgésicos y medicamentos antivirales, advirtió la alcaldía en las redes sociales.

La situación parecía controlada en abril, cuando se aliviaron las medidas de restricción (Reuters)
La situación parecía controlada en abril, cuando se aliviaron las medidas de restricción (Reuters)

La comuna con más de 4 millones de habitantes, tiene unos 200 kilómetros de largo por lo mismo de ancho, e incluye la ciudad de Shulan, donde se detectó un nuevo foco infeccioso a fines de la semana pasada.

La situación “es extremadamente grave y complicada”, reconoció un alcalde adjunto de Jilin, señalando este miércoles el “riesgo de una mayor propagación” del coronavirus.

Shulan informó de seis nuevos casos este miércoles, alcanzando a 21 en este rebrote, que comenzó con la infección de un empleado de una lavandería. El transporte público fue suspendido en la comuna desde el domingo.

Tras una explosión en febrero, la contaminación se ha reducido considerablemente en China en las últimas semanas, el número de nuevos casos cayó este miércoles a apenas siete, uno de ellos importado.

No se ha informado de nuevas muertes en el país desde el 7 de abril. Desde enero, en China se detectaron 82.926 contagios, con 4.633 muertes.

(Con información de AFP)

MÁS SOBRE ESTE TEMA:

Los brotes de coronavirus en América Latina ahora compiten con los de Europa, pero las perspectivas son peores

La Universidad de Washington proyecta 147.000 muertes por coronavirus en EEUU para agosto

MAS NOTICIAS