La Rambla de Barcelona, paseo recorrido por miles de turistas a diario (Shutterstock)
La Rambla de Barcelona, paseo recorrido por miles de turistas a diario (Shutterstock)

Las autoridades estadounidenses advirtieron a sus ciudadanos por un "aumento del crimen violento" en Barcelona durante el actual verano, a pocos días de conocerse un asalto al embajador de Afganistán en una zona céntrica de la ciudad.

El comunicado de la embajada de EEUU en España indica que el incremento de la delincuencia, "tales como el robo agresivo de joyares, relojes y carteras" se ha registrado "específicamente en las áreas turísticas populares" de la ciudad.

Estados Unidos es el país con más turistas extranjeros (casi un millón de visitantes en 2018, un 10,5% del total registrado en hoteles) en la famosa ciudad condal, muy de moda entre los jóvenes por su arquitectura, cercanía a las playas, vida nocturna y el popular club de fútbol homónimo.

La semana pasada, el alcalde de Seguridad del Ayuntamiento de Barcelona, Albert Batlle, admitió que la ciudad sufre una "crisis de seguridad", con un aumento del 9% de los hechos delictivos en los últimos seis meses. Además, se han reportado 12 homicidios en lo que va del año, una cifra superior a los 10 del 2018 y la más alta en 9 años (excluyendo a las víctimas de atentados terroristas).

Filas de turistas a las afueras de la Sagrada Familia (Shutterstock)
Filas de turistas a las afueras de la Sagrada Familia (Shutterstock)

En cuatro años, los hurtos se han duplicado y en los primeros seis meses de 2019 repuntaron los robos con violencia (un alza de 31% respecto al mismo periodo de 2018). De todas formas, Batlle aseguró a la prensa: "Barcelona sigue siendo una ciudad segura en comparación con otras como París, Londres o Roma".

Advertencias de seguridad similares ya habían sido emitidas por autoridades diplomáticas de Japón y Corea del Sur, tras la muerte de una funcionaria surcoreana, herida en junio durante un intento de robo.

En el caso del diplomático afgano Humayoon Rasaw, quien estaba en la capital catalana para celebrar la fiesta nacional del país con la comunidad de su país, fue rodeado el domingo por un grupo de jóvenes en la céntrica estación de metro de Sant Jaume. Lo arrojaron al suelo y le quitaron un llamativo reloj.

En las playas de Barcelona también se registran numerosos hurtos (Shutterstock)
En las playas de Barcelona también se registran numerosos hurtos (Shutterstock)

Entre las recomendaciones del comunicado estadounidense, pidieron estar atentos a las pertenencias personales, mantenerse alerta en zonas turísticas y no resistirse a los intentos de robo. También, sugirieron tener un plan de seguridad y no exhibir signos de riqueza, como joyas o relojes de lujo.

El 25% de los turistas estadounidenses que visitan Barcelona tiene entre 25 y 34 años, seguido por la franja de 18 a 24 años (17%).

(Con información de AFP y EFE)