Las cuatro turbinas en el ala derecha del bombardero B-52, escoltado por tres cazabombarderos F/A 18 Super Hornet, sobre el Mar Arábigo (AP)
Las cuatro turbinas en el ala derecha del bombardero B-52, escoltado por tres cazabombarderos F/A 18 Super Hornet, sobre el Mar Arábigo (AP)

Un bombardero B-52 Stratofortress y un portaaviones de Estados Unidos se unieron en un ejercicio militar en el Golfo de Omán, en el Mar Arábigo en medio de la escalada de tensiones con Irán, informó este domingo el ejército estadounidense.

La Fuerza Aérea indicó en un comunicado, citado por la agencia AP, que en el ejercicio los F/A-18 Super Hornets, los helicópteros MH 60 Sea Hawk y E-2D Growlers del portaaviones USS Abraham Lincoln volaron con el bombardero B-52.

Los militares también aseguraron que los aviones "simularon operaciones de ataque" durante el ejercicio que se llevó a cabo el sábado.

El portaaviones USS Abraham Lincoln (CVN 72))
El portaaviones USS Abraham Lincoln (CVN 72))

El B-52, un enorme avión de ocho turbinas que entró en servicio en 1955 y continúa siendo, en sus versiones más modernas, la columna vertebral de la fuerza de bombarderos estratégicos de Estados Unidos y puede llevar unas 30 toneladas de armamento, incluyendo bombas y misiles de todo tipo e incluso armas nucleares.

La Casa Blanca envió un número no especificado de B-52 a la base estadounidense en Qatar a comienzos de mayo. También ordenó el traslado del USS Abraham Lincoln y su fuerza de ataque al Medio Oriente. En ambos casos el Gobierno de Donald Trump citó una amenaza iraní que aún no ha especificado.

En el caso del portaaviones, se trata de un buque propulsado por dos reactores nucleares que tiene un desplazamiento cercano a las 100.000 toneladas, una tripulación de 6.000 hombres y cuenta con más de 60 aviones de guerra. Entró en servicio en 1989 y es uno de los símbolos más claros del poder militar estadounidense, con capacidad para liberar un inmenso poder de fuego.

El Lincoln también se ha mostrado en el Mar Arábigo junto al USS Kearsarge, un buque de asalto anfibio de la clase Wasp que entró en servicio en 1993. Estas naves de 40.000 toneladas de desplazamiento están diseñadas para prestar apoyo a las operaciones terrestres del Cuerpo de Infantería de Marina de Estados Unidos.

Este fuerte despliegue tiene lugar en medio de una fuerte escalada de tensiones entre Washington y Teherán, luego de que Estados Unidos abandonara el acuerdo nuclear con Irán hace un año e impusiera severas sanciones económicas sobre el país persa.

MÁS SOBRE ESTE TEMA: