Tensión en el mar de China meridional: la marina de Beijing expulsó a dos buques de guerra de Estados Unidos

El destructor Higgins y el crucero Antietam se acercaron al archipiélago de las Paracels, islas reivindicadas por el Gobierno comunista y en las que construye instalaciones militares a pesar del repudio internacional y de un fallo judicial en su contra

El buque de guerra estadounidense USS Dewey transitando por el mar de China meridional el 6 de mayo de 2017 (Reuters)
El buque de guerra estadounidense USS Dewey transitando por el mar de China meridional el 6 de mayo de 2017 (Reuters)

El Gobierno de Beijing expresó su "firme descontento" por la presencia de dos buques de guerra estadounidenses tras un incidente el domingo en el mar de China meridional, una zona en disputa entre varios países.

En una declaración difundida el domingo por la noche, el portavoz de la diplomacia china, Lu Kang, informó que dos barcos estadounidenses, el destructor Higgins y el crucero Antietam se acercaron al archipiélago de las Paracels (Xisha en chino), islas reivindicadas por China.

La marina china les ordenó que partieran y los expulsó de la zona, según la agencia de noticias estatal Xinhua.

La marina de los Estados Unidos realiza con regularidad operaciones denominadas "libertad de navegación" en el mar de China meridional, donde Beijing construye instalaciones militares en islotes artificiales reafirmando sus reivindicaciones territoriales.

Casi un tercio del comercio mundial pasa por esta zona estratégica.

Beijing reivindica la práctica totalidad del mar de China meridional pese a un arbitraje internacional de 2016 en su contra. Diferentes partes de la zona son también reivindicadas por Filipinas, Vietnam, Malasia, Brunei y Taiwán.

China llama firmemente a los Estados Unidos a cesar inmediatamente este tipo de provocaciones

"China llama firmemente a los Estados Unidos a cesar inmediatamente este tipo de provocaciones que violan la soberanía de China y amenazan su seguridad", afirmó Lu.

El incidente tiene lugar pocos días después de que el ejército chino organizase el 18 de mayo movimientos de bombardeos desde una de las islas Paracels, lo que provocó protestas de los Estados Unidos, Filipinas y Vietnam.

Beijing ya había desplegado a principios de mayo misiles en el archipiélago de las islas Spratleys, situado al sur de las Paracels, según el canal de televisión estadounidense CNBC, que citó a fuentes cercanas a los servicios de inteligencia.

(Con información de AFP)

MÁS SOBRE ESTE TEMA:

TE PUEDE INTERESAR