El drone sobrevolaba lentamente una zona desértica en Meckering, a 130 kilómetros de Perth. El entorno inspiraba la calma propia del desierto.

La toma aérea captada por el drone
La toma aérea captada por el drone

Sin embargo, la tranquilidad se interrumpió de golpe. John Gibbons, que piloteaba al drone, sólo vio al águila que trató de atacarlo cuando era demasiado tarde.

El animal intentó tomar el dispositivo con sus garras. Pero, si bien lo embistió, no pudo capturarlo.

El momento posterior al ataque del águila
El momento posterior al ataque del águila

Gibbons emprendió entonces la huida. El águila lo persiguió un poco, pero luego desistió y se fue. A pesar de la zozobra, el drone pudo aterrizar sin otros contratiempos.

MÁS SOBRE ESTE TEMA: