Los partidos catalanes cerraron el viernes sus listas para las elecciones regionales del 21 de diciembre, que en el caso de los independentistas incluyen a 13 personalidades encarceladas por su papel en el desafío secesionista o autoexiliadas en Bélgica.

De los 14 integrantes del gobierno catalán cesado por Madrid, 12 concurren en las listas. Siete de ellos están ahora mismo en prisión provisional, investigados por sedición, rebelión y malversación de fondos, y cinco en Bruselas, todos ellos reclamados por la justicia española. Entre estos se encuentra Carles Puigdemont, el presidente destituido.

Puigdemont encabeza la lista "Juntos por Cataluña", que presentó como transversal, ya que más allá de su formación, el Partido Demócrata Catalán (PDeCAT), incluye a numerosas figuras de la sociedad civil.

El propio líder secesionista publicó en su cuenta de Twitter las listas por las cuatro provincias catalanas, presentándolas como candidaturas "por la independencia, la República y la libertad", "por la restitución del gobierno legítimo" y "por el retorno a casa de los presos políticos y los exiliados".

De número dos por Barcelona lleva a Jordi Sánchez, una destacada figura del independentismo que hasta este jueves presidía la influyente Asamblea Nacional Catalana y lleva un mes en la cárcel acusado de sedición.

A su vez, el vicepresidente del gobierno cesado, Oriol Junqueras, encarcelado cerca de Madrid, encabeza la lista de Esquerra Republicana de Catalunya (ERC), una formación soberanista a la que los sondeos auguran una victoria aunque sin mayoría absoluta.

Puigdemont quería una lista unitaria de los partidos secesionistas, a los que los últimos sondeos dan alrededor de un 45% de votos.

Sin embargo, los llamamientos a la unidad no cuajaron y las tres formaciones partidarias de separarse de España, PDeCAT, ERC y la anticapitalista Candidatura de Unidad Popular (CUP), irán por separado.

De aquí a la cita con las urnas, los encarcelados podrían no obstante quedar libres.

Carles Puigdemont (AP)
Carles Puigdemont (AP)

A la espera de la justicia belga

Puigdemont elaboró sus listas en unas circunstancias totalmente excepcionales.

El líder separatista, acompañado de cuatro consejeros de su gobierno, se instaló en Bruselas después de que el ejecutivo central español de Mariano Rajoy lo destituyera a él y todo su gabinete, disolviera el Parlamento catalán y convocara elecciones anticipadas para el 21 de diciembre, a raíz de la declaración unilateral de independencia votada el 27 de octubre en la cámara catalana, de mayoría secesionista.

Los cinco acudieron este viernes a una audiencia con la justicia belga, que debe dictaminar si da curso a la orden de busca y captura emitida en su contra por España. La fiscalía pidió que se aplique esa orden, pero el juez encargado del caso pospuso su decisión y convocó una nueva vista para el 4 de diciembre.

Si se aprueba la demanda de Madrid, Puigdemont y sus consejeros prevén en cualquier caso agotar todos los recursos posibles, por lo que el proceso se prolongaría al menos hasta enero.

(Reuters)
(Reuters)

Las formaciones secesionistas, mayoritarias en la disuelta cámara catalana con 72 de los 135 diputados, tendrán enfrente al llamado "bloque constitucionalista" de partidos favorables a la permanencia de Cataluña en España: los liberales de Ciudadanos, los socialistas y el Partido Popular de Rajoy.

Éste pidió el martes una participación "masiva" en favor de dicho bloque, para "que no ganen las formaciones independentistas".

Un papel clave lo tendrá la confluencia izquierdista constituida por Podemos, tercera fuerza política española, y la formación de la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau.

El número tres de Podemos, Pablo Echenique, dijo este viernes en Televisión Española que podría haber alguna alianza postelectoral con ERC si "ponen el énfasis en la agenda social" y se alejan de la unilateralidad con la que hasta ahora han defendido la independencia de Cataluña.

La campaña electoral comenzará oficialmente el 5 de diciembre.

Por Alvaro Villalobos (AFP)

LEA MÁS: