Con telenovelas, influencers y películas, así contempló Sedena dejar atrás la mala imagen del Culiacanazo

Para recuperar la popularidad, la Sedena contempló también “apoyar películas sobre hechos militares relevantes o acciones heroicas de militares”

Compartir
Compartir articulo
REUTERS / Stringer
REUTERS / Stringer

El 17 de octubre de 2019 dejó una profunda marca en la imagen de las Fuerzas Armadas, las cuales se vieron sometidas por el Cártel de Sinaloa durante el intento de captura de Ovidio Guzmán y tuvieron que abortar de manera bochornosa la misión, mientras las imágenes de ese fracaso recorrieron todo el país.

Después de días de confusión y versiones encontradas entre el entonces secretario de Seguridad Pública, Alfonso Durazo, y los mandos de la Guardia Nacional, General Luis Rodríguez Bucio, y la
Secretaría de la Defensa Nacional, General Luis Cresencio Sandoval, el propio presidente salió a aclarar que fue él mismo quien dio la orden de liberar al hijo de Joaquín “El Chapo” Guzmán para evitar un conflicto de mayor tamaño con riesgo.

Luego del hackeo que sufrió la Sedena apenas en septiembre de 2022 dejó al descubierto un documento en el que la Sedena llevó a cabo una evaluación del impacto que sufrió su imagen ante la sociedad mexicana tras el episodio del 17 de octubre de 2019 y las acciones que contempló para recuperarse del efecto negativo, incluso, lograr una popularidad mayor a la de la Secretaría de Marina.


FOTO: EL DEBATE DE CULIACÁN /CUARTOSCURO.COM
FOTO: EL DEBATE DE CULIACÁN /CUARTOSCURO.COM

En el año 2020, la Sedena llevó a cabo un estudio para determinar el daño a su reputación y aunque el resultado no fuetan grave como temían, si determinaron que era necesario desplegar una estrategia de comunicación para recuperar los niveles de aprobación entre la población.

Algunas medidas para recuperar una imagen positiva contemplaban impulsar el empleo de personajes militares en programas televisivos como novelas, series, concursos, etc. Además, promover la inclusión de tres personajes militares por año.

Otras medidas apuntaban al uso de locaciones militares en programas televisivos y la necesidad de “apoyar películas sobre hechos militares relevantes o acciones heroicas de militares”, en este caso la propuesta era que fueran tres cintas por año.


FOTO: MARIO JASSO/CUARTOSCURO.COM
FOTO: MARIO JASSO/CUARTOSCURO.COM

El plan de comunicación incluía la realización de 12 flashmobs musicales por año, los cuales se han llevado a cabo en distintos puntos del país, volviéndose viral la aparición repentina de músicos del ejército mexicano un lugar público.

Otro de los objetivos para mejorar la imagen del ejército fue “fichar” a atletas destacados para integrarlos a la institución, así como una colaboración con influencers.

Tambien se planeó abrir algunos campos militares al público para visitas guiadas y así generar una sensación de cercanía.

A tres años del Culiacanazo, no hay detenidos

Las autoridades mexicanas no han presentado a ningún detenido por el culiacanazo a tres años del operativo fallido que resultó en liberar a Ovidio Guzmán Lópezel Ratón, luego de que los Chapitos desataron el narcoterror en la capital de Sinaloa y lograron que el gobierno federal cediera a peticiones del crimen organizado mediante amenazas.

Aquel 17 de octubre de 2019, la Policía Federal Ministerial y agentes de la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena) acudieron a una casa en Culiacán, donde estaba el hijo de Joaquín Guzmán Loerael Chapo, pues pretendían cumplimentar una orden de arresto con fines de extradición a Estados Unidos. Pero el plan falló, los sicarios del Cártel de Sinaloa reaccionaron de inmediato e impidieron que Ovidio Guzmán, el Ratón fuera encarcelado.

(Foto: Sedena)
(Foto: Sedena)

La Fiscalía General de la República (FGR) lleva el curso de las indagatorias e incluso se previó una investigación interna por parte de la administración que encabeza el presidente Andrés Manuel López Obrador para determinar responsabilidades de la mala planeación que desencadenó en caos y nueve muertos reconocidos oficialmente.

Han pasado tres años desde el llamado culiacanazo y apenas el 27 de mayo de este 2022, el jefe del Ejecutivo federal prometió en Sinaloa que habría un nuevo informe más detallado sobre el avance de lo que han detectado en su gobierno de este caso. Por ejemplo, quiénes fallaron en específico y qué acciones se tomaron en consecuencia contra ellos. Pero transcurrieron los 15 días que fijó el presidente y las autoridades federales no ofrecieron nada.

SEGUIR LEYENDO: